IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
Genneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ESCENARIO
EE.UU. y Europa se enfrentan por el frenesí de subvenciones a renovables
WSJ/MINING PRESS/ENERNEWS

El jefe de competencia de la UE califica de tóxica la legislación estadounidense y dice que el bloque prepara una respuesta

31/01/2023

PHRED DVORAK, JENNY STRASBURG Y KIM MACKRAEL 

Las empresas multinacionales se apresuran a invertir miles de millones de dólares en EE.UU. para beneficiarse de los generosos incentivos a las energías limpias, lo que ha provocado una reacción entre los gobiernos de Europa y Asia y ha desencadenado la iniciativa de algunos de crear sus propios subsidios ecológicos.

Margrethe Vestager, responsable de Competencia de la Unión Europea, calificó de tóxicos los nuevos incentivos de EE.UU. y dijo que contienen lo que calificó de disposiciones cuestionables que corren el riesgo de diluir el propósito compartido de hacer frente al cambio climático.

Los incentivos estadounidenses, incluidos en la Ley de Reducción de la Inflación del año pasado, han llevado a las empresas a replantearse dónde invierten su dinero y han incitado cada vez más a los socios comerciales de Estados Unidos a plantearse una respuesta.

La UE está estudiando políticas que “serán firmes, pero, por supuesto, proporcionadas”, declaró Vestager en una conferencia sobre tecnologías limpias realizada en Bruselas. Entre ellas figura un plan para relajar las normas sobre subvenciones estatales y se espera que se centren en los mismos sectores de tecnologías limpias que la legislación estadounidense. Las adaptaciones de las normas sobre ayudas estatales “deben dirigirse a los sectores que son realmente estratégicos”, afirmó.

Empresas como el fabricante suizo de paneles solares Meyer Burger Technology y la unidad de fabricación de baterías de la turca Kontrolmatik Technologies Energy and Engineering afirman que los incentivos estadounidenses ya les han llevado a reorientar sus inversiones. También afirman que las futuras inversiones en Estados Unidos podrían producirse a expensas de sus regiones de origen.

“Cada dólar o euro sólo se puede gastar una vez”, aseguró Gunter Erfurt, Director General de Meyer Burger.

La Ley de Reducción de la Inflación incluye US$ 369.000 millones en incentivos y financiación de energías limpias, principalmente a través de créditos fiscales para proyectos que van desde granjas solares a fabricación de baterías o instalaciones que eliminan del aire el dióxido de carbono que calienta el clima.

Por su parte, los fabricantes y promotores mundiales de energías renovables han anunciado decenas de miles de millones de dólares en nuevas inversiones en Estados Unidos sólo en el último semestre, y muchos de ellos afirman que las subvenciones han impulsado sus decisiones.

Este cambio en el panorama de la inversión ha provocado una reacción en Europa, Asia y Canadá, y algunos gobiernos están estudiando políticas para mantener la inversión verde en casa. Políticos y empresas como la surcoreana Hyundai Motor sostienen que algunos de los incentivos son injustos por favorecer a los fabricantes que producen en EE.UU., y presionan para que las normas se interpreten de forma que se les conceda una mayor parte de las ayudas.

Las empresas multinacionales están aprovechando el momento para presionar a los legisladores extranjeros en favor de subvenciones similares a las estadounidenses.

En el Foro Económico Mundial realizado en Davos (Suiza), los ejecutivos se agruparon en torno al senador demócrata Joe Manchin, uno de los principales defensores de la legislación estadounidense.

Henrik Andersen, director ejecutivo de la empresa danesa Vestas Wind Systems, uno de los mayores fabricantes de aerogeneradores del mundo, dijo que estaba diciendo a otros líderes europeos que copiaran la ley estadounidense y le dieran un nuevo nombre. “Héroe”, anunció, señalando a Manchin.

“En lugar de quejarse y lamentarse, Europa debería hacer algo parecido”, dijo Andersen.

Pero Manchin también tuvo que hacer frente a la reacción de delegados franceses, alemanes y de otros países presentes en la conferencia, que temen que sus empresas y comunidades salgan perdiendo si el dinero y los puestos de trabajo cruzan el Atlántico.

“No hemos redactado este proyecto de ley con la intención de perjudicar a nadie”, declaró Manchin en una entrevista. “Estoy hablando con Francia, estoy hablando con el Reino Unido, estoy hablando con todo el mundo”.

Manchin también está discutiendo en casa con el gobierno de Biden mientras el Departamento del Tesoro establece las normas para determinar exactamente quién puede acogerse a los incentivos fiscales de la ley.

El senador tiene previsto presentar un proyecto de ley para impedir que el Tesoro conceda nuevos créditos fiscales a los vehículos eléctricos con baterías u otros componentes fabricados fuera de EE.UU. El senador ha lamentado lo que considera lagunas para los vehículos fabricados en el extranjero, diciendo que socavan los intentos de estimular la producción nacional. El proyecto de ley se enfrenta a una ardua batalla.

Algunos economistas y responsables políticos advierten de que las ayudas públicas de gran alcance, como las contenidas en la ley, no siempre son eficaces y no crean necesariamente las industrias fuertes que se supone que deben crear. Los proyectos pueden no llegar a construirse y las empresas pueden acabar fracasando, con el consiguiente despilfarro de dinero.

Pero por ahora, ejecutivos y expertos del sector afirman que el costo de ubicar proyectos de energía limpia en Estados Unidos se ha desplomado, convirtiendo al país en uno de los lugares más atractivos del mundo para invertir.

Los créditos podrían reducir un 34% el costo de fabricación de palas para aerogeneradores en Estados Unidos, un 29% el de los paneles solares y un 28% el de las células de baterías, según estimaciones de la consultora energética Wood Mackenzie.

Desde la firma de la ley se han anunciado más de US$ 35.000 millones en inversiones de fabricación de componentes solares, eólicos y baterías en EE.UU., según un análisis de The Wall Street Journal.

En el último trimestre de 2022, los promotores de energía solar, eólica y de baterías a escala de servicios públicos desvelaron más de US$ 40.000 millones en proyectos, más que la inversión total de todos los desarrollos de este tipo instalados en 2021, según estimaciones del lobby empresarial American Clean Power Association.

Andrés Gluski, director ejecutivo del proveedor de energías renovables AES, con sede en Arlington (Virginia), dijo que la empresa ya está destinando cerca del 70% de su inversión a EE.UU., frente al 50% de hace unos años. “La IRA se inclinará más hacia Estados Unidos”, afirmó Gluski, utilizando el acrónimo de la ley.

En diciembre, AES y el fabricante de gas industrial Air Products & Chemicals anunciaron planes para construir en Texas una fábrica de hidrógeno alimentada con energías renovables por valor de US$ 4.000 millones, que, según dijeron, resultaría más económica gracias a los créditos fiscales.

Por su parte, First Solar, con sede en Tempe (Arizona), el mayor fabricante de energía solar de EE.UU., también afirma que se ha centrado rápidamente en EE.UU. desde otros mercados como la India y Europa, y ha anunciado la inversión de US$ 1.300 millones en instalaciones nuevas o ampliadas en Alabama y Ohio.

“Desgraciadamente, los retos de Europa no pueden resolverse sólo con incentivos”, comentó Mark Widmar, director ejecutivo de First Solar, señalando la asfixiante burocracia de la región y los altos costos de la energía, que han aumentado como consecuencia de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Antes de la llegada de las subvenciones estadounidenses, la turca Kontrolmatik estaba considerando ampliar su primera fábrica de baterías, que está construyendo a las afueras de Ankara, así como una nueva planta en Estados Unidos, afirma Bahadir Yetki, director ejecutivo de la rama estadounidense de Kontrolmatik.

Kontrolmatik se ha movilizado para aumentar la capacidad propuesta de la fábrica estadounidense y ha dicho que espera recibir créditos fiscales por valor de casi mil millones de dólares hasta 2032, cuando expiran los incentivos.

“En lugar de invertir en otras fábricas en otros lugares, invertiremos más en Estados Unidos”, dijo Yetki.

Meyer Burger también ha decidido triplicar con diferencia el tamaño de su fábrica de paneles solares prevista en Arizona tras la aprobación de la ley de energía limpia.

La empresa suiza ya tiene fábricas en el este de Alemania y sigue en vías de aumentar mucho su capacidad allí. Pero Erfurt, director ejecutivo, dijo que pronto Meyer Burger tomaría decisiones sobre dónde ubicar su próxima fábrica, y tendría que elegir entre EE.UU. y Europa.

Comentó que le animan los primeros anuncios de la UE, que tienen “potencial para ser una respuesta potente al IRA”.

Sin embargo, si esa respuesta resulta insuficiente para que Meyer Burger pueda competir con los incentivos de lugares como EE.UU. y China, entonces “es más improbable que se produzca una mayor expansión en Europa”, concluyó Erfurt.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;