IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADO
WIRING ENCABEZADOCRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
EVENTO LITIO ENCABEZADOBANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ESCENARIO
¿Fracking podría salvar a Europa de la crisis del gas?
LIBRE MERCADO/ENERNEWS

Hungría y Reino Unido desbloquean esta tecnología de extracción de gas para acabar con la dependencia de Rusia. España persiste en el veto

03/10/2022

JESÚS ESTEBAN

La guerra de Ucrania ha destapado las carencias del modelo energético europeo, fruto de una nefasta planificación que ha dejado en manos de Putin la provisión de gas, a la par que ha destruido la capacidad de producción energética alternativa a las renovables.

En las últimas décadas, los países de la UE han encaminado sus esfuerzos en promover a toda costa la producción de electricidad mediante fuentes como la solar, la hidráulica o la eólica, tecnologías que no permiten una estabilidad de la producción, por lo que deben ser acompañadas por una fuente estable de respaldo.

Una de estas fuentes, la nuclear, ha sido repudiada durante años por los gobiernos europeos, haciendo que su peso se haya reducido de forma considerable. Así, los prejuicios y las infundadas campañas de los ecologistas han dado al traste con una de las fuentes energéticas más limpias y baratas.

Ante la falta de nuclear, Europa apostó, bajo el liderazgo de la Alemania de Merkel, por el gas natural como aquella fuente energética fiable capaz de dar apoyo, dentro de la transición energética, al despegue de las renovables.

Pero no piensen que esta apuesta consistió en aumentar las inversiones en la explotación de hidrocarburos o en dar facilidades para el uso de técnicas como el fracking, sino todo lo contrario. En cambio, el viejo continente fió gran parte del suministro al gas barato proveniente de Rusia. Lo que Europa no vio (o no quiso ver) es que Putin distaba mucho de ser un socio fiable.

Con la guerra en Ucrania y el chantaje energético ruso, ahora Europa busca una solución desesperada a la escalada de los precios energéticos. Y para ello, los países han recuperado mágicamente el interés por la denostada energía nuclear, reabriendo plantas, replanteando su cierre o planeando nuevas centrales (con la excepción, cómo no, de España).

Pues bien, tal y como ha sucedido con el caso nuclear, algunos países europeos han tenido que enfrentarse al encarecimiento de la luz y la escasez de gas para darse cuenta de que el fracking, una de las tecnologías estrella para extraer gas y petróleo, debe volver a jugar un papel importante.


EL FRACKING
El objetivo de la técnica del fracking o fracturación hidráulica es obtener hidrocarburos no convencionales atrapados en capas de roca a gran profundidad (esquistos), que es necesario fracturar utilizando agua, arena y elementos químicos a alta presión. Como resultado, se obtiene gas de esquisto (shale gas), y petróleo de esquisto (shale oil), siendo el segundo menos codiciado.

El inconveniente es que este método es más complejo y costoso que las formas tradicionales de extraer hidrocarburos, además de que se ha relacionado en ocasiones con la generación de pequeños movimientos sísmicos y la contaminación de las aguas y el suelo.

Sin embargo, la evidencia científica sobre estos fenómenos es más bien limitada, siendo el impacto sísmico menor que el de actividades como la minería, la construcción de embalses o el uso de energía geotérmica. Por su parte, instituciones como la Royal Society han concluido que los riesgos medioambientales son manejables, mientras que un estudio de la EPA estadounidense concluyó que la fractura hidráulica no estaba teniendo "impacto amplio ni sistemático sobre el agua potable".

Entre los principales productores de hidrocarburos mediante fracking se encuentran Canadá, China, México o Argentina. Pero todos ellos muy por detrás de Estados Unidos, el país que más se ha aprovechado esta técnica.

Gracias a su implementación, que contó con el beneplácito de Barack Obama, la nación ha logrado poner fin a su dependencia energética y convertirse en el mayor productor mundial de gas. Y todo ello reduciendo las emisiones de CO2, ya que el shale gas ha reemplazado a energías más contaminantes como el carbón.

En Europa, sin embargo, la situación es bien distinta. Y es que, mientras no paramos de aumentar la importación de gas estadounidense extraído mediante fracking, la producción de hidrocarburos con esta técnica en el viejo continente brilla por su ausencia.

Todos los proyectos han chocado con la oposición de los grupos ecologistas y el bloqueo continuo de las autoridades nacionales y comunitarias. Incluso países como España, Francia, Alemania o Italia prohíben expresamente la fractura hidráulica.

¿Acaso esto sucede porque la disponibilidad del shale gas es muy reducida en Europa y no merece la pena explotarlo? Ni mucho menos. Según datos de 2013 proporcionados por el Instituto Federal de Geociencias y Recursos Naturales (BGR) de Alemania, existen más de 13 billones de metros cúbicos de reservas de shale gas técnicamente recuperables solo en la Unión Europea. Una cifra muy similar a todas las reservas existentes en Estados Unidos.


Gran parte de las reservas europeas, más allá de Rusia, se encuentran en Polonia (4,2 billones de m3) y en Francia (3,9), seguidas de Rumanía (1,4) y Dinamarca (0,9), aunque otros países también poseen importantes yacimientos.

Por ejemplo, España, con existencias de estos hidrocarburos en la cuenca vasco-cantábrica, contaría con 200 mil millones de m3 de gas extraíbles mediante fracking. Esta cifra, unida a las otras reservas de gas, sería suficiente para convertir a España en una nación exportadora de gas natural, lo que contribuiría a equilibrar nuestra balanza comercial, generar 260.000 empleos o elevar sustancialmente el PIB, según Deloitte.


¿RESUCITA EL FRACKING EN EUROPA?
A raíz de la actual crisis energética, son muchos quienes han advertido de que Europa no puede seguir desaprovechando su potencial energético mientras incrementa su dependencia de terceras naciones.

En este sentido, uno de los primeros países en cambiar su postura sobre el fracking ha sido Reino Unido. La nueva primera ministra conservadora, Liz Truss, ha anunciado, en su primer mes de mandato, la anulación de la moratoria que mantenía la fractura hidráulica como ilegal en la nación británica desde el año 2019.

"Debido a la invasión ilegal de Ucrania por parte de Putin y el uso de la energía como arma, fortalecer nuestra seguridad energética es una prioridad absoluta", dijo el ministro británico de Negocios y Energía, Jacob Rees-Mogg, al comunicar el levantamiento de la prohibición.

Otra de las naciones en resucitar el fracking ha sido Hungría, que durante el verano anunció un paquete de medidas orientadas a aumentar la producción de gas. Como parte clave de este, Viktor Orbán ha aprobado por vía rápida un proyecto de fractura hidráulica en la región oriental de Békés, catalogado como "inversión de alta prioridad", y cuya producción podría comenzar ya en 2023.

Pese a que ningún otro país ha adoptado aún una postura oficial favorable dar una nueva oportunidad al fracking, van creciendo las voces que empiezan a poner el debate encima de la mesa. Así, por ejemplo, el ministro de Economía de Alemania ha señalado que la implantación del fracking debería estudiarse en lugares donde "sea geológicamente posible" y no implique riesgos.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;