PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERA
WEGTGN
SECURITAS ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
SAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
Lakeland ENCABEZADO
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC LOGOMurchison ENCABEZADO
ZONDA encabezadoJMB Ingenieria Ambiental - R
HIDROAR ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
ANÁLISIS
Pensado y Casadidio: Contrato Social, base de minería moderna y sostenible
MINING PRESS

El análisis de la sociologa y el geólogo integrantes de la Red de Académicos por una Minería Sustentable

07/10/2020

Natalia Casadidio y Guillermo Pensado*

(Especial para Mining Press) Se entiende por contrato al acuerdo verbal o escrito entre dos partes donde cada una obtendrá beneficios a cambio de un intercambio de bienes o intereses particulares. No hay contrato, o no debe haber, si no hay beneficios para ambas partes. Beneficios que implican derechos y obligaciones para cada una de las partes.

Contrato social es aquel acuerdo que suma entre los beneficios logrados aquellos intereses sociales de una comunidad, como pueden ser el desarrollo económico, la generación de empleo, el ascenso social y el cuidado del medio ambiente. Es plausible considerar entonces al “contrato social” como el evolución o maduración de la “licencia social”, donde el simple permiso unilateral de la sociedad se transforma en una relación dialógica basada en la confianza y legitimidad que una comunidad tiene con una empresa en un determinado territorio.

Ese contrato social debe estar amparado y tutelado por el Estado, el cual incluye a ambas partes y debe preservar que los intereses generales para el desarrollo sostenible se cumplan.

Cuando una empresa se establece en un territorio se encontrará con intereses, valores, tradiciones, símbolos, creencias, modos de comportamiento y representaciones que componen un sentimiento de pertenencia de la población local hacia el lugar.

Entre los intereses y valores se encuentran la posibilidad de desarrollo social y económico equitativo en su lugar, evitando la explotación laboral o migración de nuevas generaciones que no encuentran lugar por las limitaciones de las economías tradicionales. También es un interés primordial preservar el ambiente de su lugar, incluyendo el cuidado de aguas superficiales o subterráneas, los suelos y el aire; además del acceso a servicios de agua potable y cloacales que mejoren su calidad de vida.

El enfoque relacional para alcanzar un contrato social debe basarse en los principios de igualdad, no discriminación, participación y transparencia de ambas partes, tanto de la comunidad como de la empresa. Los intereses deben ser claros y transparentes para alcanzar un acuerdo que satisfaga las partes, y donde cada uno se comprometa a cumplir ese contrato mientras los objetivos del acuerdo se cumplan. Existiendo siempre la posibilidad de una renegociación del contrato, en común acuerdo, para adaptarlo a las realidades prácticas de su aplicación en el tiempo.

El Contrato Social en la Industria Minera

El desarrollo industrial en los últimos 200 años representa el mayor salto social de la humanidad en sus casi 15.000 años de historia. En ese período se vieron los mayores logros en los parámetros sociales como calidad de vida o disminución de la pobreza. Por ejemplo, a principios del 1800 la expectativa de vida mundial estaba por debajo de los 40 años y la pobreza extrema rondaba el 90% de la población. Hoy día la expectativa de vida mundial supera los 70 años, no existiendo país alguno con expectativas de vida por debajo de los 50 años; mientras la pobreza extrema bajo al 10% (se espera baje más en las próximas décadas).

Claramente los parámetros no crecieron en forma equitativa en todo el mundo, siendo considerablemente mejores en aquellos países industrializados con mayor generación de producto bruto por habitante (PBG per cápita).

La industria minera, y particularmente la minería metalífera, fue la base del desarrollo industrial proveyendo la materia prima necesaria para la construcción de motores a vapor, trenes, automóviles, barcos o aviones. La producción minera a gran escala permitió el crecimiento tecnológico exponencial de los últimos 70 años al poder cubrir la fuerte demanda de metales con precios accesibles. Esto dio acceso social masivo a avances tecnológicos como, por ejemplo, los teléfonos inteligentes que todos usamos en la actualidad, ayudando a una comunicación y acceso a la información igualitaria.

La minería, además de ser la “madre” de industrias, tiene particularidades que la diferencia de otras industrias. Para transformar y dar valor agregado a las rocas convirtiéndolas en un producto comercial, sea roca o metal, primero debe descubrirlo. Y para ello debe ir hasta las regiones con potencialidad geológica para explorar y encontrar, por ejemplo, metales como cobre, plomo u oro. De ahí que no puede instalarse en los parques industriales de las grandes urbes o próxima a zonas con infraestructura como puertos, debiendo ir a regiones muchas veces con poco desarrollo social y economías tradicionales no industriales.

La llegada de la industria minera en ciertas comunidades, más allá de la potencialidad de desarrollo social y económico que representa para las economías regionales, es por ende “disruptiva”; y muchas veces hasta considerada una amenaza a los usos y costumbres locales.

Es importante que las empresas mineras inicien relaciones horizontales de mutuo aprendizaje, conducentes a construcciones participativas para alcanzar una relación donde ambas partes, comunidad y empresas, ganen (win-win). La comunidad maximizando el desarrollo social y económico que les permita visionar un futuro de ascenso social para ellos y las futuras generaciones, sin por ello afectar el medio ambiente. La empresa produciendo metales o materiales para el desarrollo industrial mundial, generando así trabajo genuino y oportunidades a las comunidades involucradas con cuidado del medio ambiente. Así ambas partes sabrán que ese contrato puede mantenerse vigente mientras las partes cumplan con sus compromisos y obligaciones con el desarrollo sostenible regional.

El contrato social se avizora como la herramienta fundamental para el desarrollo de una industria minera moderna basada en los principios del desarrollo sostenible.

*Red de Académicos por una Minería Sustentable

 


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;