IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
Genneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ANÁLISIS
Guadagni: El descuido de nuestra casa común
CLARÍN/ENERNEWS
13/04/2022

ALIETO ALDO GUADAGNI * 

Aumentan las evidencias que relacionan el cambio climático con olas de calor más probables e intensas. Para evitar un cambio climático catastrófico, el aumento de la temperatura global debe mantenerse en un máximo de 1,5 C por encima de los niveles preindustriales, pero las probabilidades de un mayor calentamiento global van en aumento., esto significa que el planeta va camino de un peligroso sobrecalentamiento, con repercusiones alarmantes para las generaciones actuales y futuras.

Consideremos ocho hechos ocurridos que permitirán una visión amplia de lo que hemos venido haciendo en nuestra Casa Común. Por cada habitante que poblaba la Tierra en la época del emperador Nerón hoy somos 40 (200 y 8000 millones de habitantes), En la próxima década seremos por lo menos 800 millones más. El PBI mundial se multiplicó 19 veces en el siglo XX. En lo que va de este siglo hemos más que duplicado el PBI mundial, es decir la producción de bienes y servicios. El PBI en el siglo XX es mayor al PBI acumulado desde el inicio de los tiempos hasta fines del siglo XIX.

Las emisiones contaminantes de CO2 originadas por el consumo de las energías fósiles (carbón, petróleo y gas) fueron, el año pasado, 18 veces mayores a las emisiones del año 1900. El año pasado se registraron las mayores emisiones contaminantes de origen energético, ya que aumentaron 6% con respecto al 2020, debido a la recuperación económica global. Antes de la Revolución Industrial, a fines del siglo XVIII, el CO2 acumulado en la atmósfera, rodeando nuestra Tierra, apenas llegaban a 280 ppm, en la actualidad ya trepó a 420 ppm.

Al ritmo actual de crecimiento de estas emisiones cruzaríamos la crítica barrera de 450 ppm en apenas 12 años. Las COP son las reuniones de los países que han ratificado las Convenciones Climáticas de las Naciones Unidas. Comenzaron en 1995, cuando la acumulación de CO2 llegaba ya a 361 ppm.

En la COP-3 (1997) se acordó el Protocolo de Kyoto, cuando la acumulación ya había trepado a 364 ppm. En la COP-21 se firma el Acuerdo de Paris (2015), cuando los gases ya habían trepado a 401 ppm. En la actualidad ya estamos en 420 ppm, peligrosamente cerca del límite que no debería ser superado.

Los daños climáticos avanzan porque las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera están empujando al planeta a un territorio desconocido, ya que en la última década se han incrementado la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, lo que ha afectado los medios de vida.

El CO2 es un gas de larga vida y, por tanto, el nivel de temperatura persistirá durante décadas aunque las emisiones se reduzcan tardíamente; por eso se prevé que serán crecientes los fenómenos extremos como calor intenso, más lluvias, derretimiento de las masas de hielo, subida del nivel del mar, que tendrán repercusiones socioeconómicas de gran alcance, particularmente en los países más pobres.

Si no modificamos nuestro patrón de consumo energético, el clima continuará deteriorándose, pero la buena noticia es que es tecnológicamente posible un nuevo modelo de generación y utilización de la energía que acompañe al crecimiento económico, pero sin perjudicar nuestro medio ambiente.

Desde hace muchos años el IPCC-Panel Intergubernamental de Cambio Climático, convocado por Naciones Unidas, viene alertando sobre las nefastas consecuencias del calentamiento global, la novedad de su último informe este año es que alerta, que el desarrollo económico basado en las energías fósiles, esta aumentado la temperatura global multiplicando los desastres climáticos.

Las consecuencias del calentamiento global impactarán a todos los continentes y todos los aspectos: salud, seguridad alimentaria, escasez de agua, desplazamiento de poblaciones, destrucción de ecosistemas.

Las negociaciones internacionales para abatir las emisiones vienen registrando pocos avances. Esta amenaza global, requiere una solución global con compromisos de todas las naciones, lamentablemente la reunión de Glasgow, el año pasado, no pudo determinar compromisos importantes por parte de los países convocados por Naciones Unidas.

Es necesario un esfuerzo globalmente coordinado, con inversiones en energías menos contaminantes como el hidrógeno y en tecnologías para reducir el consumo energético por unidad de PBI y en captura y almacenaje de CO2. Existen grandes diferencias entre las emisiones energéticas de cada país, ya que apenas cinco responsables emiten 2/3 de las emisiones mundiales (China, Estados Unidos, Unión Europea, India y Japón).

No habrá una solución global si no se asegura un acuerdo entre estos países. El desafío es claro: las emisiones energéticas de CO2 en el 2050 deberían ser casi nulas, para que la temperatura no aumente más de 1,5° C.

Esto exige que el consumo de energías fósiles sea drásticamente reducido, mientras que el de las limpias debería ser 3,4 veces mayor. Esto requiere ir reduciendo la utilización del carbón, petróleo y gas en esta década, para lograr que en el 2050 el consumo mundial de estos fósiles sea 75 % inferior al actual, como explica la Agencia Internacional de Energía.

Podemos iniciar una era de desarrollo con mayores oportunidades para los habitantes de todo el mundo. Pero se requiere un consenso global, liderado por las naciones más contaminantes, para reducir las emisiones, es hora de acelerar la transición energética a un futuro basado en energías limpias.

Los combustibles fósiles son un callejón sin salida para nuestro planeta, Una transición rápida a las energías limpias es el camino para lograr la seguridad energética, el acceso universal y los empleos verdes que necesita el mundo. La próxima COP-27 este año en Egipto decidirá nuestro futuro. Lamentablemente, el conflicto con Rusia no ayuda.

* contador público, economista y político argentino


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;