PAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
METSO CABECERAWEGTGN
Genneia ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
KPMG ENCABEZADOFERMA ENCABEZADO
EPIROC ENCABEZADOMilicic ENCABEZADO
SERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENERLakeland ENCABEZADO
ENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
cgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
GEOBRUGG ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
ANÁLISIS
Jan Kok: Argentina trajo 56 barcos de GNL en 2021. Precios y subsidios
EL CRONISTA/ENERNEWS

Aunque Argentina importa contra temporada, la proyección de precios para 2022 es del doble de los pagados este año. La perspectiva es importar por US$ 1.000 millones

22/09/2021

JAN KOK*

Argentina importó 56 cargamentos de GNL durante 2021. Casi igualó la cantidad de 2018 (58) pero muy superior a 2019 (26), para no hablar de 2020 (28). Según Integración Energética Argentina SA (IEASA), el precio promedio fue el mayor de los últimos tres años (US$ 8,33 por millón de BTU - MMBTU) y su costo final de US$ 1.096 millones para 131.600.000 MMBTU (aprox. US$ 8,33 por MMBTU de promedio).

Esto sin contar los costos portuarios que son del orden de los US$ 500.000 por escala, donde solamente US$ 50.000 están incluidos en cada flete, un total aprox. US$ 25 millones, y el costo de arrendamiento de los regasificadores, otros aprox. US$ 70/80 millones.

Si bien hay esperanza que la producción de gas local se incremente, probablemente solo compense la disminución del disponible a importar de Bolivia.

De todas formas, la capacidad de transporte sigue siendo el cuello de botella (el último gran gasoducto fue construido bajo la presidencia de Raúl Alfonsín en 1987) por lo que, dependiendo de la situación de las represas, con pronóstico no muy favorable a la fecha, es dable de pensar que se necesite importar una cantidad similar para 2022.

Reactivación económica en países desarrollados, sustitución de carbón por gas como fuente para generación eléctrica, exigencias medioambientales y demoras por razones climáticas, entre otras, han llevado a la demanda de GNL y, por consiguiente, su precio, a niveles impensados.

A título de ejemplo, recientemente se han vendido cargamentos a Japón por encima de US$ 26 el MMBTU, en tanto que se está pagando del orden de US$ 23/25 para destinos europeos.

Hay una fuerte presión social por llevar la matriz energética a combustibles menos contaminantes. Esto ha llevado a la inauguración de múltiples terminales de importación de GNL a lo largo y ancho del planeta con la consiguiente demanda, contrapuesto a la demora en la concreción o finalización de proyectos de producción y exportación.

Se suma, en el caso europeo, la demora en concretar la finalización de la construcción del gasoducto Nord Stream 2, muy resistida por exportadores de EE.UU. (y fuente de conflicto reciente entre el entonces presidente Trump y sus pares europeos).

Lamentablemente, para las arcas argentinas, esto no presagia disminución en los precios en un futuro cercano. Aunque Argentina importa en "contra temporada", la proyección de precios para 2022, en esos meses, es del doble de los pagados en 2021. También se espera una fuerte suba de los precios de arrendamiento de los buques regasificadores.

Indudablemente un incremento en la producción local, así como fuertes e inmediatas inversiones en capacidad de transporte, es la única solución de cara al futuro, mismo cercano. La perspectiva de tener que desembolsar más de US$ 1.000 millones adicionales en importación de GNL para 2022 es una clara señal para volcar dicho esfuerzo en una mayor producción.

Como he escrito en oportunidades anteriormente, "encapsular" la producción de gas con miras a exportar, dando seguridades jurídicas y marcos regulatorios predecibles y estables, es la única opción que tiene el país para despegarse del drenaje de divisas para tener energía de mejor calidad y a mejor precio, volcando los recursos en mayor trabajo, inversiones y desarrollo en zonas que muy bien las recibirá.

Como una política de estas características puede dar resultados en muy corto plazo, puede ser un desafío interesante para la actual administración. ¿Lo será?

*Presidente de Samtrans Marítima


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

;