IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADO
WIRING ENCABEZADOCRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
EVENTO LITIO ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ANÁLISIS
Wood Mackenzie: Emisiones GEI e inversiones energéticas
WOOD MACKENZIE/ENERNEWS
28/04/2023

ED CROOKS *

Foto de perfil de Ed Crooks

Fra Luca Pacioli, el monje franciscano conocido como “el padre de la contabilidad”, escribió en 1494 que una de las claves del éxito en los negocios era llevar registros adecuados, siguiendo “las reglas y normas necesarias para cada transacción”. En el mundo moderno, eso es tan cierto como siempre, pero las nuevas demandas que los inversionistas y los reguladores imponen a las empresas significan que no solo importan las cuentas financieras.

Para los gases de efecto invernadero, las normas las establece el GHG Protocol Corporate Accounting and Reporting Standard, lanzado en 1998 y dirigido por el World Resources Institute y el World Business Council for Sustainable Development. 

El estándar establece cómo las empresas deben medir e informar sus emisiones de gases de efecto invernadero, tanto para informar a las partes interesadas, incluidas las autoridades reguladoras, como para ayudar a las empresas a gestionar su huella de carbono.  

Como dice el viejo adagio, lo que se mide se gestiona. Al igual que las normas de contabilidad financiera, el Protocolo de GEI influye en el comportamiento empresarial, como las decisiones de inversión. Por lo tanto, una revisión planificada de las reglas para informar las emisiones de Alcance 2, las que resultan de la compra de electricidad, vapor, calefacción y refrigeración, es un evento significativo. El nuevo estándar, que se espera que entre en vigencia en 2025, podría tener un gran impacto en la inversión corporativa en energía baja en carbono en todo el mundo.

Las compras corporativas han hecho una contribución importante al crecimiento de la energía baja en carbono en América del Norte y Europa, ya que una amplia gama de empresas ha buscado avanzar hacia sus objetivos de reducción de emisiones y uso de energías renovables. 

A partir del primer trimestre de este año, las adquisiciones corporativas representaron el 29% de la capacidad solar contratada a gran escala en EE.UU., según muestran los datos de Wood Mackenzie.

Desde 2015, ha habido un rápido crecimiento en las compras corporativas de energía solar de proyectos externos, que las empresas utilizan no para abastecer sus operaciones directamente, sino para compensar sus compras de electricidad de la red. Según el GHG Protocol, esos proyectos tienen un impacto en las emisiones de Alcance 2 informadas por una empresa según una fórmula que incluye los megavatios hora de energía comprada y los "factores de emisión" que reflejan la fuente de su electricidad.

Algunos grandes compradores corporativos de electricidad renovable argumentan que esas reglas contables pueden conducir a informes inexactos de emisiones y distorsiones en las decisiones de inversión.

Un proyecto de energía renovable tendrá un impacto variable en las emisiones dependiendo de dónde se encuentre y cuándo opere, en formas que a menudo no se contemplan en el estándar existente. Los críticos de las reglas actuales citan el ejemplo de una empresa que consume electricidad en Wyoming y firma un Acuerdo de Compra de Energía en Texas para generación renovable equivalente a su uso de energía. Según el estándar existente, puede afirmar que ha eliminado por completo sus emisiones de Alcance 2, porque ha adquirido electricidad sin emisiones de carbono equivalente a todo su consumo.

Pero debido a que la intensidad de las emisiones de la red es aproximadamente el doble en Wyoming que en Texas, la empresa está compensando los megavatios-hora con alto contenido de carbono que utiliza contra los megavatios-hora con bajo contenido de carbono que reemplaza su generación renovable. Eso significa que la imagen que muestra el estándar GHG Protocol es engañosa. En realidad, el negocio todavía tiene una huella de carbono positiva.

Amazon, que tiene la mayor capacidad de generación solar contratada de cualquier empresa en los EE.UU., es una de esas empresas que abogan por un cambio en las reglas contables. Junto con Meta, Intel, Heineken y otras compañías, ha formado un grupo llamado Emissions First Partnership, para defender reglas más finamente calibradas que darán una imagen más precisa del impacto de las inversiones en energía baja en carbono.

Jake Oster, director de política energética, ambiental y de sostenibilidad de AWS, argumenta que una revisión del estándar alentará a las empresas a adquirir energía baja en carbono de manera que maximicen el impacto en las emisiones.

“Creemos que un enfoque basado en las emisiones para los informes de Alcance 2 es la mejor manera de enviar señales de mercado para dirigir el capital hacia donde debe ir”, dice. “Es la forma más rápida y eficiente de fomentar la inversión en la descarbonización de la red eléctrica”.

Ciertamente, las tendencias actuales no sugieren que las compras corporativas estén siempre impulsando la inversión hacia donde tendría el mayor impacto. Los datos de Wood Mackenzie muestran que Texas representa más del 40% de todas las adquisiciones corporativas contratadas de energía solar a gran escala en los EE.UU. La intensidad de carbono de la generación de energía del estado está solo un poco por encima del promedio de EE.UU.

Amazon argumenta que un estándar que refleje los impactos con mayor precisión alentaría la inversión en lugares donde el potencial para reducir las emisiones es mayor. Estos incluyen países fuera de América del Norte y Europa, que hasta ahora han representado la mayor parte de las compras corporativas. Las compras de energía renovable en países con redes altas en carbono, como Sudáfrica, India y Australia, parecerían más atractivas en términos de informes de emisiones.

Una norma revisada también podría fomentar la inversión en tecnologías como la respuesta a la demanda, el almacenamiento de energía y el hidrógeno, que pueden reducir las emisiones de formas que no se capturan por completo en las normas actuales.

El WRI y el WBCSD lanzaron una revisión de las reglas del Protocolo de GEI en marzo del año pasado y luego, en noviembre, comenzaron a recopilar comentarios de las partes interesadas. En cuanto al estándar para los informes de Alcance 2, recibieron más de 400 respuestas a la encuesta y más de 70 presentaciones de reformas propuestas, lo que refleja una variedad de puntos de vista sobre si se debe cambiar y cómo.

Una desventaja de los estándares basados ​​en emisiones es que necesitarán más datos para implementarlos. Calcular los impactos de las emisiones de proyectos específicos puede ser complejo. Pero Oster de Amazon argumenta que eso no debería interponerse en el camino de la reforma.

“La disponibilidad de datos confiables es ciertamente un problema real”, dice. “Pero creemos que se puede solucionar. Si se adopta el nuevo estándar como sugerimos, habrá una fuerte demanda de nuevos y mejores datos de emisiones. Y esa demanda significará que se producirán nuevos datos”.

La Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. propuso el año pasado que todas las empresas registradas deberían estar obligadas a realizar divulgaciones relacionadas con el clima, incluidas las emisiones de Alcance 1 y 2 y, a menudo, de Alcance 3. Esos requisitos reglamentarios cada vez más estrictos harán que los estándares de informes de emisiones sean aún más importantes para las empresas.

Como observó Fra Luca Pacioli hace más de 500 años, las piezas de contabilidad que suenan más secas pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa.


EN BREVE
La Cámara de Representantes de los EE.UU. votó 217-215 para aprobar la Ley del límite de los republicanos, Save Grow Act, destinada a evitar una crisis inmediata sobre el límite de la deuda nacional, al mismo tiempo que recortaba el gasto público y aumentaba los ingresos fiscales. La mayor cantidad de aumento de ingresos en el proyecto de ley proviene de la derogación de las extensiones y expansiones de los créditos fiscales para la energía baja en carbono incluidas en la Ley de Reducción de la Inflación aprobada el año pasado. La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que la derogación de las medidas IRA recaudaría US$553 mil millones adicionales de las industrias de energía y manufactura durante 2023-2033.

Chuck Schumer, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, dijo que el proyecto de ley sería "DOA" cuando llegue allí. Karine Jean-Pierre, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo: “El presidente ha dejado en claro que este proyecto de ley no tiene posibilidades de convertirse en ley”. Sin embargo, el presidente Joe Biden se verá obligado a negociar con el Congreso para encontrar alguna forma de aumentar el límite de la deuda en los próximos tres meses, porque la deuda nacional de EE.UU. está en camino de superar el límite actual en junio o julio. El Departamento del Tesoro ha dicho que no aumentar el límite de la deuda “tendría consecuencias económicas catastróficas”, lo que provocaría que el gobierno estadounidense incumpliera sus obligaciones legales por primera vez en su historia.

General Motors planea dejar de fabricar el Chevrolet Bolt, su primer vehículo eléctrico para el mercado masivo, para fin de año, a medida que cambia la producción hacia camiones eléctricos más grandes. La capacidad de la planta en Orion Township, Michigan, donde se fabrica el Bolt, se utilizará para camiones eléctricos a partir del próximo año. GM lanzará nuevos vehículos eléctricos más pequeños basados ​​en su plataforma de batería Ultium, que es más económica y permite una carga más rápida que los paquetes utilizados en el Bolt.

GM también anunció que planea construir una nueva planta de celdas de baterías para vehículos eléctricos de US$3 mil millones en los EE.UU., en una empresa conjunta con Samsung. Mary Barra, directora ejecutiva de GM, dijo: "Las células que construiremos juntos nos ayudarán a escalar nuestra capacidad de vehículos eléctricos en América del Norte mucho más allá de 1 millón de unidades al año". GM dijo que la nueva planta haría posible integrar celdas directamente en los paquetes de baterías, para reducir el peso, la complejidad y los costos.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, lanzó una nueva iniciativa destinada a alentar a los países a trabajar juntos en objetivos globales de eficiencia energética y energías renovables. Los objetivos cubrirían cuatro áreas: eliminar gradualmente los combustibles fósiles, reducir la deforestación global neta a cero, reducir las fugas de metano y establecer metas para el almacenamiento de carbono. El objetivo es desarrollar estos objetivos para la COP28 en Abu Dhabi en noviembre.

La Administración Federal de Aviación de EE.UU. está supervisando una " investigación de percances " en el lanzamiento de prueba de Starship de Spacex, que resultó en que el cohete se saliera de control y fuera destruido en una explosión que esparció polvo y escombros en un área amplia. Elon Musk, fundador y director ejecutivo de SpaceX, ha dicho que apunta a otro lanzamiento de Starship "en unos pocos meses". La FAA dijo que el próximo lanzamiento se llevaría a cabo solo si decidía que “cualquier sistema, proceso o procedimiento relacionado con el percance no afecta la seguridad pública”.

* Vicepresidente de Wood Mackenzie América. Analista de temas relacionados a la transición energética


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;