IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
AOG ENCABEZADOGenneia ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERACostanera ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
GIF MOODJMB Ingenieria Ambiental - R
cgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
Lakeland ENCABEZADOSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ECONOMÍA Y AMBIENTE
FMI I: Cambio climático y seguridad energética, dos caras de la misma moneda
ENERNEWS/ MINING PRESS

El organismo considera a Europa doblemente afectada, los riesgos pueden dar lugar a grandes pérdidas económicas. Medidas fiscales y necesidad de inversión

 

13/09/2022

ANAHÍ ABELEDO

Las tensiones geopolíticas son un claro recordatorio de que la seguridad energética sigue siendo un desafío crítico para el mundo y en estos días especialmente para Europa donde los países Bálticos son los más afectados de esa región.  Conocer lo que ocurre en Europa y cómo impactan las medidas que se toman es buen ejercicio para comprender el problema global. Las políticas y reformas estructurales encaminadas a reducir la dependencia de los combustibles fósiles no solo ofrecen una reducción significativa de las emisiones de CO2, sino que ayudan a mejorar la seguridad del suministro de energía. Para el FMI, "si bien parece un dilema, fortalecer la seguridad energética y abordar el cambio climático son las dos caras de la misma moneda". Los riesgos del cambio climático pueden originar grandes pérdidas económicas, tanto en la producción como en el comercio; no todas las medidas fiscales que se están tomando apuntan al Net Zero. Cuáles son las mejores. 

Un reciente documento del organismo hace un balance de las políticas y reformas que los países están implementando para mitigar y adaptarse al cambio climático. Mientras tanto, los subsidios a la energía en Europa continúan distorsionando los incentivos económicos y contribuyendo a la degradación ambiental. 

Dentro de Europa, la cuenca del Mar Báltico es particularmente vulnerable a los efectos del calentamiento provocado por el cambio climático. La tendencia de calentamiento anual para los países bálticos ha sido de aproximadamente 0,10 °C por década, que es el doble del promedio mundial de 0,05 °C por década. 

Durante el próximo siglo, el aumento proyectado de la temperatura superficial media anual se mantendrá significativamente por encima del promedio mundial en todos los diferentes escenarios y alcanzará un nivel tan alto como 4,3°C. 

Aunque el calentamiento global inicialmente puede dar un impulso ala actividad económica en el hemisferio norte, una mayor volatilidad en las condiciones climáticas y un aumento proyectado de hasta un 75 % en las precipitaciones durante el invierno en el Báltico traerá importantes riesgos a la baja. 

Estos desarrollos adversos afectarán la biodiversidad, la producción de alimentos, infraestructura y otras actividades económicas sensibles al clima, como el transporte y el turismo. 

La invasión de Rusia a Ucrania ha desestabilizado los mercados mundiales de energía e interrumpido el flujo de petróleo que aumentó de un promedio de US$ 68 por barril en 2021 a un máximo de US$124 en 2022, mientras que el precio del gas natural en Europa saltó a un récord de 345 € por megavatio-hora, que es equivalente a US$600 por barril  de petróleo.

Cambiar la matriz energética y mejorar la eficiencia energética podría traer un importante reducción de las emisiones de CO2 y fortalecer la seguridad energética.

Las políticas y reformas encaminadas a pasar de los hidrocarburos a fuentes alternativas de energía y aumentar la eficiencia energética en la distribución y el consumo son clave para mitigar el cambio climático, reducir la dependencia energética y minimizar la exposición a la volatilidad de los precios de la energía. 

Con este fin, la tributación ambiental, incluido un impuesto al carbono y “feebates” sobre los combustibles fósiles, podría promover la transición hacia fuentes de energía con bajas emisiones de carbono y generar ingresos fiscales adicionales, lo que puede proporcionar financiación adecuada para compensar a los hogares más vulnerables e invertir en resiliencia estructural.

CAMBIO CLIMÁTICO Y ECONOMÍA, LOS RIESGOS Y SU IMPACTO
El FMI divide los riesgos climáticos en dos categorías: riesgos físicos y riesgos de transición, que también podrían tener efectos de contagio transfronterizos. 

+ 1 - Los riesgos físicos del cambio climático se relacionan con los daños causados ​​por eventos meteorológicos actuales, como huracanes, olas de calor, sequías o inundaciones, que se prevé que aumenten en frecuencia e intensidad, y cambios climáticos a largo plazo, como el calentamiento global y al aumento del nivel del mar. 

Los cambios extremos en las condiciones climáticas podrían reducir significativamente la productividad de las áreas costeras y las tierras agrícolas debido a un aumento en el nivel del mar y cambios en los patrones de precipitación, respectivamente. 

Esto puede dar lugar a importantes pérdidas económicas y financieras debido a daños potencialmente graves en el flujo de ingresos y la cartera de activos de los hogares, las empresas no financieras, los bancos y las aseguradoras .

Los riesgos físicos del cambio climático también pueden tener un impacto significativo en la posición fiscal y la sostenibilidad de la deuda, con repercusiones negativas en toda la economía.

+ 2 - Los riesgos de transición del cambio climático emanan de los esfuerzos para construir una economía verde. Se materializan cuando los cambios en la tecnología, los estándares, los impuestos y otras políticas convierten los activos intensivos en carbono en activos varados y amplifican las pérdidas a través de la interconexión financiera.

Existe un riesgo de responsabilidad adicional, que se refiere a la de las partes afectadas negativamente por el cambio climático y sus políticas asociadas. Capturan las incertidumbres relacionadas con el momento y la velocidad del ajuste a una economía baja en carbono. 

Avanzar hacia una economía más verde es el objetivo beneficioso, genera importantes necesidades de financiación y se traduce en cambios estructurales.

La propagación transfronteriza de los riesgos climáticos se produce a través del comercio internacional y los vínculos de la cadena de suministro, así como los cambios en las normas, los impuestos y otras políticas en los socios comerciales.

Este impacto macroeconómico a largo plazo de las anomalías climáticas es desigual entre países y que el crecimiento económico responde de manera no lineal a la temperatura.

El mar Báltico es una 'máquina del tiempo' sobre el cambio climático
El mar Báltico es una máquina del tiempo anticipada para testear el cambio climático

Existe una heterogeneidad considerable en la vulnerabilidad al cambio climático entre los países europeos. Como se muestra en algunos países de Europa tienen casi el doble de las emisiones de CO2 representan más del 80 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en Europa.

Mientras que la intensidad energética mide la cantidad de energía requerida por unidad de producción a nivel agregado, la eficiencia energética mide la cantidad de energía utilizada a nivel desagregado en actividades individuales. 

Además, hay una relación significativa entre la vulnerabilidad al cambio climático y la resiliencia. 

Países con mayor vulnerabilidad también tienden a ser menos resilientes al cambio climático, según índice ND-GAIN.

Mientras tanto, la evolución de las emisiones de CO2 muestra el mayor progreso de Europa en relación con el resto del mundo pero todavía no es consistente con el camino hacia cero emisiones netas para 2050. 

Esto es en gran parte debido a la dependencia de Europa de los hidrocarburos como fuente principal de energía, incluso a medida que la proporción de energía no derivada de los hidrocarburos sigue aumentando en todo el continente. 

Una consideración importante con la combinación energética es la gran dependencia de las importaciones, que representan más del 60 % de todas las formas de energía y hasta el 90 % en el caso del gas natural. 

En este contexto, la eficiencia energética es un factor crítico para reducir las emisiones de CO2 y las importaciones de energía. Europa ha logrado un progreso significativo, incluso más que el resto del mundo, en eficiencia energética y logró reducir la cantidad de energía utilizada para producir una unidad de PIB en un 46,4 % durante las últimas cuatro décadas. 

MITIGACIÓN Y SUBSIDIOS, DESAFÍO FISCAL
Los países europeos todavía tienen amplias oportunidades para reducir las emisiones de CO2 a través de políticas y reformas de base amplia. En particular, hay tres áreas clave en las que iniciativas más ambiciosas e integrales podrían hacer una contribución significativa hacia las emisiones netas cero en toda Europa: 

+ 1 - Eliminar los subsidios a la energía que distorsionan 

+ 2 - La introducción de un impuesto al carbono y tarifas sobre productos de alta emisión combinados con descuentos sobre productos de baja emisión

+ 3 -  Mejorar la eficiencia energética y descarbonizar el sector energético.

Los subsidios a los combustibles fósiles y la electricidad ascienden a montos significativos en algunos países de Europa, pero existe una variación considerable en el tamaño y los tipos de subsidios a la energía. Los subsidios a los combustibles fósiles son mayores en países ricos en materias primas, como Rusia, mientras que los subsidios a la electricidad son más frecuentes en el resto del continente.

El uso generalizado de subsidios a la energía socava la sostenibilidad fiscal, desvía recursos de áreas más productivas (como la educación y salud), beneficia a los ricos más que a los pobres y desalienta las mejoras de eficiencia en el sector energético. 

En consecuencia, los subsidios a la energía se han convertido en una carga distorsionadora para el crecimiento económico a largo plazo y el medio ambiente debido al consumo excesivo. 

Por otro lado, un precio más eficiente de la energía reduciría las emisiones de CO2 en más de un tercio en relación con el nivel de referencia, mantendría el calentamiento global por debajo de 1,5 °C, generaría ingresos adicionales y mejoraría la calidad ambiental.

Las medidas de política fiscal, incluido un impuesto al carbono sobre los combustibles fósiles, son la herramienta más eficiente para la mitigación del cambio climático. 

Incluso un precio modesto del carbono puede ayudar a movilizar la inversión en fuentes de energía distintas de los hidrocarburos, fomentar una mayor eficiencia energética y, por lo tanto, inducir una reducción significativa de las emisiones de CO2. 

Por el contrario, imponer un impuesto sobre las emisiones de CO2 transmite una poderosa señal en toda la economía. Los bienes y servicios intensivos en carbono se volverían más caros y reequilibrarían los patrones de consumo hacia opciones bajas en carbono. 

Black y otros (2021) proponen una gama de impuestos al carbono para mercados emergentes avanzados de altos ingresos y mercados emergentes de bajos ingresos: $75, $50 y $25 por tonelada métrica de emisiones de CO2.

Estos efectos macrofiscales variarán de un país a otro según la matriz energética inicial y los vínculos ascendentes en el sector energético. Por ejemplo, a US$50 por tonelada métrica de emisiones de CO2, un impuesto al carbono generaría ingresos adicionales del 0,64 % del PIB en Letonia y del 0,75 % del PIB en Lituania y hasta del 1,03 % del PIB en el caso de Estonia. 

El impacto en el crecimiento económico, por otro lado, parece ser moderado (-0,4 puntos porcentuales para Lituania, -0,35 para Letonia y -0,6 para Estonia) y pequeño, suponiendo que los ingresos adicionales se reciclen en la economía a través de impuestos más bajos o más altos. gasto de inversión (-0,1 puntos porcentuales en Lituania y Letonia y -0,2 puntos porcentuales en Estonia). 

Además, las políticas compensatorias diseñadas para reciclar los ingresos adicionales mediante la reducción de otros impuestos y el aumento de las transferencias de efectivo específicas y la inversión pública pueden aliviar los efectos adversos sobre el ingreso disponible de los hogares.

La descarbonización debe comenzar en el sector energético, que es responsable de alrededor del 80 % de las emisiones de CO2 en Europa. Si bien la cantidad de energía utilizada para producir una unidad de PIB disminuyó en un 55,4 % en todo el mundo durante las últimas cuatro décadas gracias a procesos de producción más eficientes desde el punto de vista energético y una mayor eficiencia energética de los bienes y servicios de consumo, mejorar la eficiencia energética sigue siendo uno de los aspectos más importantes. factores importantes para reducir las emisiones de CO2 y fortalecer la seguridad energética.

ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO
Los países europeos deben incorporar la adaptación al cambio climático en los planes de desarrollo para ser más resilientes. Los riesgos a largo plazo asociados con el cambio climático no pueden eliminarse por completo, lo que significa que el gobierno debe tomar medidas decisivas para fortalecer la resiliencia física, financiera, institucional y social. 

Se han introducido una variedad de medidas de adaptación para mejorar la resiliencia al cambio climático, pero aún existen brechas significativas que mantienen a la región vulnerable a las amenazas asociadas con el cambio climático. 

Mejorar la resiliencia estructural requiere infraestructura y otras inversiones previas para limitar el impacto de los desastres, incluidas medidas políticas "duras" (p. ej., mejorar la infraestructura pública) y medidas "blandas" (p. ej., desarrollar sistemas de alerta temprana y fortalecer los códigos de zonificación y construcción) ; desarrollar resiliencia financiera implica crear amortiguadores fiscales y utilizar instrumentos financieros preestablecidos para proteger la sostenibilidad fiscal y administrar los costos de recuperación; y la resiliencia social y post-desastre requiere planificación de contingencia e inversiones relacionadas que aseguren una respuesta rápida a un desastre. 

La adaptación al cambio climático tiene costos fiscales iniciales, pero invertir en resiliencia estructural generaría beneficios a largo plazo. Aunque la adaptación al cambio climático tiene costos iniciales significativos, la falta de acción en el frente climático tendría un costo aún mayor para futuras generaciones.

Además, invertir en infraestructura resiliente al clima reduciría los daños causados ​​por los desastres naturales y aumentaría los rendimientos esperados de la inversión y la producción privadas.

Cada vez se reconoce más que el cambio climático está causando la pérdida de biodiversidad en todo el mundo, mientras que la naturaleza tiene un papel fundamental en la mitigación y adaptación al cambio climático (IPBES, 2019). 

En vista de estas interrelaciones, las soluciones basadas en la naturaleza, diseñadas para proteger, gestionar de forma sostenible y restaurar los ecosistemas naturales, pueden volverse muy eficaces para proporcionar bienestar económico y mayores beneficios para la biodiversidad. 

En particular, las soluciones basadas en la naturaleza se pueden aplicar para abordar una variedad de riesgos climáticos, incluidos los peligros costeros, las inundaciones y la erosión del suelo, y el aumento de las temperaturas y la sequía. 

Otra ventaja importante de las soluciones basadas en la naturaleza para la adaptación es el costo, que tiende a ser significativamente menor que el de la infraestructura tradicional para abordar las amenazas climáticas y genera importantes beneficios económicos y sociales.

Paises Balticos | Blogitravel | Viajes y Turismo| Información Destinos,  Hoteles, Vuelos, Rutas, Consejos

En este contexto, la financiación verde podría proporcionar recursos valiosos para proyectos de inversión sostenibles. El mercado de deuda vinculado a la sostenibilidad alcanzó los US$2,5 billones con una nueva emisión neta de US$660 mil millones en 2020. 

El componente más importante de este mercado en términos de tamaño e impacto ambiental son los bonos verdes que se utilizan para financiar proyectos que facilitan la adaptación al cambio climático y mitigación.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;