IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENER
WIRING ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ESCENARIO
WB: Planes anti-inflación tensan la economía global. ¿Desaceleración o recesión?
MINING PRESS/ ENERNEWS

Algunas similitudes con períodos previos a  recesiones mundiales pasadas

 

19/09/2022
Documentos especiales Mining Press y Enernews
IS A GLOBAL RECESSION INMINENT?

ANAHÍ ABELEDO

Las previsiones para el crecimiento mundial en 2022 y 2023 se han rebajado significativamente y aunque los pronósticos no apuntan a una recesión global, hay factores coincidentes con recesiones pasadas que impiden descartar, por lo menos, una desaceleración importante del crecimiento. Cada recesión global desde 1970 estuvo precedida por un debilitamiento significativo del crecimiento en el año anterior, como ha ocurrido recientemente, y todas coincidieron con fuertes desaceleraciones o recesiones directas en varias economías notables, lo que también ocurre ahora. La inflación y las medidas tomadas para limitarla, como el retiro de los apoyos monetario y fiscal, endurecen las condiciones financieras y presionan sobre la economía.

Basándose en los conocimientos adquiridos en recesiones mundiales anteriores, el nuevo estudio del Banco Mundial “¿Es inminente una recesión mundial?” (Guénette, Justin Damien, M. Ayhan Kose y Naotaka Sugawara, 2022) presenta un análisis sistemático de la evolución reciente de la actividad y las políticas económicas, y una evaluación basada en modelos de los posibles resultados macroeconómicos a corto plazo.

LOS NÚMEROS DEL PRESENTE Y LAS PROYECCIONES
En enero de 2022, las previsiones de consenso eran de un crecimiento del PIB mundial del 4,1 % en 2022 y del 3,3 % en 2023. Para agosto, estas proyecciones se habían rebajado al 2,8 % para 2022 y al 2,3 % para 2023.

Las proyecciones de crecimiento del consenso para 2022 y 2023 se han rebajado para la mayoría de los países: más del 90 % de las economías avanzadas y el 80 % de las EMED para 2023. 

Las rebajas han sido particularmente grandes para las economías avanzadas, con el pronóstico de crecimiento de consenso reducido desde enero en 1,5 a 2,3 % en 2022 y en 1,3 a 1,2 % en 2023. 

Para Estados Unidos, por ejemplo, los pronósticos de crecimiento de consenso para 2022 y 2023 se redujeron desde enero en 2,2 y 1,9 % respectivamente, a 1,7 % y 0,7 %. 

Curiosamente, en un entorno de perspectivas de crecimiento en fuerte deterioro para los países avanzados economías, los pronósticos para el crecimiento de EMDE en 2023 han sido relativamente sólidos: 4,1 % en agosto, en comparación con 4,5 % en enero.

Acontecimientos recientes en el contexto histórico Después de un colapso histórico del PIB mundial durante 2020, el crecimiento mundial aumentó al 5,7 % en 2021, su ritmo más fuerte después de la recesión mundial en al menos 50 años. 

Si bien es normal que la economía global se desacelere después del crecimiento récord del año pasado, la pronunciación esperada de la desaceleración es muy inusual: la trayectoria de crecimiento global proyectada para 2021–23 constituye la caída más pronunciada en el crecimiento luego de un repunte inicial de la recesión global desde 1970.

Entre 2021 y 2023, se prevé que el crecimiento mundial se desacelere en 3,4 puntos porcentuales, lo que interrumpirá la recuperación de la recesión pandémica en su segundo año, mucho antes de que la actividad haya vuelto a su tendencia previa a la pandemia. 

Estas rebajas en las previsiones de crecimiento no implican que se produzca una recesión mundial en 2022 y 2023. De hecho, en comparación con los períodos anteriores a recesiones mundiales pasadas, las rebajas de las previsiones de consenso para 2022 (y 2023) han sido relativamente pequeña. 

Sin embargo, estos pronósticos implican que la economía mundial experimentará un crecimiento más débil el próximo año que este año. Pero si las recesiones globales anteriores son una guía, todavía hay al menos dos razones para preocuparse por el riesgo de una recesión global en el corto plazo. 

En primer lugar, dada la débil perspectiva de crecimiento actual, incluso un impacto negativo moderado podría llevar a la economía mundial a la recesión. Cada recesión mundial desde 1970 estuvo precedida por un año de crecimiento mundial relativamente débil.

El crecimiento trimestral de la producción mundial se ha desacelerado considerablemente desde principios de este año y algunos analistas estiman que se volvió negativo en el segundo trimestre de 2022.

COINCIDENCIAS CON PRE-RECESIONES PASADAS
Históricamente, los indicadores de la economía mundial actividad, como la producción industrial mundial, el comercio y el consumo de petróleo, tendieron a desacelerarse en los dos años anteriores a las recesiones mundiales. 

Similar a esta experiencia, varios indicadores de actividad de alta frecuencia se han debilitado durante el último año.

Para algunos indicadores, incluido el crecimiento del PIB mundial, el ritmo de la caída proyectada durante el último año ha sido mucho más rápido que durante períodos anteriores a recesiones mundiales anteriores.

Otros indicadores también apuntan al riesgo de una mayor debilidad de la actividad en el futuro. Por ejemplo, los precios de los activos mundiales y la confianza de los consumidores y las empresas han tendido a disminuir antes de las recesiones mundiales pasadas. Muchos de estos indicadores se han deteriorado en los últimos meses. 

Los precios mundiales de las acciones cayeron casi un 22 % en el segundo trimestre de 2022. El crecimiento mundial de los precios de la vivienda se enfrió a una tasa anual del 4,7 % en el primer trimestre de 2022, después de crecer un promedio del 6,2 % durante 2021. 

La confianza de las empresas y los consumidores cayó antes a todos los episodios de recesión global, y la confianza del consumidor global ha registrado una caída mucho más pronunciada en los últimos trimestres que antes de las recesiones globales anteriores. 

En segundo lugar, la reciente desaceleración del crecimiento del PIB mundial refleja caídas pronunciadas en el crecimiento de varias economías importantes. 

Por ejemplo, se estima que el PIB de EE. UU. se contrajo a una tasa anualizada del 0,9 % en el segundo trimestre de 2022, el segundo trimestre consecutivo de crecimiento negativo. Todas las recesiones mundiales anteriores coincidieron con fuertes desaceleraciones o recesiones directas en varias economías importantes, y siempre en Estados Unidos. 

 
Todas las recesiones mundiales anteriores coincidieron con recesiones en los Estados Unidos

Estados Unidos es la economía más grande del mundo, representando casi una cuarta parte del PIB global a tipos de cambio de mercado, y el mayor importador de bienes y servicios. También juega un papel predominante en los mercados financieros globales. 

Como se discutió en la sección anterior, el crecimiento También se han rebajado las previsiones para la eurozona y China. Las tres economías (Estados Unidos, la zona del euro y China) representaron en promedio alrededor del 55 % del PIB mundial y el 62 % del crecimiento mundial durante el período 2015-19. A medida que se rebajaron las previsiones de crecimiento para Estados Unidos y otras economías importantes para 2023, aumentó el riesgo de una recesión mundial el próximo año. 

En medio de un aumento sustancial en el costo del endeudamiento, una fuerte desaceleración en los Estados Unidos y otras economías importantes podría desencadenar un estrés financiero agudo en las EMDE, lo que resultaría en un deterioro significativo en las EMDE y el crecimiento global.

 

IMPACTO DE LAS POLÍTICAS DE APOYO DURANTE LA PANDEMIA
En 2020, los encargados de formular políticas brindaron un apoyo de política monetaria y fiscal sin precedentes para la demanda y la actividad a fin de mitigar el impacto del COVID-19 pandemia. Los bancos centrales actuaron con rapidez y decisión para relajar las condiciones monetarias. 

La relajación ocurrió casi simultáneamente en todo el mundo, con más del 70 % de las economías avanzadas y el 90 % de las EMED recortando las tasas de interés de política a corto plazo en 2020 a sus niveles más bajos, tanto en términos nominales como reales, desde antes de 1970. 

La respuesta de política fiscal a la pandemia fue igualmente excepcional y altamente sincrónica. Solo en 2020, el gasto público en las economías avanzadas y las EMED aumentó en más de US$ 4 billones, lo que equivale a casi el 20 % del PIB mundial. 

Para financiar los aumentos en los gastos fiscales, los gobiernos de todo el mundo emitieron montos récord de deuda. A nivel mundial, la deuda pública registró su mayor aumento en un solo año, a aproximadamente el 100 % del PIB, su nivel más alto en más de medio siglo. 

El fuerte repunte de la actividad y las persistentes presiones inflacionarias en un cambio significativo en las políticas monetarias y fiscales desde principios de 2020. 

La implementación sincrónica de medidas de apoyo fiscal y monetario a gran escala en todos los países, junto con una pausa temporal en la pandemia, resultó en una rápida recuperación en forma de V en global actividad a partir de la segunda mitad de 2020. 

El crecimiento del PIB mundial aumentó al 5,7 % en 2021, su ritmo posterior a la recesión mundial más fuerte en 50 años. Sin embargo, ahora se espera que el crecimiento global se desacelere bruscamente en 2022 y 2023, como se documenta en la sección anterior. 

LA POLÍTICA MONETARIA
Después de caer bruscamente en las primeras etapas de la pandemia, la inflación global comenzó a repuntar a mediados de 2020 con aumentos en los precios del petróleo y los alimentos. 

El aumento de la inflación fue provocado por interrupciones en el suministro que reflejaron paros relacionados con la pandemia, y la fuerte recuperación de la demanda impulsada por un apoyo político sin precedentes y la relajación de los bloqueos que se habían introducido durante la primera ola de la pandemia. 

Más recientemente,  la invasión de Ucrania por Rusia en febrero de 2022 y las sanciones internacionales asociadas se sumaron a las presiones inflacionarias globales al aumentar aún más los precios de los productos básicos, en particular la energía y los alimentos, y al contribuir aún más a las interrupciones del suministro global (Banco Mundial 2022). 


La invasión de Rusia a Ucrania impactó en los precios de la energía y alimentos

Junto con los cuellos de botella persistentes en la oferta, la rápida recuperación de la demanda en medio de precios elevados de la energía y los alimentos envió las tasas de inflación de los precios al consumidor a máximos de varias décadas a mediados de 2022. 

La inflación anual mundial de los precios al consumidor aumentó de menos del 2 % en mayo de 2020 a más del 9 % en julio de 2022, la más alta desde 1994. 

El repunte ha sido generalizado y se ha producido en casi todos los países sobre los que hay datos disponibles. La inflación ahora está muy por encima de las metas de inflación del banco central en casi todas las economías avanzadas y en la mayoría de las EMED con metas de inflación. 

A partir de varios momentos en 2021, los bancos centrales comenzaron a girar hacia una política monetaria más restrictiva para reducir la inflación por encima del objetivo. 

MEDIDAS TOMADAS EN PASADAS RECESIONES MUNDIALES. LAS TASAS DE INTERÉS
Las políticas adoptadas durante las recesiones globales de 1975 y 1982 son particularmente relevantes para la episodio actual. El endurecimiento altamente sincrónico de las políticas monetarias y fiscales que están implementando ahora muchos países difiere de las políticas adoptadas alrededor de la recesión mundial de 1975, pero es similar a las implementadas antes de la recesión de 1982. 

Históricamente, las políticas monetarias y fiscales expansivas desempeñaron un papel clave en el apoyo a la actividad durante las recesiones mundiales. 

En las dos últimas recesiones mundiales (2009 y 2020), estas políticas fueron excepcionalmente acomodaticias, principalmente en las economías avanzadas. 

Fueron fundamentales para limitar la recesión económica, respaldar la recuperación y restaurar la salud del sector financiero. En el episodio de 2009, muchas economías avanzadas y EMED coordinaron medidas de política (Kose y Ohnsorge 2019). 

Aunque de menor escala, también se emplearon medidas de apoyo monetario y fiscal para respaldar la actividad antes y durante la recesión mundial de 1991. 

En la recesión mundial de 1975, las políticas monetaria y fiscal también respaldaron la actividad, a pesar de la elevada inflación. La política monetaria se relajó significativamente en los Estados Unidos. 

La tasa de los fondos federales cayó de alrededor del 13 % en julio de 1974 a alrededor del 5 % en mayo de 1975, aunque la inflación anual de los precios al consumidor superó el 10 por ciento durante la mayor parte de este período. 

Las políticas fiscales también fueron acomodaticias, con un aumento significativo en los gastos gubernamentales globales.

Posteriormente, la inflación se mantuvo alta, y muchas economías avanzadas experimentaron estanflación a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980. En Estados Unidos, la inflación anual de los precios al consumidor se mantuvo por encima del 5% hasta después de la recesión de 1982. 

En respuesta a la persistente inflación de fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, la política monetaria se endureció significativamente en varias de las principales economías avanzadas, lo que contribuyó a la disminución sustancial de la actividad y al aumento del desempleo. 

En los Estados Unidos, la tasa de los fondos federales aumentó del 4,6 % en enero de 1977 al 10,1 % en enero de 1979, y luego de manera más pronunciada al 17,6 % en abril de 1980 y al 19,1 por ciento en junio de 1981. 


Las tasas de desempleo alcanzaron un máximo de 8,3 % en Alemania  en 1983

Las tasas oficiales también aumentaron en otras importantes economías avanzadas . El Banco de Inglaterra elevó su tasa de política del 5 % en octubre de 1977 a un máximo del 17 % en noviembre de 1979; el Banco de Japón elevó su tasa de descuento del 3,5 % en marzo de 1979 al 9 % en marzo de 1980; y el Bundesbank aumentó su tasa de descuento del 3,5 % en diciembre de 1978 al 9,5 % en mayo de 1980. La demanda y la actividad se debilitaron en general luego de estos aumentos de la tasa de interés. La producción de EE. UU. se contrajo en más del 2 % entre principios de 1981 y mediados de 1982 y el desempleo alcanzó un máximo del 10,8 % a fines de 1982. 

Las tasas de desempleo alcanzaron un máximo de 8,3 % en Alemania  en abril de 1983 y al 11,9 % en el Reino Unido más de un año después. 

El endurecimiento sincrónico de la política monetaria en las principales economías avanzadas logró reducir drásticamente la inflación, pero a un alto costo en pérdida de producción y empleo. La inflación mundial de precios al consumidor se redujo a un promedio de 5,4 % por año en 1983–90.23

TRES ESCENARIOS POSIBLES
Para contener los riesgos de una inflación persistentemente alta y en un contexto de espacio fiscal limitado, muchos países están retirando el apoyo monetario y fiscal. 

Como resultado, la economía mundial se encuentra en medio de uno de los episodios de endurecimiento de la política monetaria y fiscal con mayor sincronía internacional de las últimas cinco décadas. 

Este endurecimiento sincrónico de las políticas contrasta con las políticas adoptadas alrededor de la recesión mundial de 1975, pero es similar a las implementadas antes de la recesión de 1982.

Resultados de crecimiento a corto plazo. Se analizan tres escenarios para la economía mundial entre 2022 y 2024 utilizando un modelo a gran escala entre países. 

El primer escenario de referencia se alinea estrechamente con los pronósticos de consenso recientes de crecimiento e inflación, así como con las expectativas del mercado para las tasas de interés de política. 

Sin embargo, implica que el grado de endurecimiento de la política monetaria que se espera actualmente puede no ser suficiente para restablecer la inflación baja de manera oportuna. 

El segundo escenario, fuerte recesión, supone una tendencia alcista en las expectativas de inflación, lo que desencadena un endurecimiento adicional de la política monetaria sincrónica por parte de los principales bancos centrales. En este escenario, la economía mundial aún escaparía de una recesión en 2023, pero experimentaría una fuerte desaceleración sin restablecer la inflación baja al final del horizonte de pronóstico. 

En el tercer escenario, la recesión mundial, aumentos adicionales en las tasas de política desencadenarían una fuerte reevaluación del riesgo en los mercados financieros globales y darían lugar a una recesión global en 2023. 

Si la desaceleración global en curso se convierte en una recesión, la economía global podría terminar experimentando grandes pérdidas de producción permanentes en relación a su tendencia previa a la pandemia. Esto tendría graves consecuencias para las perspectivas de crecimiento a largo plazo de las economías de mercados emergentes y en desarrollo que ya se vieron gravemente afectadas por la recesión mundial inducida por la pandemia de 2020.

RESPUESTAS POLÍTICAS
Los formuladores de políticas deben navegar por un camino angosto que requiere un conjunto integral de medidas del lado de la demanda y la oferta. Por el lado de la demanda, la política monetaria debe emplearse de manera consistente para restaurar, de manera oportuna, la estabilidad de precios. 

La política fiscal debe priorizar la sostenibilidad de la deuda a mediano plazo al tiempo que brinda apoyo específico a los grupos vulnerables. Los formuladores de políticas deben estar preparados para gestionar los efectos indirectos potenciales del retiro sincrónico a nivel mundial de las políticas que respaldan el crecimiento. 

Por el lado de la oferta, deben implementar medidas para aliviar las restricciones que enfrentan los mercados laborales, los mercados energéticos y las redes comerciales.

 


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;