IAPG ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
SECCO ENCABEZADOALEPH ENERGY ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
RUCAPANELMETSO CABECERA
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
GSB CABECERA ROTATIVOFERMA ENCABEZADO
METROGAS monoxidoMilicic ENCABEZADO
PIPE GROUP ENCABEZADGRUPO LEIVA
cgc encabezadoGenneia ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENER
WIRING ENCABEZADOWICHI TOLEDO ENCABEZADO
CRISTIAN COACH ENCABEZADOCINTER ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
OMBU CONFECATSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
MUNDO LITIO
CSIS: Triángulo de Litio, oportunidades para EE.UU.
CSIS/MINING PRESS

De los 86 millones de toneladas de litio  en el mundo: Bolivia posee 21 millones, Argentina 19,3 millones  y Chile con 9,6 millones

25/08/2021

RYAN C. BERG 

A medida que los impactos del cambio climático se propaguen por todo el mundo, la importancia del litio como mineral estratégico aumentará exponencialmente para convertirse en un componente esencial para los sistemas de energía limpia del futuro. 

La creación de las baterías de iones de litio en 1991 transformó la tecnología eléctrica en virtud de su poder como baterías recargables y ligeras que podían almacenar grandes cantidades de energía. 

Solo en los últimos cinco años, la demanda de baterías de iones de litio se ha disparado, y el precio del litio se duplicó entre 2016 y 2018. Se espera que esta tendencia continúe en el futuro: la industria del litiose espera que crezca casi ocho veces para 2027. Al mismo tiempo, la importancia estratégica del litio crecerá a medida que el mundo intente satisfacer la creciente demanda de baterías para vehículos eléctricos y energía limpia. 

Estas tendencias indican que el control de la industria del litio podría generar importantes beneficios en el futuro, lo que probablemente aumentará la disputa geopolítica entre las grandes potencias.

América Latina es la región del mundo con mayor cantidad de litio. Su llamado Triángulo de Litio se convertirá inevitablemente en el nexo del codiciado mineral, que a menudo se conoce como "oro blanco".

El Triángulo de Litio es una región rica en litio en la esquina suroeste andina de América del Sur, que abarca las fronteras de Argentina, Bolivia y Chile y forma un triángulo geográfico de recursos de litio debajo de sus salares. Aproximadamente el 58 por ciento de los recursos de litio del mundo se encuentran en estos tres países, según el Resumen de productos minerales del USGS de 2021.

De los 86 millones de toneladas de recursos de litio identificados en el mundo, Bolivia posee 21 millones de toneladas, seguida de Argentina con 19,3 millones de toneladas y Chile con 9,6 millones de toneladas. Si bien Chile ha transformado con éxito la mayoría de sus recursos disponibles en reservas económicamente viables disponibles para la producción comercial, Argentina y Bolivia hasta ahora no lo han logrado, en gran parte debido a climas de inversión desfavorables y condiciones geográficas más desafiantes.

Dada tanto la importancia del litio para el desarrollo de tecnologías de energía limpia como la gran cantidad de reservas de litio comercialmente viables en el Triángulo del Litio, la administración Biden tiene amplias razones para colaborar con Argentina, Bolivia y Chile en la lucha contra el cambio climático.

De hecho, gran parte del enfoque diplomático de la administración hacia el hemisferio occidental se lleva a cabo a través de la lente del cambio climático. Si bien una gran parte de la conversación sobre el cambio climático y las energías limpias en América Latina se centra en la deforestación de la selva amazónica en Brasil y la devastación ambiental en curso en Venezuela (que algunos han llamado un "ecocidio”), El Triángulo de Litio merece una mayor atención por parte de la administración Biden debido a su enorme impacto en el futuro de la tecnología verde y la transición a fuentes de energía más limpias.

 

El triángulo de litio

Como mineral, el litio se puede encontrar de forma natural en depósitos de roca dura o en lagos de sal (salares). Es comercialmente viable después de que se extrae mediante minería. Australia, el mayor productor mundial de litio comercial, extrae directamente de depósitos de roca dura. En contraste, los países del Triángulo del Litio se caracterizan por depósitos naturales de litio que se encuentran debajo de los amplios salares en Argentina, Bolivia y Chile. 

Árido clima favorable de Chile hace que el proceso de extracción de litio y evaporación más fácilque en los países vecinos Argentina y Bolivia. Si bien tanto el contexto geográfico como el clima del Triángulo de Litio son factores importantes para la extracción exitosa de recursos de litio, el clima de inversión poco propicio en Argentina y Bolivia ha sido un factor aún más determinante en la transformación de sus recursos de litio en reservas comercialmente viables.

Argentina ofrece el caso más prometedor para la expansión de la industria del litio, ya que busca oportunidades para acelerar la recuperación de su economía. Posee los segundos recursos de litio identificados más grandes del mundo (solo detrás de Bolivia) y la tercera cantidad más grande de reservas de litio comercialmente viables detrás de Chile y Australia. En términos de sitios de producción, cuenta con dos salares en operación comercial en sus provincias noroccidentales de Jujuy y Catamarca: Salar de Olaroz y Salar del Hombre Muerto. Desde 2019, se han estado construyendo muchos otros sitios de extracción de litio en la vasta región de salinas del noroeste de Argentina. Además, en un esfuerzo por estimular la inversión, el presidente Alberto Fernández redujo impuestossobre las exportaciones de minerales este año. El clima de inversión que mejora lentamente en Argentina indica que se puede esperar que su industria del litio atraiga una mayor inversión en los próximos años.

Bolivia posee los recursos de litio identificados más grandes del mundo y alberga el salar más grande del mundo: el Salar de Uyuni. Sin embargo, Bolivia ha luchado por transformar sus recursos de litio en reservas comercialmente viables, debido en gran parte al mal clima de inversión derivado de la inestabilidad política del país. 

En 2018, una empresa alemana de propiedad privada, ACI Systems, firmó una empresa conjunta de litio con la empresa estatal de Bolivia, Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB)

Sin embargo, el acuerdo fue anulado en 2019 en medio de la agitación política de Bolivia y aún no se ha restablecido bajo el presidente Luis Arce, del partido Movimiento por el Socialismo (MAS), quien prometióaumentar la productividad de la industria del litio en Bolivia. Queda por ver cómo Arce abordará la necesidad de hacer que la industria del litio de Bolivia sea más atractiva para la inversión de lo que fue bajo su predecesor, Evo Morales.

Finalmente, Chile posee la mayor cantidad de reservas de litio comercialmente viables en el mundo, a pesar de tener muchos menos recursos potenciales que Bolivia y Argentina, y es el segundo productor comercial más grande del mundo después de Australia. Si bien un clima desértico favorable y el acceso al Océano Pacífico son un buen augurio, la industria del litio de Chile tiene una historia más larga que la de otros países —el litio se descubrió en su Salar de Atacama en 1962— y cuenta con el respaldo de un clima de inversión favorable. Dos empresas principales controlan la industria de extracción de litio de Chile: Albemarle, una empresa con sede en Estados Unidos que también controla las operaciones de litio más grandes de Australia, y Sociedad Química y Minera de Chile (SQM), la empresa minera de litio estatal de Chile.

 

Cómo el triángulo de litio se convirtió en una región estratégicamente importante

Si bien el litio será crucial en la transición a la energía limpia, el proceso particular de extracción de litio utilizado en el Triángulo de Litio también presenta varios problemas ambientales. La minería en las salinas se produce mediante un proceso de extracción de salmuera, que implica un procedimiento prolongado de hasta 18 meses. La salmuera rica en minerales se extrae de debajo de las salinas y, posteriormente, se somete a un proceso de evaporación para separar el litio de otros minerales.

La naturaleza intensiva en agua de este proceso también es muy preocupante: requiere 500.000 galones de agua por tonelada de litio extraída. En el Salar de Atacama de Chile, por ejemplo, la extracción de litio de Albemarle y SQM podría provocar una crisis de sostenibilidad del agua.

El suministro de agua restante corre el riesgo de contaminación por ciertos productos químicos utilizados en el proceso de evaporación del litio. Las actividades agrícolas también sufren por la escasez de agua y la contaminación potencial, lo que, a su vez, afecta a las comunidades indígenas locales de la región.

Estos temas de interés no son exclusivos de América del Sur; algunos de ellos se están replicando en operaciones de extracción de litio en Nevada. En este contexto, la industria del litio debe encontrar una manera de equilibrar las oportunidades para una mayor extracción de litio y las partes ambientalmente sospechosas del proceso de extracción.

Sin embargo, la importancia estratégica emergente del Triángulo del Litio continúa atrayendo el interés de importantes inversiones extranjeras, ya que los países buscan obtener una ventaja tecnológica a través del control de la industria del litio. Dado que las cadenas de suministro de litio serán cruciales para el futuro de la tecnología y la energía limpia, el litio desempeñará un papel en la gran competencia energética entre Estados Unidos y sus competidores, principalmente China, en los próximos años.

China lidera actualmente el mundo en la producción de vehículos eléctricos. En gran parte, esto se debe a que ha adquirido el 55 por ciento del suministro de litio químico necesario para las baterías de los vehículos eléctricos, principalmente a través de sus primeras inversiones en las operaciones de producción minera más grandes de Australia.

Para mantener esta ventaja competitiva, las empresas chinas ahora están aumentando sus inversiones en el Triángulo de Litio. Ganfeng Lithium de China, por ejemplo, es el accionista mayoritario en la operación Caucharí-Olaroz de Argentina, que comenzará a producir a mediados de 2022 y debería convertirse en una de las principales minas de producción de litio del mundo. Además, la inversión china en la industria del litio de Argentina puede ocurrir a través de su Iniciativa Belt and Road, a la que se espera que Argentina se una en un futuro cercano.

De manera similar, en Chile, Tianqi Lithium de China se convirtió en el segundo mayor accionista de SQM, la empresa estatal de minería de litio, que posee el 23,8 por ciento de las acciones. Las empresas chinas Ganfeng Lithium y Tianqi Lithium ahora representan dos de loslas tres principales empresas mineras de litio del mundo.

China no solo ha aumentado su inversión en los países del Triángulo de Litio, sino que también ha fortalecido sus relaciones bilaterales a través de su diplomacia de vacunas. Tanto Chile como Argentina han dependido en gran medida de las vacunas chinas Sinovac y Sinopharm para vacunar a sus poblaciones contra Covid-19. 

A medida que China aumente su influencia en los países del Triángulo del Litio a través de una mayor inversión, pero también a través de su agresiva diplomacia de vacunas, es probable que continúe dominando la industria emergente del litio. Frente a tal realidad, Estados Unidos debería fortalecer los lazos con los países del Triángulo de Litio en un contexto post-pandémico, ya que se necesita desesperadamente inversión para impulsar las economías regionales golpeadas por Covid-19.

 

Recomendaciones de política para la administración de Biden

Los ambiciosos objetivos de política exterior de la administración Biden sobre el cambio climático y la energía limpia presentan una oportunidad única para el compromiso con muchos países de América Latina. Con la importancia estratégica del aumento del litio como un medio eventual para combatir el cambio climático, los países del Triángulo del Litio pueden ser socios clave para los objetivos de la administración Biden en el país y en el extranjero. 

A nivel nacional, si la administración de Biden espera alcanzar su objetivo de reducción del 50 por ciento en las emisiones de carbono para 2030, las capacidades de almacenamiento de energía de la batería de iones de litio serán necesarias para transformar la red eléctrica al capturar el exceso de energía solar y eólica en los Estados Unidos.

A nivel internacional, sólidas alianzas público-privadas con Argentina, Bolivia y Chile podrían conducir a un aumento de las exportaciones de litio de América del Sur al resto del mundo, ayudando a los países a escala global a reducir las emisiones de carbono. 

Si bien podría ser una posibilidad remota, las asociaciones estratégicas y las inversiones específicas en empresas tecnológicas en el Triángulo de litio también podrían estimular la producción regional de baterías de iones de litio, en lugar de solo las exportaciones de materias primas, que apuntarían a disminuir la dependencia de las cadenas de suministro chinas y posiblemente cerca de la costa de la industria de baterías de iones de litio en América Latina.

La históricamente accidentada relación de Estados Unidos con Argentina y Bolivia, países actualmente dirigidos por gobiernos de izquierda que a menudo son críticos con Estados Unidos, presenta un panorama desafiante para dicha cooperación. Sin embargo, si se hace correctamente, la asociación en estos temas podría infundir más dinamismo en varias relaciones bilaterales en la región. Con esta perspectiva estratégica, la administración de Biden se beneficiaría de aumentar su atención y recursos para trabajar de manera fructífera con los países del Triángulo del Litio para encontrar formas de aumentar la inversión en los recursos de litio de la región.

Para cooperar con Argentina, Bolivia y Chile en la industria del litio, la administración Biden, liderada por el Enviado Presidencial Especial para el Clima John Kerry, podría organizar un foro de energía limpia para las principales naciones productoras de litio, que, además del Triángulo del Litio países, incluirían Australia, China y Canadá. 

Dicho foro debatiría enfoques más respetuosos con el medio ambiente para aprovechar el litio para el futuro de la tecnología. Informes indican que el presidente argentino Alberto Fernández está considerando convocar una cumbre similar. Este esfuerzo de colaboración podría aumentar las asociaciones de inversión con Argentina, Bolivia y Chile, así como encontrar soluciones a los desafíos comunes de extracción de litio que enfrentan cada una de las naciones productoras de litio. 

Una asociación global con los países del Triángulo de Litio, otros aliados clave y China, el principal emisor del mundo y el socio más importante para combatir el cambio climático, podría hacer avanzar la agenda de política exterior de la administración Biden y proporcionar una plataforma para que el litio se convierta en un componente crítico de la transición mundial a las energías limpias. 

Tales esfuerzos están justificados, ya que América Latina es una región que ha subestimado enormemente los esfuerzos ecológicos de recuperación posterior a una pandemia, a pesar de que el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU publicó recientemente un informe catastrófico que indicamayor impacto en América Latina que en muchas otras regiones en términos de aumento de sequías, huracanes y desastres relacionados con el clima; derretimiento de los glaciares andinos; y amenazas a la infraestructura costera de la región.

Además, para combatir los efectos ambientales y la naturaleza intensiva en energía de la extracción de litio, la administración Biden debería aumentar la inversión en tecnologías de extracción emergentes. La investigación actual sugiere que la extracción directa de litio (DLE), un proceso mediante el cual el litio se extrae del agua de salmuera sin el uso de piscinas de evaporación, conserva más del 98 por ciento del suministro de agua utilizado durante la extracción. La implementación exitosa de tecnologías DLE en el Triángulo de Litio parecería reducir las externalidades en el suministro de agua local y los efectos concomitantes en las comunidades indígenas. 

Estados Unidos se beneficiaría de la movilización de inversiones en la investigación actual del Departamento de Energía sobre tecnologías DLE. DLE no solo sería útil para las operaciones existentes en Argentina, Bolivia y Chile, sino que también demostraría el compromiso a largo plazo de Estados Unidos para estimular el crecimiento económico y la cooperación con sus socios latinoamericanos.

A través de una combinación de inversión estratégica, investigación dirigida y diplomacia efectiva en asociación con los países del Triángulo de Litio, la administración Biden podría fortalecer el imperativo de combatir el cambio climático en su agenda de política exterior, fortalecer su posición en la competencia que se desarrolla con otras grandes potencias, y brindar más oportunidades de energía limpia en la región.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;