IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
Genneia ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ANÁLISIS
Bonelli: Sturzenegger, el hombre de Macri, entre Milei y economistas libertarios
CLARÍN/MINING PRESS/ENERNEWS
03/11/2023

MARCELO BONELLI

Javier Milei fue categórico: ratificó la dolarización y la eliminación del Banco Central. Así lo dijo: “Esto es intocable”. Y concluyó: “No se negocia ningún punto de mi política económica”. Fue un mensaje directo a su núcleo. A quienes lo acompañan -desde el 2021- cuando inició el sueño presidencial. Intentó sofocar la inquietud en su círculo íntimo, alarmados por cierta “pasteurización” de sus consignas después del pacto con Mauricio Macri. Las alarmas sonaron esta semana después de que trascendiera una información contundente: que Federico Sturzenegger podría ser su futuro ministro de Economía.

Carlos Rodríguez –un fuerte referente económico de Milei– saltó en su asiento. Fue por eso que lanzo un amenazante tuit. Darío Epstein también aprovechó un traspié de Patricia, para exponer su malestar. La fulminó porque Bullrich propició que “explote todo”. Ambos, sin hablar con la prensa, combaten la candidatura de Sturzenegger. Lo acusan de inmaduro y, a la vez, lo culpan de los errores históricos que le costaron el gobierno al propio Macri. Rodríguez –el eterno “enfant terrible” de la economía- culpa de varias cosas al ex titular del BCRA. En la UCEMA, insisten en que Sturzenegger fue el creador intelectual del corralito y el responsable inicial de la actual bomba de las Leliq. En época de Macri las bautizo Lebac.

También lo acusan de la maxi-devaluación de Macri. Rodríguez lidera un grupo que daría un portazo en caso de que Milei designe a Sturzenegger al frente de Economía. “Mi límite es Federico”, dice. Sturzenegger quiere revancha. En la última semana está muy activo e interactúa con varios referentes del partido liberal. Eso hizo crecer las versiones de su nominación.

La cuestión escaló y obligó a dos referentes de Milei a calmar las aguas. Por un lado, Santiago Caputo puso paños fríos en la tropa y Nicolás Posse ratificó: “No hay nada de eso”. Pero la versión creció en el círculo rojo. La postulación, afirman, obedecía a una sugerencia directa de Macri para controlar Economía. Además, Milei el sábado lo ponderó en público. El libertario también lo afirmó en la casa de Macri, cuando se cerró la “Operación León”.

Milei mencionó a varios ex funcionarios de Macri, que podrían integrar su eventual gabinete. Así lo dijo: “Mauricio, ustedes tienen gente muy valiosa”. Y nombró a Sturzenegger y a Demián Reidel, otro eventual ministeriable si se manca Sturzenegger. La bola empezó a crecer. Este jueves Macri aclaró en un dialogo íntimo que él no le propuso "a nadie”.

Sturzenegger a los suyos les dice lo contrario. Encendió los motores. Pide informes y dicen que ya se prueba el traje. En el PRO insisten en que en realidad Mauricio le sugirió a Milei el nombre de Luciano Laspina para Economía. Pero que Milei lo rechazó. Macri está a full. Lidera la campaña de Milei: en un puñado de jornadas hizo mucho más de lo que ayudo en varios meses a Patricia. Macri lo justifica: “No voy a resignarme a que asuma Massa”.

En la cumbre de Acassuso fulminó al ministro-candidato: “La herencia es catastrófica. Peor que la que recibí en el 2015”. Macri instruyó también a Patricia, Hernán Lombardi y al propio Laspina a hacer campaña por Milei y contra Massa. Y en poco tiempo sumará a su aventura electoral a Diego Santilli. El Colo cruzará de vereda y ya no estará con Horacio Larreta. A Milei le llama la atención la grieta que hay en el PRO. Nunca lograron reunirse en forma conjunta con los equipos de Macri y Patricia. Massa conoce estos movimientos. Habla fluido con Cristian Ritondo y Emilio Monzó.


DE LA FALTA DE NAFTA A LOS INDUSTRIALES
Massa tuvo una ardua reunión en la UIA. Ignacio de Mendiguren recibió el pedido de Daniel Funes de Rioja. El Vasco le preguntó: “¿Ustedes quieren hablar con el ministro o con el candidato?”. Los “capitanes” de la industria estuvieron quejosos. Hubo un rosario de lamentos y cruces. La gente de “Isidorito” -así le dicen a Funes- no se guardó nada. Massa contragolpeó: “¿Ustedes no ven nada positivo?”.

Y remató: “Saben que evitamos una bomba. Evitamos el caos”. Después cargó contra el titular de Cilfa -laboratorios- Isaias Drajer: “Vos no podés decir eso, con la prioridad que le dimos a tu industria vía el PAMI”. Y chacoteó con David Uriburu de Techint: “Todos pueden estar preocupados. Menos Techint, que obtuvo grandes obras”. Funes cambió de tema: “¿En caso de ganar va haber devaluación?”. Massa fue categórico: “No habrá devaluación brusca”. Después de la tormenta, hubo tranquilidad. Invitó a la UIA a integrar su eventual gobierno. Serían cargos en directorios, como BNA y CNV.

El ministro venía de una semana difícil con los hombres de negocios: el desabastecimiento de nafta y gas oil fue un verdadero papelón oficial. Se trató de una suerte de “revista dislocada” y algo -gobierno y privados- inverosímil: quisieron culpar a los automovilistas por el delito de tener el auto con nafta.

El ministro, incluso, sacó “agua de las rocas”. La política del Gobierno derivó en la faltante y Massa lo usó para intimar a los privados. El candidato aduce que las grandes petroleras especularon con un caos post-electoral y eso hizo colapsar el sistema. La bronca era personal y contra los CEOs de cada una de las petroleras.

Pero hace tres semanas que había señales del problema. Nadie escuchó las alarmas. El epicentro es único: la nafta sale un tercio del precio histórico. Nadie quiere trabajar a pérdida. Así fue, patética, la pelea entre Miguel Pesce, Pablo González y Flavia Royón. La YPF de La Cámpora no dejó error y trastada por hacer. Su línea hacía tiempo advirtió que la faltante se profundizaba y el desabastecimiento iba a explotar.

Pero a pesar de esa alarma, la YPF de Pablo González frenó la importación y ni siquiera amagó con minimizar o modificar las paradas claves de dos refinerías. Armó una tormenta perfecta.

Este desaguisado llevó a Economía a ver fantasmas por todos lados. Muchos elucubraban que era una amenaza y advertencia de Máximo contra Massa. Para que no se corte solo, ni intente afectar a La Cámpora. Se sabe que Máximo tiene un lema: “Sergio nos va a cagar”.

Pero la realidad fue más simple que las teorías conspirativas: lo ocurrido con YPF de La Cámpora solo se atribuye a la inoperancia y falta de conducción para evitar la catástrofe en medio del balotaje. La cuestión no la pudo ni arreglar el equipo de difusión de YPF, todos con terminal con Cristina: Santiago “Patucho” Álvarez y su homónimo Santiago Carreras. Ambos se lucen cuando dilapidan fortunas, pero hacen agua siempre en las crisis.

YPF le echó la culpa al BCRA. Y el BCRA a YPF. Dicen que hubo una pelea homérica entre Lisandro Cleri y Alejandro Lew, el director financiero de la petrolera. Se dijeron de todo: inoperante, burócrata, ventajita, chanta. En medio de la crisis, Lew acusó al BCRA de no darle los dólares y Cleri – el vice que manda en el BCRA – le enrostró la falta de previsión y su mala gestión.

Ambos fueron incapaces de acordar y solucionar el ingreso de solo cuatro barcos que estaban a millas de Buenos Aires. Hubiera evitado la crisis. Ahora, todo está enfocado en el balotaje: Massa como Milei se preparan para un final cabeza a cabeza.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;