PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERA
WEGTGN
SECURITAS ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
SAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
Lakeland ENCABEZADO
SECCO ENCABEZADO
PWC LOGOMurchison ENCABEZADO
ZONDA encabezadoJMB Ingenieria Ambiental - R
HIDROAR ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
ACTUALIDAD
¿Por qué no llega la reactivación a Vaca Muerta?
ENERNEWS/Río Negro

En 2019, la provincia cerró el año con una recaudación de $6.050 millones

14/09/2020

FEDERICO ARINGOLI

Vaca Muerta lleva un año durmiendo en una profunda crisis que podría extenderse, como mínimo, seis meses. Más allá de la pandemia, cuáles son los motivos que permiten que la actividad vuelva a tener el flujo normal. Todo parece reducirse a la falta de caja de las compañías petroleras. Para fechar el inicio de la tormenta hay que viajar en el tiempo hasta el 15 de agosto de 2019 cuando el expresidente Mauricio Macri congeló, tras perder las PASO, el precio de los combustibles. Después el cambio de gobierno nacional y, un poco más adelante en el tiempo, el coronavirus, cerraron el ciclo.

Apenas un mes tardó el DNU 566, de la anterior administración nacional, en mostrar efectos en los yacimientos neuquinos. Incluso para fines del año pasado el sindicato, que dirige Guillermo Pereyra, tuvo su primer frente de batalla por 600 despidos. El atraso en el precio de los combustibles fue señalado por las operadoras como una de las principales heridas para los flujo de cajas, que costea el grueso de las inversiones en el campo. Hace apenas unas semanas se autorizó la primera suba tras 12 meses de spot en los surtidores: la conclusión es que aún siguen atrasados.

La lista de contratiempos no solo tuvo a la pandemia que, a nivel de cabotaje impactó en la demanda de naftas y gasoil y que internacionalmente, además, impactó en los precios internacionales del crudo por una sobre oferta llegando, como se recordará, a valores negativos: las empresas pagaban para que se lleven los stock de petróleo que acumulaban.

Pero también es cierto que el gobierno de Alberto Fernández tuvo una reacción muy lenta para dar señales a la industria de los hidrocarburos. Era una lectura compartida, y recibida con preocupación en Neuquén, que el mandatario, desde su campaña y tras su asunción, no incluía entre sus prioridades a Vaca Muerta.

Esa impresión quedó demostrada en los hechos. El denominado barril criollo, que fija un precio artificial interno para el crudo, llegó casi a fines de mayo y después de varias idas y vueltas alrededor del valor final. La demora quedó plasmada en el hecho de que a las semanas del DNU, la reactivación de las pizarras internacionales empataron la cotización nacional.

Ahora pasa algo similar con las definiciones para el nuevo programa de subsidios al gas conocido como Plan Gas. Es un capítulo aparte analizar por qué el sector petrolero nacional ata sus desarrollos a los incentivos estatales (ver opinión), sin embargo, las explicaciones son conocidas: es una actividad de capital intensivo con un peso estratégico para el abastecimiento energético y la generación de divisas, por lo tanto necesita de un apalancamiento del gobierno nacional para desarrolarse.

La señal más fresca para un cambio de rumbo en la política de Fernández fue la designación del diputado neuquino Darío Martínez, quien todavía no asume y por lo tanto mantiene su banca como legislador.

A tal punto son las urgencias con las que le toca administrar a Martínez que, pese a la foto que compartió con el CEO de YPF, Sergio Affronti, y el gobernador, Omar Gutiérrez, en el Paseo de la Costa de la capital neuquina, oportunidad en laque ratificaron una reactivación de la petrolera nacional con la suba de más de 30 equipos de perforación, el sindicato que conduce Pereyra salió a amenazar con un paro de actividades.

La decisión del gremialista sorprendió, además, porque fue su organización la que hizo circular la firma de un preacuerdo con la operadora nacional para comenzar a mover, aclararon sin modificación del Convenio Colectivo de Trabajo, los 17.000 operarios que están en sus casas cobrando sueldos mínimos sin realizar tareas. A través de un audio de WhatsApp, el nuevo canal de comunicación del sindicalista en la pandemia, resumió a los afiliados los motivos que planteó a las cámaras empresariales. En definitiva, aseguró, que no quisieron cancelar el 16,5% de aumento acordado en la paritaria del año pasado.

La versión que circuló en la industria fue que las operadoras condicionaron lo que parecía una reactivación a la espera de una señal de Nación sobre el nuevo Plan Gas que, de aplicarse, significará un alivio para las cajas de las operadoras. Una fuente con acceso al gobierno nacional desacreditó esa versión, pero no comprometió una explicación a lo que se esperaba sea el primer acuerdo de reactivación para los yacimientos neuquinos.

Sobre el nuevo programa de incentivos para el gas, que además arrastra millonarias deudas de las anteriores versiones, aseguran que solo restan detalles. Uno de los cambios que implementó el presidente Fernández fue mudar la secretaría de Energía bajo la órbita del ministerio de Economía, que conduce Martín Guzmán, porque, al igual que en la anterior administración nacional, la política energética parece depender más de una ecuación en la que intervienen las finanzas públicas que del sector privado.

La imagen más triste. Los equipos de perforación inactivos se apilan en Neuquén y marcan la crisis que vive Vaca Muerta. (Foto: Yamil Regules)

El pasado 11 de septiembre el titular de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, acató una conciliación obligatoria del ministerio de Trabajo de Nación y así se desactivó una nueva advertencia de paro. Desde 2013 a la fecha el sindicato petrolero anunció, por lo menos, 18 huelgas por diversos motivos, la mayoría de ellas por reclamos salariales, de las que suspendió 15. Solo llevó adelante las medidas de fuerza en 2014 cuando el polémico empresario Miguel Schvartzbaum, titular de la concursada refinería Renesa de Plaza Huincul, amenazaba con despedir personal si no obtenía una quita del ITC (impuesto a la transferencia de los combustibles) para poder seguir funcionando. Se trató del mismo grupo empresario al que la mutual de Petroleros Privados y el gobierno nueuqino, a través del Iadep, les prestaron dinero vía créditos.

En aquella oportunidad el paro fue con afectación a la producción y provocó millonarias pérdidas a las operadoras y, principalmente, a la petrolera nacional YPF.

Las otras dos huelgas que llegaron a completarse fueron por la muerte de tres operarios, en dos accidentes distintos.

Lo que parece ser una metodología para exponer públicamente el agotamiento de una negociación, en este caso salarial, volvió a evidenciarse la semana pasada. Fue apenas unos días después que desde el gobierno provincial y nacional anunciaran un fecha de mediano plazo para la reactivación del sector. Sin embargo, la negativa de las empresas a cancelar parte de los acuerdos salariales arrastrados del año pasado fueron, esta vez, la gota que rebalsó el vaso.

Pereyra suele tener una explicación sobre los anuncios de medidas y su posterior suspensión: argumenta que el sindicato apuesta al diálogo. Sin embargo, en las bases del gremio no parecen estar muy conformes con lo que esas idas y vueltas en el que cada vez, pierde más terreno el sector de los trabajadores.

En Río Negro las variables fueron similares. En agosto del año pasado, la provincia extraía más de 30 mil barriles de petróleo por día (bpd). El último registro completo es de julio pasado y el número cayó a 25.292 bpd. El año tuvo vaivenes con algunas mejoras, pero nunca logró superar esa cifra. La caída en la producción se notó mucho más al inicio de la pandemia. Abril y mayo, fueron los meses de menor rentabilidad.

Además de las pymes, la merma en las inversiones y la pérdida para las operadoras, los municipios y la provincia también se vieron muy afectados por la caída en la producción que aún mantiene comienzo de año.

En septiembre del 2019 el derrame a los municipios fue de $63 millones mientras que en mayo, el mes con menor productividad de todo el período, fue de $ 27 millones. Desde allí hubo una pequeña mejora pero la cifra apenas superó los 40 millones en julio pasado.

En 2019, la provincia cerró el año con una recaudación de $6.050 millones. La cifra estuvo cerca de la proyección que se fijó en el presupuesto pero sin el congelamiento, los números hubieran sido ser mucho más alto. Es que las devaluaciones del peso en el calendario pasado llevaron el valor del dólar a cifras mucho más alta de las estipuladas por el gobierno. Fuentes del área de Economía indicaron que sin el DNU 566 la recaudación hubiese rozado los $7 mil millones.

Este año, el coronavirus terminó de pulverizar las expectativas.

Sergio Affronti, CEO de YPF, junto a Omar Gutiérrez y Darío Martínez. (Florencia Salto)

Sobre Vaca Muerta se ha dicho todo o casi todo. Desde 2013, en sus inicios con el acuerdo YPF-Chevron, hasta los últimos proyectos puestos en marcha, varias puntos quedaron en evidencia como prueba irrefutable. Uno de ellos es la calidad de la roca generadora neuquina. Esto significa que la productividad de los desarrollos está garantizada. Pero, también quedó claro, no alcanza con el plano geológico únicamente. Si no se convierte en un negocio, es decir, que sea rentable extraer el hidrocarburo, todo podría quedar en una oportunidad. La forma de que sea un negocio es con buenos precios de venta y mercados para colocar la producción. Esa rueda es la que genera la caja para poder costear las inversiones en los yacimientos. Además los costos siguen siendo altos y la apertura de mercados remiten a la paradoja del huevo y la gallina: cómo se garantizan niveles constantes de producción sin nuevos destinos o cómo se abren nuevos destinos sin valores constantes.

Por eso desde los inicios fue el Estado nacional el que generó las condiciones para Vaca Muerta y, cada vez que se atrasa en clarificarlas, o las desanda, el sector privado lo deja en evidencia. Ahora, más que antes, la ecuación incluye el stock de dólares disponibles por lo que imaginar una pronta recuperación es apenas una ilusión. El modelo de inyección estatal, con el que creció el shale, parece empezar a encontrar su límite crónico.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;