IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
Genneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ANÁLISIS
McKinsey: Eficiencia regulatoria, fundamental para la transición
MCKINSEY/MINING PRESS/ENERNEWS
07/07/2023

SCOTT CROOKS, JONATHAN LINDLEY, DAWID LIPUS *, HARRY ROBINSON **, EUGÉNE SMIT *** Y JESSICA VARDY ****

En diciembre de 2015, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) en París, los gobiernos de todo el mundo se comprometieron con objetivos legalmente vinculantes para limitar el aumento de la temperatura global a no más de 2 °C.

Sin embargo, los compromisos actuales están muy por debajo de lo que se requiere: las Naciones Unidas estiman que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarán en un 11% entre 2010 y 2030, y el aumento de las emisiones nos coloca en el camino hacia un aumento de la temperatura global de 2,8°C para el final del siglo.

Lograr los compromisos del Acuerdo de París requerirá una "transformación sistémica, rápida, de gran alcance y de gran alcance" basada en la electrificación y un cambio a la energía renovable, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que las energías renovables deberán representar al menos el 65% de la generación mundial de electricidad para 2030.

Al mismo tiempo, la industria tendrá que aumentar la demanda de electricidad (como porcentaje de la combinación energética total) al 35,0% en 2030, frente al 28,5% en 2019. Y los vehículos eléctricos (EV) deberán representar entre el 35,0 y el 95,0% de las ventas de vehículos livianos para 2030 (aumentó del 8.3% en 2021).

Fundamentalmente, esta transición no puede ocurrir sin la disponibilidad de ciertos metales que son esenciales para la electrificación de la batería, incluidos el cobre, el litio, el níquel, el cobalto y algunos elementos de tierras raras. La producción anual de cobre (la base de la infraestructura de electrificación) deberá aumentar en 11,5 millones de toneladas métricas (45 %) para 2031, lo que equivale a duplicar la producción de los cuatro principales países productores de cobre. Se espera que la demanda de litio, níquel y cobalto (los metales básicos de las baterías) aumente 8,0, 2,0 y 1,8 veces, respectivamente. Y la disponibilidad de metales de tierras raras (componentes cruciales de los motores eléctricos) deberá duplicarse.

Para comprender si el sector está en camino de satisfacer esta demanda, la solución patentada de McKinsey, MineSpans, ha rastreado más de 5000 minas y proyectos de desarrollo, brindando una visión granular y ascendente de cómo está evolucionando este problema. Según el análisis de McKinsey, satisfacer el crecimiento de la demanda de cobre y níquel requerirá de $250 mil millones a $350 mil millones en gastos de capital acumulados para 2030. Esta inversión serviría tanto para aumentar como para reponer la capacidad existente.

Escalar con éxito la producción de metales críticos para la transición energética requerirá la colaboración entre todos los actores (operadores, innovadores y gobiernos) para el beneficio de todos. 

Los gobiernos pueden considerar cómo garantizar una buena administración ambiental y social al tiempo que permiten procesos de permisos eficientes y transparentes para los activos esenciales para la transición para que lleguen a la producción comercial lo más rápido posible. A su vez, las empresas mineras pueden garantizar una gestión ambiental sólida, beneficios integrales y una participación justa de la comunidad.


CÓMO ACELERAR LA PRODUCCIÓN SOSTENIBLE DE MINERALES CRÍTICOS
Acelerar la oferta es complicado. Según el Servicio Geológico de EE.UU., el mundo tiene cinco mil millones de toneladas métricas de recursos de cobre conocidos. De estos, aproximadamente 870 millones de toneladas métricas constituyen la “reserva” global y podrían explotarse económicamente. Esta reserva mundial ha aumentado un 3,4 % anual desde 1950, a pesar de la producción continua, y la relación entre la reserva y la producción actual (la vida útil de la reserva) se ha mantenido constante entre 35 y 40 años. La mayoría de los demás productos críticos siguen una historia similar: el litio, el níquel y el cobalto tienen vidas de reserva de más de 35 años.

A pesar de esta abundancia geológica, aumentar la producción sigue siendo un desafío. La industria señala constantemente el panorama regulatorio como uno de los factores que afectan la conversión de reservas en producción. Ragnar Udd, presidente de minerales de BHP para las Américas, resumió la situación desde la perspectiva de un minero en la Conferencia Mundial del Cobre 2022 en Santiago, Chile. Refiriéndose a la situación de BHP en Chile, dijo: “Amamos a Chile. Nos gustaría quedarnos aquí. Nos gustaría crecer en este país. Pero para hacer eso, requerirá estabilidad fiscal, seguridad jurídica y un camino claro para permitir”.

En algunas jurisdicciones importantes, la obtención de permisos para la mina por sí sola, sin incluir el financiamiento, la construcción o la puesta en marcha, normalmente demora hasta diez años.


REDUCIR LA INCERTIDUMBRE
Los factores importantes para abordar la transición energética incluyen la adopción de las mejores prácticas para la toma de decisiones eficientes en torno a los permisos, la combinación de incentivos con las prioridades de las políticas y la división equitativa de los beneficios entre todas las partes, y el apoyo a prácticas ambientales responsables.

Sin examinar los méritos de los proyectos mineros individuales, se necesita un sistema regulatorio que sea eficiente y definitivo para apoyar de manera efectiva la transición energética. Ricardo Ramos, director general de SQM, fue citado por medios locales sobre el impacto de la incertidumbre en la conversión de reservas a producción: “Si un proyecto empieza con todos los permisos y a los tres años lo paran porque otro piensa diferente, entonces hay legalidad”. incertidumbre y significa que muchos proyectos no se van a llevar a cabo”.

En este punto, Australia y Canadá a menudo se citan como "los mejores en su clase", con estrictos estándares ambientales respaldados por un proceso eficiente de dos años en promedio. En comparación, el proceso de obtención de permisos en otras jurisdicciones lleva más tiempo. Por ejemplo, la obtención de permisos equivalentes en los Estados Unidos puede demorar de siete a diez años y tener en cuenta 30 o más procesos regulatorios federales, estatales y locales.

Una serie de proyectos ilustran los desafíos que pueden surgir de los procesos de permisos inciertos. Por ejemplo, el proyecto Florence Copper de Taseko Mines en Arizona tomó más de siete años para llegar a una decisión de permisos. Florence Copper, heredada por Taseko a través de su adquisición de Curis Resources en 2014, recibió las aprobaciones finales de permisos en 2022, y la construcción comenzó poco después. También en Arizona, el proyecto Rosemont Copper de Hudbay Minerals tardó 12 años en alcanzar un resultado, desde 2007 hasta 2019. El proyecto se autorizó inicialmente en 2017, y esos permisos se anularon en 2019 y obligaron a rediseñar la operación.

Independientemente del resultado, la duración y la complejidad del proceso de permisos pueden crear desafíos para los desarrolladores de minas en la planificación de la mejor manera de acceder a los recursos en todo el mundo. Hay una discusión en curso dentro de los gobiernos sobre estos asuntos. La Secretaria de Energía de EE.UU., Jennifer Granholm, describió recientemente el problema en estos términos: “Sabemos que los permisos se instituyeron por buenas razones y crean formas realmente valiosas de mejorar y mejorar el medio ambiente”. Pero agregó: “Uno de los grandes desafíos de la transición energética son las barreras para el despliegue… cosas como el tiempo que lleva obtener un permiso”.

El CEO de Aurubis, Roland Harings, también dijo: "Cada vez es más difícil en todo el mundo obtener permisos para minar o seguridad para las grandes inversiones iniciales que forman parte de una operación minera".

La ambigüedad y la demora también pueden surgir de contradicciones políticas involuntarias. De hecho, según la encuesta de mineras del Fraser Institute, los factores políticos determinaron aproximadamente el 40% de las decisiones de inversión de los encuestados.

A medida que aumentaron los precios de las materias primas, varias jurisdicciones mineras clave están considerando medidas para cambiar la proporción de los ingresos mineros pagados en regalías o impuestos. Los ejemplos incluyen el proyecto de ley de regalías mineras de Chile (recientemente aprobado por la Cámara de Diputados y que solo requiere la firma del presidente para convertirse en ley), que implementa una tasa impositiva fija del 1% ad valorem y un impuesto variable basado en los ingresos operativos para los grandes productores, y las propuestas de EE.UU. para la minería de regalías. en tierras federales.

Estos impuestos propuestos, si se promulgan tal como están escritos actualmente, aumentarían los impuestos en sus respectivos países del 27 al 37% del ingreso bruto a más del 45% del ingreso bruto (documento).

Los cambios propuestos para la tributación minera aumentan la carga sobre las empresas mineras que operan en Chile y Estados Unidos.


Una posible consideración, independientemente de los detalles de la política, es que cualquier ambigüedad podría afectar las cadenas de suministro nacionales, ya que los inversores potenciales pierden la capacidad de pronosticar con precisión los flujos de efectivo. A su vez, esto podría conducir a un retraso en las decisiones de inversión que se necesitan con urgencia.


EL PANORAMA REGULATORIO EN EVOLUCIÓN
Los formuladores de políticas de todo el mundo están brindando activamente incentivos para el uso de tecnologías de reducción de emisiones. Un ejemplo es la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. recientemente promulgada, que asigna $386 mil millones en exenciones fiscales relacionadas con el clima y la energía limpia.

Estos descansos toman predominantemente la forma de créditos fiscales nuevos y ampliados para promover la generación de energía limpia, la electrificación, la modernización de hogares y edificios con tecnología ecológica, un mayor uso de combustible limpio y una adopción más amplia de vehículos eléctricos. Un segundo ejemplo es el Fondo de Innovación de la UE, que destina aproximadamente 38 000 millones de euros hasta 2030 para crear incentivos financieros para que las empresas y los organismos públicos inviertan en la próxima generación de tecnologías bajas en carbono.dieciséis

Tanto el IRA como el Fondo de Innovación de la UE tienen como objetivo promover el desarrollo de tecnologías de descarbonización y han creado incentivos para la producción de materias primas. Sin embargo, este cambio de énfasis no se ha trasladado al sistema de permisos, lo que permite que persistan los cuellos de botella en el proceso de desarrollo del proyecto. Por ejemplo, aunque la IRA brinda un incentivo interno indirecto al exigir que las materias primas no provengan de "entidades extranjeras de interés", no aborda directamente el problema de garantizar un suministro suficiente.

Por lo tanto, los cambios regulatorios podrían adelantarse en las leyes en discusión, como la Ley de Infraestructura Bipartidista de EE.UU. y la Ley de Materias Primas Críticas de la UE. La Ley de Infraestructura Bipartidista podría fortalecer la cadena de suministro de baterías domésticas al apoyar el procesamiento de materiales aguas arriba para crear los materiales precursores de las baterías. Y la Ley de Materias Primas Críticas podría apoyar la resiliencia de la cadena de suministro de materias primas mediante la identificación de "proyectos estratégicos a lo largo de la cadena de suministro, desde la extracción hasta el refinado, desde el procesamiento hasta el reciclaje".


UN CAMINO A SEGUIR
El suministro suficiente de materias primas será fundamental para garantizar un camino hacia la descarbonización. Habilitar un suministro suficiente de minerales críticos requerirá una acción equilibrada y la colaboración entre todas las partes interesadas: gobiernos, empresas mineras y comunidades.


CONSIDERACIONES PARA LOS GOBIERNOS
Los formuladores de políticas pueden explorar tres dimensiones para reducir la incertidumbre:

Primero, ¿son las regulaciones nacionales mutuamente consistentes? ¿Los incentivos para la producción localizada de materias primas corren el riesgo de verse contrarrestados por cambios en las regalías que pueden disuadir a los inversores?

Segundo, ¿son eficientes los permisos y las regulaciones? Como han demostrado tanto Australia como Canadá, es posible agilizar los procesos de obtención de permisos y ser transparente en cuanto a los plazos, al mismo tiempo que se mitiga el impacto negativo en las comunidades y el medio ambiente.

Y tercero, ¿son coherentes las políticas locales y nacionales? Los formuladores de políticas podrían revisar el compendio de regulaciones para determinar si respaldan tanto las necesidades de las comunidades locales como los objetivos estratégicos más amplios del desarrollo nacional, como asegurar el suministro de minerales críticos.


CONSIDERACIONES PARA LAS EMPRESAS MINERAS
Las empresas mineras entienden los beneficios de las relaciones abiertas y transparentes con las comunidades y los legisladores y dentro de la industria.

Al solicitar permisos, los mineros deben demostrar abiertamente el impacto holístico que traerán en cuatro dimensiones: nacional, local, global y operativa.

A nivel nacional, las empresas deben poder demostrar que cumplen con los objetivos estratégicos de un país, incluidos los objetivos industriales y de resiliencia y priorizando las oportunidades de empleo e ingresos.

A nivel local, las empresas deben poder demostrar que apoyan el desarrollo de comunidades locales vibrantes y prósperas.

A nivel mundial, las empresas deben poder respaldar el suministro de producción de minerales críticos que pueden ayudar a lograr los objetivos de cero emisiones netas.

Y finalmente, a nivel operativo, las empresas deben ser capaces de adoptar las mejores prácticas en innovación para mitigar su impacto en el medio ambiente. No basta con suministrar materiales para apoyar la descarbonización; Las empresas mineras también deberán desempeñar un papel activo en la reducción de sus emisiones y garantizar la longevidad de los hábitats locales.


CONSIDERACIONES PARA LAS COMUNIDADES
Si bien el impacto de las minas en las comunidades locales será inevitable, no todo será negativo. Las comunidades pueden trabajar junto con las minas que buscan permisos en sus áreas para construir un ecosistema vibrante que cree oportunidades para todos los miembros de la comunidad, tanto dentro como fuera de la industria minera. Para lograr esto, los participantes deben esforzarse por tener conversaciones abiertas y transparentes, con todas las voces escuchadas.

Descarbonizar con éxito es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo, con implicaciones para toda la sociedad. La industria minera tiene un papel importante que desempeñar en esta transición energética y, al hacerlo, deberá colaborar con los gobiernos y las comunidades sobre cómo pueden desempeñar mejor su papel y entregar las materias primas esenciales para esa transición. A su vez, la industria minera deberá apoyar a las comunidades y garantizar una distribución equitativa de la riqueza para hacer realidad esa transición.

* Consultores en las oficinas de Londres, Stamford y Wroclaw

*** Socio senior en la oficina del sur de California

*** Socio en las oficinas de Denver

**** Socia asociada en las oficinas de Boston


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;