IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
Genneia ENCABEZADO
BANCO SC ENCABEZADOPWC ENCABEZADO ENER
WICHI TOLEDO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
BANCO SJ ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
Editorial
EXPORTACIONES DE PETRÓLEO Y GAS
04/09/2005
Editorial

EXPORTACIONES DE PETRÓLEO Y GAS

La Nación, Buenos Aires
Editorial Diario La Nación
Exportaciones de petróleo y gas

En una disertación reciente, el ministro de Economía y Producción expresó que las exportaciones de este año se acercarían a los 40 mil millones de dólares, en tanto que para 2010 las estimó en 60 mil millones, siempre sin contar con restricciones imprevisibles. Las ventas externas vienen mostrando un aumento importante en la cantidad, que relativizaría cualquier impacto en el precio en el exterior. Con ello se supera la tendencia de años anteriores, en los que ocurría una caída en las cantidades, compensada con creces por los altos precios mundiales de la soja, el petróleo y otros productos.

En los primeros siete meses del año, las exportaciones crecieron el 14 por ciento respecto del mismo lapso de 2004 y mostraron expansiones de las manufacturas de origen industrial así como la de productos del agro, que responden a las mayores cosechas, carnes y productos regionales.

Las importaciones crecieron mucho más, un 31 por ciento, hecho positivo, explicado por la recuperación de la economía y a pesar de la política de sustitución de importaciones, representada por el dólar alto que el ministro de Economía y Producción no se cansa de refirmar. En dos rubros conviene poner atención: por un lado, en la importación de bienes de capital que, como representa el 24 por ciento del total, requerirá aumentos mayores en consonancia con la imperiosa necesidad de elevar las inversiones para poder continuar con la expansión económica. Las importaciones de combustibles y lubricantes, un tema de importancia, según se verá más adelante, representaron el 6 por ciento del total importado, mayor al 4 registrado en el año último.

Resulta útil, asimismo, una referencia al desfavorable balance comercial bilateral con Brasil, motivo de inquietud y crítica, pese a nuestra política de tipo de cambio alto en contraste con la revaluación de la moneda del país vecino y miembro del Mercosur, apenas debilitada recientemente. No debería existir preocupación por esto. ¿Qué diría entonces Chile, país al que le vendemos cuatro veces más de lo que le compramos? Lo que cuenta, en todo caso, es la balanza comercial multilateral, cuyo saldo positivo en los primeros siete meses sumó 6700 millones de dólares. En todo caso, si Brasil tiene subsidios o restricciones comerciales, el tema debería resolverse mediante las negociaciones que correspondan.

Un tema importante que deberá tenerse en cuenta es la tendencia a la merma de la producción de petróleo y gas, productos que representaron el 18 por ciento de las exportaciones de 2004. A estar por los estudios existentes, por déficit de inversión en exploración y explotación, la Argentina pasaría en tres o cuatro años a ser importador de petróleo, lo que implicaría una disminución de sus exportaciones del orden de los 5 a 6 mil millones de dólares anuales, que podrían comprometer los pronósticos señalados más arriba. La razón principal de tal merma inversora se vincula con los impuestos a las exportaciones de petróleo, del 45 por ciento, a la congelación de los precios de la energía, a la escasa predisposición de inversores por asociarse con la estatal Enarsa y, también, por la incertidumbre jurídica existente.

Deberá tenerse presente, además, que si llegáramos a transformarnos en importadores de petróleo quedarían pocas opciones para amortiguar el precio interno de los combustibles, como ocurre hoy con las retenciones, salvo que se recurra a otros instrumentos, con más que probable impacto fiscal.

Cambios sustanciales en la política petrolífera permitirían que las empresas tengan certeza futura sobre su abastecimiento energético para acometer las necesarias inversiones y también para que la tan importante balanza comercial siga obteniendo la participación de las exportaciones petróleo y gas.

Vuelva a HOME

;