IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
OLADE ENCABEZADOGenneia ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERACostanera ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
BANCO SJ ENCABEZADOcgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
Lakeland ENCABEZADOSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ESCENARIO
NYT: Litio cae y autos eléctricos son cada vez más asequibles
NY TIMES/MINING PRESS/ENERNEWS

Una caída inesperada en el precio de un material esencial para baterías, junto con otros productos básicos, es una buena noticia para los compradores. Pero los expertos no están de acuerdo sobre cuánto durarán los precios bajos

20/03/2023

JACK EWING Y CLIFFORD KRAUSS

El litio, el ingrediente común en casi todas las baterías de los autos eléctricos, se ha vuelto tan preciado que a menudo se le llama oro blanco. Pero algo sorprendente sucedió recientemente: el precio del metal cayó, lo que ayudó a que los vehículos eléctricos fueran más asequibles.

Desde enero, el precio del litio ha caído casi un 20%, según Benchmark Minerals, incluso cuando las ventas de vehículos eléctricos se han disparado. El cobalto, otro material importante para las baterías, se ha reducido a más de la mitad. 

El cobre, esencial para los motores eléctricos y las baterías, se ha reducido en un 18%, a pesar de que las minas estadounidenses y los países ricos en cobre como Perú están luchando por aumentar la producción.

Los movimientos bruscos han confundido a muchos analistas que predijeron que los precios se mantendrían altos, o incluso subirían más, lo que desaceleraría la transición hacia formas de transporte más limpias, un componente esencial de los esfuerzos para limitar el cambio climático.

En cambio, la caída de los precios de las materias primas ha facilitado que los fabricantes de automóviles reduzcan los precios de los vehículos eléctricos. Este mes, Tesla redujo los precios de sus dos autos más caros, el sedán Model S y el vehículo utilitario deportivo Model X, en miles de dólares.

Eso siguió a los recortes en enero de Tesla a su Model 3 y Model Y, que son más asequibles, y de Ford Motor a su Mustang Mach-E. El precio promedio de un vehículo eléctrico en Estados Unidos cayó US$ 1.000 en febrero en comparación con enero, según Kelley Blue Book.

“Para los vehículos eléctricos, el principal obstáculo es el costo”, dijo Kang Sun, director ejecutivo de Amprius Technologies, un fabricante de baterías que este mes anunció planes para una fábrica en Colorado. La caída del precio del litio, dijo, "va a promover las ventas de vehículos eléctricos".

Sun cree que los precios podrían caer mucho más porque la demanda del metal no ha aumentado tan rápido como esperaban algunos en la industria.

Como con cualquier materia prima, existe una amplia gama de opiniones sobre qué ha causado la reciente caída de los precios y sobre cuánto costará el litio en los próximos meses y años.

Algunos analistas dijeron que la caída del precio del litio se debió a factores a corto plazo, como la desaceleración del crecimiento de las ventas en Europa y China después de que expiraron los subsidios para la compra de automóviles eléctricos. 

Pero otros expertos de la industria dijeron que la caída sugería que las nuevas minas y plantas de procesamiento estaban resolviendo el problema del litio antes de lo que muchos analistas pensaban que era posible.

Incluso después de caer tanto, los precios del litio siguen siendo tan altos que extraer y procesar el metal es un negocio inusualmente rentable. El metal, especialmente adecuado para las baterías debido a su capacidad para almacenar energía, cuesta alrededor de US$ 5.000 a US$ 8.000 por tonelada para producir. 

Se vende por 10 veces esa cantidad, según Mobility Impact Partners, una firma de capital privado con sede en Nueva York que invierte en la industria de vehículos eléctricos, entre otras áreas.

Dados esos amplios márgenes de ganancia, los inversionistas y los bancos están ansiosos por invertir o prestar para proyectos de minería y procesamiento. El gobierno federal está otorgando subvenciones por valor de decenas de millones de dólares a los buscadores y procesadores de litio.

“No se pueden tener márgenes de beneficio 10 veces superiores a lo que cuesta extraer”, dijo Shweta Natarajan, socia de Mobility Impact que analizó el mercado del litio. “Ya verás que baja”.

“Es muy fácil conseguir financiamiento. No hay razón para pensar que no se abrirían nuevos proyectos para cubrir la escasez”, agregó Natarajan.

Pero otros, incluidos los miembros de la administración de Biden, tienen menos confianza. El suministro de litio debe multiplicarse por 42 para 2050 para respaldar una transición hacia la energía limpia, dijo José W. Fernández, subsecretario de crecimiento económico, energía y medio ambiente del Departamento de Estado.

“Tenemos que encontrar fuentes adicionales de suministro porque 42 veces es mucho. En este momento, no tenemos suficiente”, dijo. 

Hay mucho litio en el mundo. Pero no se consideró muy valioso hasta que las ventas de vehículos eléctricos comenzaron a despegar en los últimos años. A medida que la demanda se disparó, la industria se apresuró a abrir nuevas minas y las refinerías aumentaron su capacidad para procesar el mineral.

“La minería no es lo que está impulsando los costos”, dijo Bold Baatar, director ejecutivo de la unidad de producción de cobre del gigante minero Rio Tinto. “Es la disponibilidad de las instalaciones de procesamiento”.

La mayoría de las refinerías de litio están en China y pocos gerentes e ingenieros fuera de ese país saben cómo construir plantas de procesamiento. El casi monopolio de Beijing sobre un recurso esencial alarmó a la administración Biden, que ha asignado miles de millones de dólares para alentar a las empresas a desarrollar minas y refinerías de litio en los Estados Unidos o en países con los que comparte estrechos vínculos políticos y económicos.

Los suministros de litio y otros materiales críticos son un problema de seguridad nacional, dijo Fernández. El año pasado, la administración estableció la Asociación de Seguridad de Minerales, dijo, un grupo que incluye a la Unión Europea y 12 naciones industrializadas, incluidas Australia, Japón y Gran Bretaña, para localizar oportunidades y financiamiento minero, y para promover el reciclaje.

El Departamento de Energía está distribuyendo US$ 3.000 millones en subvenciones para crear una cadena de suministro de baterías domésticas. Además, la Ley de Reducción de la Inflación, que Biden promulgó el año pasado, otorga créditos fiscales para la producción de baterías.

American Battery Technology recibió una subvención del Departamento de Energía para ayudarla a construir una refinería de litio y una instalación de reciclaje de baterías en Nevada. La empresa también está desarrollando una mina de litio en el estado.

Ryan Melsert, director ejecutivo de American Battery Technology, atribuyó la reciente caída de los precios del litio a factores temporales como una desaceleración estacional en las ventas de vehículos eléctricos en China. “Esperamos ver precios muy altos en el futuro previsible”, dijo Melsert.

Vivek Chidambaram, director gerente sénior de estrategia de Accenture, también espera que el declive sea efímero. Los precios del litio han caído porque las ventas de vehículos eléctricos, aunque siguen siendo dinámicas, no están creciendo tan rápido como esperaban los fabricantes de automóviles, dijo. Eso ha llevado a los proveedores a producir más de lo necesario.

“Hubo un tiempo en que la gente creía que los vehículos eléctricos crecerían muy rápidamente”, dijo Chidambaram. “Entonces la realidad de lo rápido que estaban creciendo los alcanzó”. Él espera que los precios del litio fluctúen durante los próximos años.

Los fabricantes de automóviles, temerosos de la escasez de litio y el aumento de los precios, han tomado medidas para garantizar un suministro constante. Han firmado contratos con proveedores de litio que les obligan a comprar ciertas cantidades del metal. En algunos casos, los fabricantes de automóviles se están involucrando más directamente en el negocio del litio. Tesla dijo este mes que construiría una planta de procesamiento de litio cerca de Corpus Christi, Texas.

General Motors dijo en enero que invertiría US$ 650 millones en Lithium Americas, que está desarrollando una mina en Nevada conocida como Thacker Pass. El acuerdo convierte a GM en el mayor cliente y accionista de Lithium Americas.

Esas inversiones podrían resultar en pérdidas de dinero si el precio del litio continúa cayendo, advirtieron los analistas.

También existe el riesgo de que las mejoras en la tecnología de las baterías puedan afectar la demanda de litio de formas inesperadas.

Las baterías de estado sólido que están desarrollando varias empresas requerirían incluso más litio que las baterías que se utilizan actualmente, lo que aumentaría la demanda. Pero esas baterías probablemente no aparecerán en los vehículos producidos en masa durante varios años. Otros avances en las técnicas de producción y la química permitirían que las baterías fueran más pequeñas y livianas sin sacrificar el rendimiento, reduciendo la necesidad de litio.

La tecnología cambiante ya ha llegado al cobalto. El precio de ese metal se desplomó en parte debido a la creciente popularidad de las baterías fabricadas sin cobalto a partir de litio, hierro y fosfato, una combinación conocida como acumulación de LFP por parte de un importante proveedor de cobalto que también puede haber afectado los precios, dicen los analistas.

Las baterías LFP son más pesadas que las baterías hechas con cobalto, pero son significativamente menos costosas y duran más. Y las baterías LFP no vienen con la contaminación asociada con el cobalto, la mayoría del cual proviene de la República Democrática del Congo, donde las operaciones mineras son conocidas por el trabajo infantil y las pésimas condiciones laborales.

Ford Motor dijo en febrero que gastaría US$ 3.500 millones para construir una planta en Michigan para producir baterías LFP utilizando tecnología de Contemporary Amperex Technology, o CATL, una empresa china que es el fabricante de baterías más grande del mundo.

Ninguna tecnología en el horizonte eliminaría el litio de las baterías de automóviles producidas en masa. Por esa razón, pocos analistas pronostican que el precio del litio caerá tan bajo como lo hizo en 2020, cuando cayó por debajo de los US$ 10 por kilogramo.

"Incluso cuando el precio baja de sus niveles elevados. Todavía hay un margen de beneficio muy saludable", completó Natarajan de Mobility Impact Partners.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;