IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADO
WIRING ENCABEZADOCRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
EVENTO LITIO ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
DÍA MUNDIAL DEL AGUA
AIE-ONU: Las energías limpias ayudarán a resolver la crisis del agua
ENERNEWS/ MINING PRESS

El camino al Net Zero es benéfico para el agua, cuya escasez se agrava cada año

 

22/03/2023
Documentos especiales Mining Press y Enernews
INFORME MUNDIAL DE LA ONU SOBRE RECURSOS HÍDRICOS 2023

ANAHÍ ABELEDO

El problema del agua se agrava en el mundo cada año y el sector de la energía debe enfrentarse a él. Alrededor de una cuarta parte de la población mundial no tiene acceso a agua potable segura y casi la mitad carece de servicios de saneamiento adecuados. Dos tercios de la población mundial experimentan una grave escasez durante al menos un mes cada año. El cambio climático contribuirá al fenómeno para mal. En el camino al net zero, las energías limpias utilizan una cantidad de agua significativamente menor y administrar adecuadamente este recurso es clave para la seguridad energética. 

Al mismo tiempo, el sistema energético mundial utilizó alrededor de 370 000 millones de metros cúbicos (bcm) de agua dulce en 2021, o aproximadamente el 10 % de las extracciones totales de agua dulce a nivel mundial, indica la Agencia Internacional de Energía (AIE). El agua es esencial para casi todos los aspectos del suministro de energía, desde la generación de electricidad hasta la producción de combustibles fósiles y el cultivo de biocombustibles.

De acuerdo al informe que de la ONU sobre recursos hídricos 2023; 1,4 millones de personas mueren anualmente y 74 millones verán acortada su vida a causa de enfermedades relacionadas con el agua, el saneamiento y una higiene deficientes. 

A nivel mundial, el 44% de las aguas residuales domésticas no se tratan de forma segura.  Se prevé que la demanda mundial de agua (en extracciones de agua) aumente en un 55 % para 2050. 

La celebración del Día Mundial del Agua coincide con el arranque de la Conferencia de la ONU sobre el Agua 2023 (22-24 de marzo, Nueva York). Y los organizadores resaltan que este es el año de "adquirir compromisos con respecto al uso del agua y su saneamiento". Serán precisamente estos compromisos los que formen la llamada Agenda de Acción del Agua, un plan rápido y transformador en el que también puede estar reflejada tu acción individual.

LA ENERGÍA TIENE SED
Tomás de Oliveira Bredariol, analista de Políticas Energéticas y Ambientales de la AIE recuerda que el Día Mundial del Agua es un evento anual destinado a llamar la atención sobre la gestión sostenible del agua y el tema de este año es "acelerar el cambio". Su comentario explora cómo una aceleración en el desarrollo de energía limpia puede ayudar a aliviar la crisis mundial del agua. 

"Las elecciones que hagamos para las vías energéticas futuras tendrán un gran impacto en nuestra capacidad para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluido el acceso a agua limpia y saneamiento para todos", dice el especialista.

En el Escenario de Políticas Declaradas (STEPS) de la AIE -que es el escenario más conservador que solo tiene en cuenta las medidas de transición energética que se han implementado o están en desarrollo- la sed de agua de la energía continúa aumentando y alcanza casi 400 bcm para 2030. 

Esto se debe principalmente a un crecimiento en las extracciones para enfriar plantas de energía nuclear y para irrigar materias primas bioenergéticas. Parte de este aumento se ve compensado por el cambio de los combustibles fósiles a la energía solar fotovoltaica y eólica en el sector eléctrico.

EL AGUA EN EL MUNDO, DEMANDA, DISPONIBILIDAD Y CALIDAD
A nivel mundial el uso del agua ha venido aumentando aproximadamente un 1% al año durante los últimos 40 años y se calcula que, a causa del crecimiento demográfico, el desarrollo socioeconómico y los cambios en los patrones de consumo, seguirá creciendo a un ritmo parecido de aquí a 2050. Este incremento se concentra en particular en los países de rentas medias y bajas, sobre todo en las economías emergentes, de acuerdo al informe de la ONU que publica la UNESCO, el "Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos 2023".

La escasez hídrica se está haciendo endémica a consecuencia del impacto local del estrés hídrico físico, sumado a la aceleración y difusión de la contaminación del agua dulce. 

A causa del cambio climático, la escasez estacional de agua aumentará en regiones en las que actualmente abunda – como África Central, Asia Oriental y partes de América Meridional – y se agravará en regiones en las que la disponibilidad de agua ya es escasa, como Oriente Medio y la región del Sahel, en África. Una media del 10% de la población mundial vive en países con un nivel alto o crítico de estrés hídrico.

Todos los países de rentas bajas, medias o altas muestran señales de alerta en relación a la calidad del agua. La escasa calidad del agua ambiental en los países de rentas bajas suele ir asociada a un tratamiento insuficiente de las aguas residuales, mientras que las escorrentías agrícolas constituyen un problema más grave en los países de rentas altas. 

Sin embargo, los datos sobre la calidad del agua siguen siendo escasos, en gran medida debido a la deficiente capacidad de monitorización e información. Esto vale especialmente para muchos de los países menos desarrollados de Asia y África.

A medio camino del calendario de la Agenda 2030, tan solo se han producido avances significativos para los indicadores de las metas referidas al agua potable y el saneamiento, con algunas indicaciones preliminares e imprecisas del progreso realizado con respecto al estrés hídrico, la eficiencia del uso del agua, la cooperación transfronteriza y la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH). Por lo tanto, se carece de información sobre los avances en 5 de las 11 metas.

A este ritmo, el progreso hacia el logro de las metas del ODS 6 resulta insuficiente; de hecho, en algunas zonas el nivel de implementación de medidas orientadas al cumplimento de dichas metas debería cuadruplicarse o más.

Con arreglo a las últimas cifras del año 2020, el 26% de la población mundial (2.000 millones de personas) carecía de acceso a servicios de agua potable gestionados de forma segura (Meta 6.1) y aproximadamente el 46% (3.600 millones) carecía de acceso a servicios de saneamiento gestionados de forma segura (Meta 6.2).

MENOS AGUA EN EL CAMINO DE NET ZERO
En el Escenario de Emisiones Netas Cero para 2050 (NZE), nuestro escenario más ambicioso, las extracciones de agua por parte del sector energético disminuyen en casi 20 bcm para 2030. Las mayores reducciones ocurren en el sector energético, donde las extracciones caen casi un 15% como carbón. 

La generación de energía se reemplaza rápidamente por energía solar fotovoltaica y eólica. Una mayor eficiencia energética también juega un papel importante en la reducción del volumen de agua necesario para satisfacer la demanda mundial de energía.

Los diferentes caminos hacia un futuro bajo en emisiones tienen diferentes implicaciones para el uso del agua. Algunas tecnologías de bajas emisiones, como los biocombustibles, la energía solar concentrada, la captura de carbono o la nuclear, tienen altos requisitos de agua. Sin esfuerzos para reducir el uso de agua en estas tecnologías, así como en el suministro de energía fósil, un camino para reducir las emisiones podría exacerbar el estrés hídrico o verse limitado por él.

En el Escenario NZE, el consumo de agua (un subconjunto de las extracciones, que indica que el agua ya no está disponible para otros usos) aumenta en casi 5 bcm entre 2021 y 2030. La disminución de las necesidades de agua para la energía fósil se ve más que compensada por un mayor uso de agua para la producción de bioenergía. 

Mientras que el suministro de bioenergía aumenta alrededor del 85 %, el consumo de agua relacionado crece un 70 % más lento, principalmente debido al uso creciente de desechos orgánicos y residuos forestales y de madera, que tienen menores necesidades de agua.

El agua también es una consideración importante para el hidrógeno. Estimamos que el suministro actual de hidrógeno consume alrededor de 1,5 bcm de agua dulce, menos del 5% del total consumido por el sector energético. 

En el Escenario NZE, un rápido crecimiento en la producción de hidrógeno lo duplica a aproximadamente 3 bcm para 2030 (alrededor del 5% del total). Mientras tanto, el volumen medio de agua consumida por tonelada de hidrógeno producido a partir de electricidad disminuye en más de un 25 % debido al crecimiento de la generación eólica y solar fotovoltaica. 

La producción de hidrógeno electrolítico en regiones ricas en energía renovable pero con escasez de agua requiere una evaluación cuidadosa, y en estos lugares el uso de plantas de desalinización podría ayudar a limitar el agotamiento de los recursos de agua dulce. 

LA ADMINISTRACIÓN DEL AGUA ES CLAVE PARA LA SEGURIDAD ENERGÉTICA
El sector eléctrico es particularmente vulnerable al creciente estrés hídrico, y la creciente escasez de agua en las regiones secas es una fuente importante de preocupación para la seguridad energética. La generación de energía hidroeléctrica podría disminuir significativamente en regiones donde es probable que disminuyan los flujos de agua, como el sur de Europa, el norte de África y el Medio Oriente. 

Las fluctuaciones en la producción de energía hidroeléctrica ya han exacerbado la crisis energética mundial: la menor disponibilidad de energía hidroeléctrica en América Latina en 2021 provocó una mayor demanda de gas natural licuado, lo que contribuyó a la presión inicial sobre los precios del gas natural. En 2022, un año muy malo para la energía hidroeléctrica en el sur de Europa se sumó a las tensiones en los mercados de gas y electricidad causadas por la invasión rusa de Ucrania y los cortes relacionados con las entregas de gas por gasoducto.

Las centrales térmicas a menudo requieren agua para su refrigeración. La planta de energía nuclear de Chooz en Francia estuvo cerrada durante unos dos meses cuando se produjo una grave sequía en 2020, y varias otras plantas tuvieron que reducir la producción en 2022 debido a la falta de agua de refrigeración.

El estrés hídrico también plantea riesgos para el transporte de combustibles y materiales. En 2022, las sequías y las severas olas de calor provocaron bajos niveles de agua en ríos europeos clave como el Rin, lo que limitó el transporte en barcazas de carbón, productos químicos y otros materiales.

La disponibilidad de agua es una medida cada vez más importante para evaluar la viabilidad física, económica y ambiental de los proyectos energéticos. Algunos productores de energía están recurriendo a fuentes de agua alternativas y al reciclaje de agua para ayudar a reducir las limitaciones de agua dulce. También existe un margen significativo para reducir el uso de agua mediante la mejora de la eficiencia de la flota de la central eléctrica y el despliegue de sistemas de enfriamiento más avanzados para la generación térmica.

Un enfoque integrado de la gestión de la energía y el agua puede ayudar a reducir los riesgos en ambos frentes. Muchas de las tecnologías limpias que se están desplegando para proporcionar electricidad también se pueden utilizar para proporcionar acceso al agua. 

Las bombas de agua solares fotovoltaicas descentralizadas pueden reemplazar las bombas diésel más costosas y las minirredes pueden impulsar tecnologías de filtración, como los sistemas de ósmosis inversa, para producir agua potable limpia. Además, los servicios de agua pueden proporcionar una "carga de anclaje" para la generación de energía y ayudar con el equilibrio y el almacenamiento. Por ejemplo, el riego puede cambiarse a períodos de baja demanda de electricidad, mientras que el bombeo a las instalaciones de almacenamiento puede reducirse durante los picos de demanda. La administración de la energía y el agua debe ir de la mano.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;