IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENER
WIRING ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
LA FALTA DE INVERSIONES EN EL SECTOR GASÍFERO HACE PELIGRAR EL CRECIMIENTO
25/07/2005

LA FALTA DE INVERSIONES EN EL SECTOR GASÍFERO HACE PELIGRAR EL CRECIMIENTO

El Tribuno - Salta
Editorial El Tribuno de Salta
CRISIS ENERGETICA/En Salta, la Provincia destina recursos propios para incrementar la producción

La falta de inversiones en el sector gasífero hace peligrar el crecimiento

La caída de la producción de gas preocupa a las provincias del Norte Las empresas no invierten y lo atribuyen a la demora en la renegociación de los contratos. Sólo la inversión en gas natural, entre 1992 y 2001, fue de 4.100 millones de dólares.




La crisis energética que atraviesa la Argentina presenta dos aristas: la incapacidad de atender las demandas de consumo y la ausencia de obras de infraestructura y exploración, por una parte, y el congelamiento de las tarifas y la postergada renegociación de los contratos, por otra.


Los años noventa fueron un período propicio para el crecimiento del sector con las leyes de desregulación del mercado. El fuerte proceso de inversión privada y una percepción de seguridad jurídica propiciaron abandono del rol del Estado operador del rubro para dedicarse a la tarea -con eficacia cuestionada- de fiscalización y regulación.


Sólo la inversión en gas natural, entre 1992 y 2001, fue de 4.100 millones de dólares mientras que la industria eléctrica alcanzó montos cercanos a los 9.500 millones de dólares.
La crisis económica de 2001 fue uno de los principales detonantes de los problemas energéticos nacionales. El proceso de devaluación de la moneda, la pesificación y la Ley de Emergencia Económica se vio acompañado por el congelamiento de las tarifas.


Salta fue una de las provincias más afectadas por la depreciación, a nivel internacional de los precios del gas, ser el segundo productor de este hidrocarburo -luego de la provincia de Neuquén- al verse obligada a vender este fluido a precios desactualizados mientras que las compras a Bolivia se hacen en dólares a precio internacional.


Según Daniel Montamat, especialista el política energética, Argentina necesitaría inversiones de 3.000 a 3.500 millones de dólares para superar la crisis y sostener el crecimiento económico. Sin embargo, el mercado no se expandirá en obras de infraestructura y exploración por no resultarles rentables hasta tanto no recibir luz verde del Gobierno para aumentar los precios.


Reservas en el Norte son para 16 años más


Hasta el momento los yacimiento gasíferos del norte salteño tienen reservas para 16 años más pero ninguna campaña de exploración en carpeta para buscar de nuevos recursos. Aún la oferta no alcanza a satisfacer la demanda energética y el Estado optó durante el año pasado por hacer una fuerte reactivación de las compras de combustible a Bolivia y Venezuela.

Las importaciones acarrean un rojo de 9 millones de dólares y un potencial encarecimiento de la energía en un 400 a 500 por ciento más, según expresó la consultora Fordham Lennox.
El Ministerio de Economía jugó sus cartas para poner paños fríos en la discusión por las tarifas y a un posible rebrote de inflación. La estrategia conciliadora con los productores de gas consistió en decretar en el pasado mes de mayo la pesificación del precio del gas para anular un pasivo de 150 millones de pesos que las distribuidoras acumularon con los productores.


La resolución 659 de la Secretaría de Economía estableció fijar a precio peso un monto diario que no rebase los 68 millones de m3, el excedente que deba ser redireccionado por necesidad de uso se cobrará a precio internacional en dólares.


En busca de políticas


Actualmente, los ojos de la política local están centrados en la gestión de la Ley de Hidrocarburos en el Congreso Nacional. Desde el comienzo de la pesificación, la provincia de Salta lleva perdidos más de 150 millones de pesos en compensación por el precio del gas.


"En Buenos Aires no hay petróleo ni un solo pozo mineral, pero allí se deciden cuáles van a ser las políticas energéticas y su lapicera favorece a las provincias que se vuelven sumisas al poder central", sentenció el secretario de Minería y Recursos Energéticos de la provincia de Salta, Ricardo Alonso.


También recordó el importante lanzamiento de la nueva licitación el proyecto del Gasoducto de la Puna, -una obra de singular relevancia para el desarrollo económico, social y cultural de la provincia y de la región-.
El ducto transportará hasta San Antonio de Los Cobres un caudal aproximado de 350.000 m3/día y el excedente de 210.000 m3/día se llevará a Salar de Pocitos. Tendrá 184 kilómetros de extensión, en cuyo trayecto ya han comenzado a levantarse parques industriales, y será una red subsidiaria que se desprenderá del Gasoducto de Atacama, uno de los grandes ductos que llevan gas al norte de Chile.


La construcción del Gasoducto de la Puna está proyectada en dos etapas. La primera derivará a la altura del río de Las Burras, en Susques (Jujuy) y llegará a San Antonio de Los Cobres. Desde allí avanzará después hacia Olacapato, para llegar luego hacia el Salar de Pocitos, en el Sur.


Los gasoductos Norandino y Atacama

La posibilidad de un eje energético sudamericano se volvió aún más tangible al calor de la última crisis política en Bolivia. El proyecto propuesto por el Gobierno de Chile contempla la idea de un gasoducto de 1.200 kilómetros de extensión desde el yacimiento peruano de Camisea, a 300 km de Lima, que se extenderá hacia el Sur hasta la localidad chilena de Tocopilla y ahí empalmará una red de tuberías existente de Argentina, Chile, Brasil y Uruguay.


La idea avanzó aún más cuando el presidente de Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, aprovechó la pasada XVIII Convención Jefe de Estados del Mercosur en la ciudad de Asunción para dar el visto bueno y sembrar la intención de desembolsar 2.500 millones de dólares para financiar las obras de construcción.


El proyecto contemplaría la idea de revertir la circulación de los gasoductos salteños Atacama y Norandino.
Mientras las respuestas viajan más rápido cruzando la frontera, Ricardo Alonso, secretario de Minería y Recursos Energéticos de la provincia de Salta, aún espera definiciones del Gobierno nacional en temas cruciales como fijar una política energética competitiva.


"Hasta ahora desde Salta sólo vemos 'parches' como la compra de gas a Bolivia al doble del precio del que se paga localmente", afirma Alonso mientras recalca que los parches no solucionan los problemas de fondo.


El titular de la cartera cree que el problema socava más profundo:
"Nosotros queremos exportar el gas y venderlo. Que nos tomen como lugar de paso no nos interesa", recalcó.
La obra que más interesa a la Secretaría de Minería es la red de transporte de gas que llegará a la Puna y será financiada por la Provincia.
Las gasíferas que operan en la zona siguen acumulando quejas, cada vez más fuertes, en las oficinas de Minería.

Vuelva a HOME

;