PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERA
WEGTGN
SECURITAS ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
SAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
Lakeland ENCABEZADO
SECCO ENCABEZADO
PWC LOGOMurchison ENCABEZADO
ZONDA encabezadoJMB Ingenieria Ambiental - R
HIDROAR ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
HIDROCARBUROS
Análisis: La bancarrota del shale bajo la lupa en EE.UU.
MINING PRESS/ENERNEWS/World Energy Trade
02/04/2020

El auge en la producción petrolera de Estados Unidos ha sido notable y ha alcanzado cifras record en los últimos años, este boom ha llevado a la nación a convertirse, inclusive, en un exportador neto de productos petroleros. Ciertamente este nuevo panorama ha sido dibujado principalmente por el crecimiento de producción del petróleo de esquistos o shale oil estadounidense. 

También es cierto que esto ha convertido a Estados Unidos en un actor protagónico en el mercado mundial, lo cual ha sido una amenaza a la supremacía de Arabia Saudita y Rusia. Estas naciones han visto cómo sus cuotas de mercado se han erosionado a medida que el auge del shale convirtió a Estados Unidos en el mayor productor mundial de crudo. 

La seguridad energética nacional estaría en juego ante la posible caída de muchos productores de petróleo de esquisto

La seguridad energética nacional estaría en juego ante la posible caída de muchos productores de petróleo de esquisto

La capacidad de acción de Arabia Saudita 

La compañía nacional petrolera de Arabia Saudita, Saudi Aramco, es una entidad que por sí sola produce el 13% del petróleo mundial y controla el 17% de las reservas probadas en el mundo, eso los coloca en una posición de poder. Pueden retener una gran cantidad de petróleo del mercado, o pueden inundar el mercado con petróleo y desplomar el precio. 

El poder de Saudi Aramco no debe subestimarse, en conjunto con la OPEP y el control que en ella ejerce, tienen la capacidad de mover rápidamente los mercados mundiales de petróleo. 

La capacidad de influir en el mercado de Arabia Saudita no debe subestimarse. Ciertamente comenzaron una guerra de precios en 2014 que llevó los precios del petróleo a los US$ 20, ninguna otra entidad podría haber hecho eso. 

La estrategia detuvo temporalmente la producción de petróleo de Estados Unidos, y aunque llevaron a la bancarrota a algunos productores, la industria del shale demostró ser resiliente. Así que Arabia Saudita en 2016 volvió a reducir la producción para apuntalar los precios, y hasta hace poco habían mantenido esa estrategia. 

Sin embargo, el brote del COVID-19 ha sido un elemento con una influencia insospechada, causancdo una notable disminución de la demanda de petróleo y sometiendo al petróleo a una enorme presión de precios.

Por este motivo Arabia Saudita quería más recortes de emergencia en la producción y habían estado trabajando con Rusia para adelantar en esta estrategia. 

Pero esta vez, Rusia no estuvo dispuesta a más recortes y decidió separarse de la alianza OPEP+. A raíz de esto la nación árabe respondió aumentando la producción al máximo. La consecuencia: de la noche a la mañana una caída vertiginosa del 30% en el precio del petróleo. 

Esta vez Arabia Saudita puede llegar a tener éxito 

A diferencia del 2014, la decisión de Arabia Saudita llegó en un momento muy vulnerable para la industria del shale norteamericano. Los productores estadounidenses ya se estaban lidiando internamente con la declinación de la producción de los pozos, las presiones de los inversionistas para hacer mejor uso del capital y el exceso de producción de gas. Este nuevo escenario agrega una enorme presión. 

Figura 1. Las regiones que comprenden el parche del shale estadounidense.

Figura 1. Las regiones que comprenden el parche del shale estadounidense.

En general, el sector energético está sufriendo un triple golpe. El colapso de la demanda de petróleo, la disminución general del mercado de valores y, por último, y lo que es más importante, la guerra de precios iniciada por Rusia y Arabia Saudita, en su conjunto, han acorralado al sector energético estadounidense, principalmente al de los pequeños productos. 

¿Es conveniente para EE.UU. dejar que las empresas vayan a la bancarrota? 

Existe una percepción generalizada de que se debe dejar que la industria se declarare en bancarrota. Se cita constantemente a los subsidios recibidos por la industria petrolera, o el hecho de que muchos productores han generado enormes cantidades de deuda para operar, por lo tanto, debería permitirse que fracasen. 

Sin embargo, en Estados Unidos gran parte de los subsidios no son directos a los productores, sino que más bien son en forma de ayuda, por ejemplo, un programa que ayuda a los estadounidenses de bajos ingresos a pagar el petróleo de calefacción para combatir el coronavirus. 

La realidad es que la gran mayoría de los subsidios al petróleo en el mundo son subsidios al consumo como el descrito. Las personas que se adversan los subsidios al petróleo son a veces las mismas personas que se quejan de los recortes a este tipo de subsidios, simplemente porque no los reconocen como subsidios al petróleo. 

Ahora bien, apartando este punto, existe una pregunta más importante a reflexionar, que sería ¿Cuáles son las consecuencias de dejar que la industria del shale oil de Estados Unidos quede en bancarrota?

Las consecuencias reales de dejar que fracase la industria del shale de Estados Unidos sería devolver el control global de la producción de petróleo a Arabia Saudita. Millones de estadounidenses perderán empleos, la producción nacional de petróleo caerá y las importaciones de petróleo se elevarán. Arabia Saudita será entonces libre de retener una vez más la producción para aumentar el precio. 

Es altamente probable que algunos productores irán a la bancarrota como resultado del desplome actual. Sin embargo, dejar que buena parte de la industria fracase comenzaría una reacción en cascada con enormes ramificaciones en la economía estadounidense y en la seguridad nacional.

Rusia va a tomar decisiones sobre el interés de su industria petrolera nacional. Arabia Saudita va a hacer lo mismo, y tiene un poderoso instrumento con el que hacerlo a través de Saudi Aramco. 

Estados Unidos debe hacer lo mismo, pero hay algunos sectores que en el gobierno parecen que estarían contentos al ver a la industria petrolera salir del negocio. A diferencia de Rusia y Arabia Saudita, la industria petrolera norteamericana aún no ha logrado un apoyo firme del apoyo del Gobierno Federal. 

La economía estadounidense se fundamente en el uso de energía, en consecuencia, la industria energética es una cuestión de seguridad nacional. 

 


Vuelva a HOME


KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
TODO VACA MUERTA
EVENTOS NOTA IZQUIERDA
;