MUNDO REPUESTOS ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
Genneia ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOIAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
METSO CABECERACostanera ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGFERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
AOG 2022GRUPO LEIVA
PETROANDINAENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
cgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
Lakeland ENCABEZADOSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ANÁLISIS
WEF: ¿Nuclear inflexión en la descarbonización?
WEFORUM/ENERNEWS
23/05/2022

RAFAEL MARIANO GROSSI *

Mientras un equipo de expertos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) y yo nos dirigíamos a la conferencia climática COP26 de la ONU en Glasgow en noviembre pasado, la creciente crisis energética ya era evidente en las colas en las estaciones de servicio y entre conversaciones preocupadas sobre el aumento del 400% en precios del gas natural.

Por primera vez, la energía nuclear estuvo representada en la mesa de la COP y era palpable su creciente aceptación, especialmente entre los jóvenes. La nuclear había tardado mucho en llegar, ya que produce más energía con bajas emisiones de carbono que cualquier otra fuente, excepto la hidroeléctrica.

Hoy, apenas unos meses después de la COP, estamos viendo cómo las consecuencias del conflicto militar en Ucrania comienzan a convertir ese interés en acción. Los gobiernos de Bélgica a Japón han anunciado su intención de extender la vida útil de las plantas de energía nuclear, citando preocupaciones sobre la inestabilidad geopolítica. 

En todo el mundo, los líderes están preocupados por la escasez en el suministro de petróleo y gas natural, y los aumentos en los precios de la electricidad y la gasolina, lo que socava la economía y la estabilidad política de sus países.

El jefe de la Agencia Internacional de Energía (AIE) llama a esto nuestra primera crisis energética global. No hay duda de que esta crisis acelerará un cambio en nuestra infraestructura energética. Aún está por decidirse si será el carbón y el gas, o la energía nuclear, que trabajarán junto con la energía hidroeléctrica, eólica, solar y otras energías renovables para entregar electricidad ininterrumpida. 

Si, a pesar de las presiones a corto plazo, los gobiernos priorizan cambiar a precios a largo plazo más predecibles, cumplir sus objetivos climáticos y reducir los 8 millones de muertes anuales causadas por la contaminación del aire, la capacidad nuclear crecerá.

Los pronosticadores, incluidos los del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, la AIE y el OIEA, han analizado los datos que sustentan dónde estamos hoy y dónde las naciones dicen que quieren estar en las próximas décadas, y han concluido que el viaje requerirá duplicar capacidad nuclear.

Confío en que se puede hacer. Se ha hecho antes. El cuarenta por ciento de las plantas de energía nuclear en funcionamiento en la actualidad se construyeron como resultado de la última gran crisis energética y ahora, después de costos iniciales considerables, suministran parte de la electricidad más barata del mundo. 

Técnicamente, la energía nuclear tiene la ventaja de la alta densidad de energía del átomo, lo que significa que puede suministrar energía ininterrumpida a escala con una huella física y de carbono comparativamente mínima; su combustible puede almacenarse para evitar grandes fluctuaciones de precios o interrupciones en el suministro; y el tamaño físico de sus residuos es pequeño.


Más de 440 reactores nucleares en funcionamiento en todo el mundo producen una cuarta parte de su electricidad baja en carbono, y actualmente se están construyendo más de 50 reactores. Alrededor de 30 países están considerando, planificando o preparándose activamente para construir plantas de energía nuclear, considerando sus beneficios como fuentes de energía bajas en carbono confiables a largo plazo y estimuladores de la actividad económica y el empleo.

A medida que una parte significativa de la flota nuclear actual de reactores llega al final de su vida útil prevista, varios países están extendiendo con éxito su uso, ganando más tiempo para poner en línea nuevas fuentes bajas en carbono. Hemos recorrido un largo camino desde que se construyeron esos reactores en las décadas de 1970 y 1980. Es importante destacar que ahora existe una solución técnica a la pregunta central de qué hacer con los desechos nucleares. El depósito de combustible gastado de Onkalo en Finlandia nos muestra un camino a seguir, y varios otros países también están trabajando en este tipo de proyectos.

Mientras tanto, se están desarrollando innovaciones como los reactores modulares pequeños (SMR). A medida que lleguen al mercado, ofrecerán opciones a países e industrias para los cuales los reactores más grandes pueden no ser la opción correcta. Los SMR serán más rápidos y asequibles de construir, tendrán un mayor nivel de seguridad inherente debido a su diseño, ofrecerán más flexibilidad para combinarse con energías renovables variables como la solar y la eólica, y están siendo desarrollados por muchos países del mundo.

Sin embargo, hay requisitos importantes a considerar. Para que se construyan SMR y cualquier planta de energía nuclear, las condiciones regulatorias y financieras deben ser adecuadas. Aquí hay más trabajo por hacer. La industria tiene mucha experiencia sobre la que basarse y algunos países, incluido, por ejemplo, el Reino Unido, están aportando respuestas innovadoras en materia de regulación y financiación.

Onkalo de Finlandia puede ser un faro, pero más países tendrán que continuar trabajando en soluciones para los desechos nucleares existentes y futuros, tanto reciclándolos y reutilizándolos como en la construcción de repositorios. En todo el ciclo del combustible, la seguridad nuclear, la protección y la salvaguardia, áreas integrales del mandato del OIEA, son fundamentales para el futuro de la energía nuclear. Sientan su base crítica de confianza pública, que se construye a través de un alcance público honesto y consistente y la participación de las partes interesadas.

En estas áreas de importancia crucial, confío en que la comunidad internacional seguirá trabajando unida, a pesar de los desacuerdos geopolíticos más amplios. Mi confianza se basa no solo en el hecho de que el OIEA ayudará a que esto suceda, sino también porque, incluso en los últimos meses, lo he visto ocurrir.

En marzo, mientras el conflicto en Ucrania dominaba las mentes y los corazones, los estados partes se reunieron en Viena y revisaron con éxito la Convención sobre la protección física de los materiales nucleares, confirmando el compromiso mundial con la seguridad nuclear. Y todos los días veo que los países continúan trabajando en la implementación, compartiendo experiencia y ofreciendo apoyo en muchas áreas de la energía y la ciencia nucleares.

Las decisiones de hoy por parte de científicos, líderes y el público me dan esperanzas de que la crisis energética que estamos experimentando sea un catalizador para un cambio más rápido hacia un futuro energético bajo en carbono, donde la energía nuclear proporcione electricidad y apoye el cambio a una economía de hidrógeno, mientras ayuda para descarbonizar los sectores industriales y el transporte de difícil acceso. Depende de todos nosotros asegurarnos de que no desperdiciemos la oportunidad.

* Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;