IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
Genneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
POLÍTICA, MINERÍA Y ENERGÍA
Petro no quiere petróleo y carbón, sí sus regalías
DIARIOS/MINING PRESS/ENERNEWS
04/10/2022

Los gremios del sector minero-energético (Asociación Colombiana de Minería (ACM) y la Asociación Colombiana del Petróleo y Gas (ACP), estiman que con la reforma tributaria la producción de petróleo en el país tendría una fuerte caída al tiempo que se perderían 200.000 empleos.

Los dos gremios, en representación de las empresas del sector, como grandes contribuyentes del Estado colombiano, emitieron, según informó Valora Analitik, los siguientes efectos que tendría la tributaria en las finanzas públicas y crecimiento económico del país:

+ El sector minero-energético ya realiza aportes adicionales en épocas de precios altos de los commodities

De hecho, el sector minero-energético (minería e hidrocarburos) es uno de los grandes contribuyentes de la Nación, su aporte en 2022 se estima en $72,7 billones.

Para 2023 este aporte alcanzaría los $90 billones, sin la entrada en vigencia de la reforma. Cabe señalar que, de estos recursos, una parte importante están ligados a obligaciones contractuales por precios altos del carbón y petróleo.

+  Advertimos sobre el riesgo que conlleva elevar aún más la carga tributaria para el sector minero-energético

Así como las consecuencias que esto tendría para atraer las inversiones que el país necesita actualmente, dado que Colombia tiene una de las mayores cargas tributarias de la región (la tercera en hidrocarburos y la más alta en minería) y la reforma tributaria implicaría un incremento del Government take de entre un 20% y 22%.

+  La pérdida de inversión pone en riesgo la viabilidad de proyectos hidrocarburíferos y de minerales claves para la transición y la seguridad energética

En el caso de la industria del petróleo y gas, ante la pérdida de competitividad, la producción futura de petróleo podría caer entre 50 y 70 mil barriles diarios, y por ende caería también el recaudo tributario (33 billones de pesos entre 2023 – 2032), generando un efecto contrario al propósito de la reforma.

+ La pérdida de inversión tendría repercusiones para las regiones con presencia del sector de hidrocarburos, pues los proyectos que sean inviables se traducen en pérdida de empleos (hasta 20.000 vacantes directas)

Además, se vería afectada la contratación de bienes y servicios, rubro que para el 2021 ascendió a más de $29 billones en su mayoría en municipios mineros y petroleros.

En ese mismo sentido, se afectarían nuevos recursos de inversión social y ambiental de las empresas que operan en estas zonas (en 2021 la inversión ascendió a más de 537 mil millones en municipios de incidencia minero-hidrocarburífera).

Lo anterior evidencia que las decisiones que se adopten deben considerar la importancia de este sector en las dinámicas socioeconómicas de las regiones y sus comunidades.

+ Si bien hay un avance en la decisión de mantener las regalías deducibles de la base del Impuesto a la Renta (teniendo en cuenta que se trata de una decisión técnica, acorde con las normas contables, con la jurisprudencia y con las prácticas de los demás países mineros)

De acuerdo con la ACM y ACP, la nueva propuesta del Gobierno reemplaza esta deducibilidad por la sobretasa en el impuesto a la renta de cinco puntos, lo que hace que aumente la carga tributaria del sector.

+ Insistimos en la necesidad de eliminar el impuesto a las exportaciones de petróleo y carbón

El cual, además de ser antitécnico, castiga las exportaciones de un sector que representa el 56% de exportaciones totales del país, aumentando el riesgo de generar desequilibrio en la Balanza de Pagos de Colombia y sus implicaciones en el costo del dólar e inflación, las cuales impactan el bolsillo de todos los colombianos.

+ Los gremios del sector minero-energético hicieron un llamado respetuoso al Gobierno de Colombia y al Congreso de la República

Esto con el fin de considerar ajustes frente a la sobretasa al impuesto a la renta y la eliminación del impuesto a las exportaciones, considerando su inconveniencia técnica, normativa y constitucional.

+ La sobretasa

Para las agremiaciones, la sobretasa que se plantee para el sector minero-energético esté acorde con la carga impositiva de la región, aplique a partir de precios altos y de manera escalonada.

Además, se considere como un reemplazo a las propuestas de no deducir las regalías y de imponer un impuesto a las exportaciones, de manera que el sector pueda asegurar su viabilidad y, en consecuencia, pueda continuar aportando importantes recursos a las finanzas de la Nación y las regiones.


PETRO NO QUIERE PETRÓLEO Y CARBÓN, SÍ SUS REGALÍAS
Como un “veneno” ha calificado en varias oportunidades el presidente Gustavo Petro al petróleo y el carbón, y por eso, ha manifestado abiertamente estar en contra de su producción el país. “¿Qué es más venenoso para la humanidad, la cocaína, el carbón o el petróleo?”, se preguntó durante la pasada Asamblea General de la ONU.

Pero al mismo tiempo, desde varias entidades resaltan la gran importancia que tienen las regalías que pagan las empresas por la producción de hidrocarburos y minerales en las finanzas de los departamentos y municipios. Incluso, hasta han propuesto usarlas para financiar algunos planes del Gobierno.

Ayer (4/10) el gobierno radicó el presupuesto de regalías para el bienio 2023-2024, el cual alcanza los 31,3 billones de pesos, el más alto desde 2012. Estos recursos, en su mayoría, son entregados a los departamentos y municipios para que hagan inversiones en educación básica, salud, agua potable y alcantarillado, entre otros proyectos que beneficien a los colombianos, según informó Semana.

Del total de este dinero, el 72 % proviene de la producción de petróleo y gas (22,6 billones de pesos) y el 23 % de la minería (7,2 billones de pesos), aunque también pagan regalías el níquel y los metales preciosos como el oro, la producción de carbón es la que más recursos aporta.

Es bastante contradictorio repetir una y otra vez que en Colombia se “no va haber más exploración y explotación de hidrocarburos” -como lo dijo hace unos días la viceministra de Energía, Belizza Ruiz-, y al mismo tiempo, hacer “cuentas alegres” con el dinero de aporta este sector y la minería.

Además, se debe tener en cuenta que, si no hay producción de petróleo y carbón (los que más regalías aportan), tampoco habrá regalías para repartir en un futuro. Hasta el momento, el nuevo gobierno no ha sido claro en decir cómo reemplazará estos recursos, que se suman a los billones de pesos que aportarán estos sectores en impuestos y otros rubros este año.


PETRÓLEO Y CARBÓN NO, ¿PERO REGALÍAS SÍ?
El presidente (e) de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Andrés Bitar, destacó que entre 2004 y 2022, el sector de hidrocarburos le ha entregado a la nación 104 billones de pesos por concepto de regalías.

“La reforma tributaria que se acaba de presentar el gobierno del presidente Gustavo Petro busca recaudar 25 billones de pesos, son cuatro reformas tributarias las que han salido de las regalías que aporta el sector minero energético”, dijo.

Además, Andrés Bitar les hizo un llamado a los gobernadores y alcaldes para que estos recursos de las regalías sean bien ejecutados y así las comunidades “puedan ver lo que genera el sector de hidrocarburos”.

“Los recursos que reporta el sistema de regalías pueden ser la fuente que utilice el Gobierno para acelerar la transición energética. De aquí, del sector de hidrocarburos es de donde sale la plata para la transición energética”, agregó.


REGALÍAS PARA MI CASA YA
Aunque no se quiera ni al petróleo ni al carbón, la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, aseguró en días pasados que se está estudiando la posibilidad de destinar recursos de las regalías para subsidiar la compra de vivienda en el país como parte del programa Mi Casa Ya.

“Los alcaldes y gobernadores de la Amazonia y Orinoquia nos señalan las dificultades y niveles de pobreza de sus comunidades. Nos piden que incluyamos en el Plan Nacional de Desarrollo la oportunidad de hacer concurrencia con regalías”, agregó la ministra.

Recientemente, el Ministerio de Vivienda también anunció que los recursos del programa Mi Casa Ya, previstos para 2022, ya fueron comprometidos en su totalidad. Este año se entregaron 65.000 subsidios, una disminución del 3 % frente a los 67.000 que se entregaron el año pasado.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;