PAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
METSO CABECERAWEGTGN
Genneia ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
KPMG ENCABEZADOFERMA ENCABEZADO
EPIROC ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENERLakeland ENCABEZADO
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
cgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
GEOBRUGG ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
ECONOMÍA
¿Cepo importador? Las trabas por caída de reservas
INFOBAE/MINING PRESS/ENERNEWS

Muchos sectores industriales advierten que están quedándose sin stock. Cadenas de indumentaria deportiva, concesionarias de autos, decoración y bazares, los más afectados

24/09/2021

PABLO WENDE

La falta de stock de pelotitas de tenis de esta semana es sólo la punta del iceberg. En las últimas semanas se multiplicaron las quejas de distintos sectores por el freno a las importaciones por parte del Gobierno.

El rubro deportivo está justamente entre los más afectados: las grandes cadenas están trabajando con importantes faltantes y en la mayoría de los productos (zapatillas particularmente, pero también indumentaria) están trabajando con stocks al límite: no hay reposición de lo que se vende.

Las automotrices también vienen hace ya algunos meses con problemas para importar unidades. Prácticamente es nulo el ingreso de autos de alta gama, pero además entra poco de gama media. Quienes tienen autos importados ya hace tiempo que tienen problemas para reponer piezas cuando lo requieren, incluyendo neumáticos.

Las trabas para importar también se concentran sobre todo en productos finales, ya que el Gobierno busca afectar lo menos posible la compra de insumos para no perjudicar a la industria.

La falta de stock de artículos importados se hace cada vez más visible en bazares, artículos de decoración y mueblerías, que tienen cada vez más dificultades para ingresar productos y lo poco que les queda se vende a precios exorbitantes.

En todos estos segmentos se da una particularidad: aumenta la demanda (en muchos casos ya se superaron los niveles prepandemia), pero no hay oferta de producto para abastecerla y se pierden muchas ventas.

Esto mismo sucede en muchos sectores, en los que directamente no hay referencia de precio. El comerciante vende a cualquier costo porque la incertidumbre sobre la posibilidad de reponer producto es total.

Como sucedió en el pasado, la estrategia de sustitución de importaciones avanza en cámara lenta en casi todos los rubros y no alcanza a satisfacer ni por asomo las necesidades del mercado local.

El Gobierno había aprovechado el fuerte ingreso de dólares de la cosecha del primer semestre para abrir más las compuertas a los importadores.

De hecho, en el segundo trimestre y también en julio el nivel de importaciones rozó los US$ 6.500 millones mensuales, niveles récord. Pero ahora si bien no hay aún datos oficiales todo indica que ese volumen habría caído significativamente. En los ocho primeros meses del año las importaciones aumentaron casi 53% y completaron US$ 40.000 millones. La incógnita es si para adelante podrá mantenerse el ritmo.

Las mayores restricciones al ingreso de productos importados coinciden con un panorama cambiario más complicado. Cayó fuerte la liquidación de dólares del agro, como sucede en esta época del año y no levanta hasta diciembre. La consecuencia es que el Banco Central sufrió una importante pérdida de reservas en parte por motivo de la incertidumbre electoral. Desde fines de agosto van más de US$ 1.200 millones, además de los US$ 1.900 millones que se usaron para pagarle al FMI esta semana.

Pero no alcanza con la intervención, porque la cotización del contado con liquidación libre ya llegó a los $ 190 ante la presión dolarizadora por parte de las empresas. El BCRA está utilizando unos US$ 20 millones diarios para impedir que aumente la brecha, pero esta intervención no alcanzaría para contener la suba del dólar en el mercado financiero.

Según cálculo de distintas consultoras económicas, el Banco Central tendrá que dedicar unos US$ 800 millones adicionales para contener el tipo de cambio hasta las elecciones.

El dato que mira todos los días el titular del BCRA, Miguel Pesce, es el nivel de reservas líquidas, que se va evaporando entre las intervenciones en el mercado oficial, lo que se utiliza para que no se dispare la brecha y los pagos a organismos. Sin embargo, el peligro es que se llegue a fin de año prácticamente sin dólares líquidos, lo que reduciría sustancialmente la capacidad de intervención en el mercado. Según el economista Gabriel Rubinstein, si continúa el actual ritmo de intervención, para el momento de las elecciones el BCRA se habrá quedado sin reservas líquidas.

Por otra parte, también hay expectativa de que en diciembre con el ingreso de los dólares de la cosecha de trigo el mercado se pueda ir equilibrando y esto permita aliviar el acceso a divisas para importar. Pero antes de eso habrá que pasar la previa electoral y la reacción de los inversores al resultado del 14 de noviembre.


Alerta por falta de agroquímicos

MARIANA REINKE/LA NACIÓN

En la puerta de entrada de la generalización de la campaña de granos gruesos (ya empezó la siembra de maíz y el mes próximo la de soja), en la industria de agroquímicos hay preocupación por los inconvenientes que, alertan, vienen agravándose desde hace un año y medio por las distintas medidas que afectan las importaciones por el lado del acceso a los dólares por parte de las empresas. Advierten que ya hay escasez de algunos productos.

Las restricciones golpean en un momento clave para la campaña

Si bien las importaciones no están prohibidas, el Gobierno se ampara en las licencias no automáticas para demorar la liberación de los embarques que se encuentran en el puerto. Mientras tanto, y con gran incertidumbre, las compañías hacen malabares con las entregas pautadas con sus clientes.

Según indicaron fuentes de la industria, la decisión del Banco Central (BCRA) de complejizar el acceso a dólares oficiales para importación a empresas que tienen cuentas declaradas en el exterior llevó a que varias compañías de agroquímicos frenaran sus ventas. Consultadas sobre la inquietud de las empresas, fuentes del BCRA respondieron: “No hay registrado ningún inconveniente”. En tanto, desde la Dirección General de Aduanas (DGA) indicaron que no tienen mercadería retenida por el organismo.

En la actualidad, varios de los principales jugadores del mercado tienen problemas de abastecimiento. Algunos ya no tienen stock de algunos productos necesarios y estratégicos, como herbicidas preemergentes de soja. Vale recordar que algunos herbicidas necesariamente deben ser aplicados en tiempo y forma, en períodos muy cortos desde la fecha de siembra. Luego de esto, no es recomendable aplicarlo, con lo que conllevaría a perder el año productivo. “Los tiempos del campo no son los de la política”, dicen en la industria.

“En un principio eran 30 días de atraso, luego fueron 60 días y ahora vamos 90 días sin tener respuesta positiva. El Gobierno debe entender que hay planes comerciales y productivos en curso”, describió a LA NACION una fuente del sector consultada con problemas para importar.

En este sentido, hay quejas porque no existen reglas de juego claras, ni patrones de trabajo, ni un común denominador para saber como manejarse hacia adelante. “Al menos en la época del exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, nos decían que compensemos la importación de agroquímicos con exportaciones de granos u otros productos. Pero ahora no hay ni eso, no hay una lógica de liberación para que uno pueda manejarse”, detallaron.

Según informaron, se comenzaron a dar de baja pedidos de clientes. Tanto los productos en bidones, como subproductos que llegan a granel para fraccionarse tienen problemas. Solo estaría disponible la materia prima que se formula en el país.

Algunas empresas consultadas por este medio contaron que tuvieron “meses de sequía de aprobación de importaciones en junio y julio” pero en agosto se liberó muy poco. A otras, en cambio, el mes pasado no les liberaron “ni siquiera un litro de producto”.

“Recién el 31 de agosto nos liberaron algo, pero sin un orden de prioridad. Es decir, liberan embarques, desconociendo las necesidades del mercado. Por ejemplo, el tratamiento de semillas se debe hacer ahora. Si bien los inoculantes se producen acá, subproductos como ser fungicidas ya faltan”, explicó la fuente.

En este contexto, la industria en su conjunto está frente a un escenario complicado que afectaría de manera directa la producción de la próxima campaña. Las empresas indican que los productos van a llegar desfasados y serán con un vencimiento más acotado.

“El productor está con la tranquera abierta esperando su producto que no sabemos si lo va a tener y tampoco tiene alternativa porque la falta de productos lo tienen todas los importadores”, sostiene.

“Vamos a perder la confianza de los clientes. Con este panorama, casi que es preferible que digan que no van a liberar los productos, así podremos planificar y decirle a nuestros distribuidores que no van a contar con la mercadería”, añadió otra fuente.

Ante una consulta, empresas distribuidoras de Buenos Aires ratificaron lo dicho por las firmas que operan en el sector y señalaron que “hay faltantes en el canal de distribución”.

“Es un problema que lo venimos advirtiendo y más próximo a la campaña sabíamos que se iba a presentar más complejo. Los productos formulados importados son los que presentan mayor dificultad”, señalaron.

Según contaron fuentes del mercado, algunos de los productos que ya faltan son metsulfuron, paraquat, glifosato, clearsol, fluorocloridona, sulfentrazone, bromoxinil, heat, 2,4 D, entre otros tantos. “Están en la aduana pero no se liberan. También hay problemas en especialidades, caso productos para la papa o el arroz”, describieron.

Si bien en un principio las empresas y cámaras del sector tenían conversaciones con funcionarios para informarse de cómo iba a ser la mecánica y despejar dudas, en los últimos tiempos no hay respuestas.

“En abril pasado, en una de las charlas con el Gobierno, los funcionarios nos plantearon en ese momento que en ese primer cuatrimestre se había comprado el doble comparado al año 2020. Era verdad que se habían anticipado compras de los insumos por la pandemia y por no saber que podía pasar, pero ahora estamos peor que el semestre pasado”, aseguró.

Otra fuente consultada detalló que la situación con los proveedores del exterior se hace insostenible. “Estos proveedores son los que financian las operaciones, las empresas necesitamos mostrar un gesto de que podemos comenzar a pagar estas deudas para no poner en peligro las líneas de crédito que tenemos actualmente y poder mantener activa la fábrica y consecuentemente la posibilidad de abastecer al mercado local”, dijo una fuente empresaria.

“El 2022 no va ser un año fácil, estará aun más complicado que este. Estaríamos más que optimistas si lo vemos igual al 2021”, cerró una fuente.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
TODO VACA MUERTA
;