MUNDO REPUESTOS ENCABEZADOPAN AMERICAN ENERGY (CABECERA
WEGTGN
Genneia ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
PRELASTKNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
SACDE ENCABEZADOIAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
METSO CABECERACostanera ENCABEZADO
Induser ENCABEZADOSAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
INDUSTRIA CONSTRUCTURA MININGFERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
AOG 2022GRUPO LEIVA
PETROANDINAENEL EDESUR ENCABEZADOSECCO ENCABEZADO
PWC ENCABEZADO ENERMurchison ENCABEZADO
BERTOTTO ENCABEZADOJMB Ingenieria Ambiental - R
cgc encabezadoHIDROAR ENCABEZADO
CINTER ENCABEZADONATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
Lakeland ENCABEZADOSERVICIOS VIALES ENCABEZADO ENER
ESCENARIO
Rusia en Ucrania: Desbordamiento inunda países pobres. Réplicas económicas en Latam
DIARIOS/MINING PRESS/ENERNEWS

La invasión de Rusia provoca shocks de precios en las naciones más pobres, que ya están muy atrasadas en su recuperación de la pandemia

29/03/2022

EL DESBORDAMIENTO DE LA GUERRA DE UCRANIA INUNDA A LOS PAÍSES POBRES QUE AÚN SE RECUPERAN DEL COVID-19

SAEED SHAH, NAZIH OSSEIRAN Y NICHOLAS BARIYO/The Wall Street Journal

Durante los últimos 120 años, una panadería de Beirut ha sobrevivido a la guerra civil, la crisis financiera de Líbano y la pandemia de Covid-19. Los combates en Ucrania, la interrupción de los suministros de alimentos y energía en todo el mundo, pronto pueden dejarlo fuera del negocio.

La tienda de Zouhair Khafiyeh está vacía de pasteles y tartas rellenas de carne que ha vendido durante años, lo que ayudó a que sus hijos asistieran a la universidad. El costo de una bolsa de harina en el mercado negro ha subido más del 1.000% desde la invasión de Rusia, el 24 de febrero. Khafiyeh ha aumentado sus precios en un 50%, dijo, y ahora hornea solo cuando los clientes piden y pagan por adelantado.

“No podemos continuar así”, dijo Khafiyeh, de 54 años. Teme tener que cerrar su panadería dentro de un mes.

La invasión de Rusia a Ucrania ha causado dolor en todo el mundo en desarrollo. Ha provocado el mayor impacto de precios en décadas y ha ahogado las importaciones de productos básicos, lo que ha provocado una escasez especialmente dura para las naciones más pobres, que ya estaban muy atrasadas en su recuperación económica de la pandemia.

En Kenia, los precios del pan aumentaron recientemente un 40% en algunas áreas. En Indonesia, el gobierno ha impuesto controles de precios al aceite de cocina. En Brasil, el gigante energético estatal Petrobras dijo a principios de este mes que no podía contener las presiones inflacionarias y elevó los precios de la gasolina a las distribuidoras en un 19%.

En Turquía, un fuerte aumento en el precio del aceite de maravilla provocó compras de pánico. La gente trepó a los estantes de los supermercados y trepó sobre otros compradores para agarrar lo que quedaba. Los manifestantes callejeros en Irak, enojados por el aumento de los precios de los alimentos, se llamaron a sí mismos la “revolución de los hambrientos”.

Unos 50 países, en su mayoría naciones más pobres, importan el 30% o más de su suministro de trigo de Rusia y Ucrania. Los dos países combinados proporcionan un tercio de las exportaciones mundiales de cereales y el 52% del mercado de exportación de aceite de maravilla, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

“Si este conflicto continúa, el impacto probablemente tendrá más consecuencias que la crisis del coronavirus”, dijo Indermit Gill, vicepresidente del Banco Mundial, que supervisa la política económica. “Los confinamientos fueron una decisión política deliberada, que podría revertirse. No hay tantas opciones de políticas fácilmente reversibles con esto”.

Para fines de 2022, la producción económica en la mayoría de las economías avanzadas probablemente alcanzará sus pronósticos previos a la pandemia, dijo. Para los países en desarrollo, el PIB seguirá estando un 4% por debajo de las previsiones para fines de 2023. Con los niveles de deuda de los países en desarrollo en su nivel más alto en 50 años, los aumentos de precios impulsados por la guerra en Ucrania podrían ahuyentar la inversión en los mercados emergentes, dijo Gill.

El ataque ruso a Ucrania provocó la mayor interrupción de los mercados mundiales de granos desde la pérdida de una cosecha soviética en 1973, según Goldman Sachs, y tiene el potencial de generar la mayor interrupción de los mercados petroleros desde la invasión iraquí de Kuwait en 1990. El banco pronostica que el petróleo promediará los US$ 130 el barril durante el resto del año, casi el doble del promedio de US$ 71 el barril en 2021, cuando la inflación mundial se disparó.

Rusia es el segundo mayor exportador mundial de petróleo crudo detrás de Arabia Saudita y representa el 12% del suministro mundial, según la Agencia Internacional de Energía con sede en París. También es el mayor exportador mundial de gas natural y el mayor productor de fertilizantes. Los costos más altos de los fertilizantes significan que los agricultores probablemente usarán menos, lo que reducirá el rendimiento de las cosechas y aumentará los precios de los alimentos en todo el mundo, pero afectará más a los países que menos pueden permitírselo.


"DEMASIADO"
Como en otras partes del mundo, partes de África ya estaban luchando contra la inflación antes de la guerra en Ucrania. En 2021, la factura de importación de trigo de Uganda aumentó a US$ 391 millones, un 62% más que el año anterior.

En la ciudad capital de Kampala, el propietario de una tienda de comestibles, Everest Tagobya, lucha por mantener su negocio a flote. En los últimos meses, pagó más por todo, desde pasta hasta aceite vegetal y trigo. Desde que comenzó la guerra, dijo, el precio del aceite vegetal se ha duplicado y una caja de trigo ha subido más del 25%.

“Me resulta muy difícil reponer las existencias, ya que los precios suben todos los días”, dijo Tagobya, de 44 años, señalando los estantes vacíos de las tiendas.

Medio Oriente y África del Norte dependen particularmente del trigo de Ucrania y Rusia. Egipto, el mayor importador de trigo del mundo, obtiene más del 70% de sus suministros de trigo de los dos países, al igual que Líbano. Para Turquía, supera el 80%. Un aumento en los precios del pan ayudó a impulsar los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011 en la región.

En Egipto, el gobierno dijo que la crisis de Ucrania agregaría alrededor de US$ 1.000 millones al costo de subsidiar el pan, y está buscando nuevos proveedores. El gobierno introdujo controles de precios en el pan no subsidiado para detener un fuerte aumento.

“El aumento de los precios me asusta”, dijo Sara Ali, de 38 años, traductora en El Cairo. Está afectando nuestros productos básicos, no los lujos que ya recorté”.

Tal inflación aumenta la probabilidad de disturbios populares en Egipto, dijo Timothy Kaldas, un experto en economía política egipcia del Instituto Tahrir para Políticas de Medio Oriente, un think tank no partidista en Washington. Años de austeridad del gobierno ya han erosionado el poder adquisitivo de los egipcios, dijo.

Líbano tiene solo un mes de suministro de trigo, dijo Amin Salam, el ministro de Economía. La crisis económica del país ha dejado a casi una cuarta parte de los hogares inseguros de tener suficiente para comer. “Ahora nos estamos acercando a naciones amigas para ver cómo podemos obtener más trigo en buenos términos”, dijo.

En 2008, un aumento en los precios de los alimentos provocó disturbios en 48 países. Desde entonces, la carga de alimentar a las poblaciones necesitadas solo ha aumentado, lastrada por la pandemia y las guerras en Siria, Yemen, Etiopía y otros lugares, dijo Arif Husain, economista jefe del Programa Mundial de Alimentos, o PMA, un brazo de las Naciones Unidas.

En Ucrania, la escasez de combustible, fertilizantes y trabajadores está limitando la siembra de maíz y la cosecha de trigo a principios de verano, lo que apunta a una escasez de alimentos a más largo plazo.

Los costos más altos están ejerciendo presión sobre la capacidad del PMA para alimentar a las personas en peligro de morir de hambre, incluidos más de tres millones en Ucrania. La guerra ha agregado otros US$ 29 millones a las facturas mensuales de alimentos y combustible del programa, dijo Husain. Desde 2019, sus costos de alimentos y combustible han aumentado un 44%, a US$ 852 millones adicionales al año.

El PMA afirmó que redujo las raciones en los últimos días para los refugiados y otros en África Oriental y Medio Oriente debido al aumento de los precios y la escasez de fondos.

Somalia, que enfrenta una combinación paralizante de sequía, violencia militante generalizada y estancamiento político, sufrió un aumento en los casos de casi hambruna antes de que Rusia invadiera Ucrania. El Hospital General de Kismayo, en el sur de Somalia, trató a 207 niños menores de cinco años en febrero por desnutrición aguda severa con complicaciones, el doble que el año anterior.

“En países como Somalia, que son extremadamente vulnerables debido a los prolongados conflictos armados y al creciente impacto de los cambios climáticos, incluso una ligera fluctuación en los precios de los alimentos podría tener un impacto dramático”, dijo Alyona Synenko, portavoz para África del Comité Internacional de la Cruz Roja. “Va a ser demasiado para la gente”.


RECORTANDO
Las economías que dependen en gran medida de las importaciones de energía están particularmente en peligro, incluidas India, Tailandia, Turquía, Chile y Filipinas, según S&P, una firma de calificación crediticia. India importa casi el 85% de su petróleo. Tailandia tiene la factura de importación de energía más alta entre los principales mercados emergentes, con un total del 6% del PIB.

El impacto de los precios es suficiente para rebajar un punto porcentual las previsiones de crecimiento de muchos países en desarrollo, incluida India, según S&P.

Para las naciones con perspectivas de crecimiento ya anémicas, como Sudáfrica y Turquía, eso podría significar una reducción a la mitad del crecimiento este año, dijo Gill del Banco Mundial. Los precios del petróleo de US$ 115 el barril reducirían hasta 3,6 puntos porcentuales el crecimiento de Tailandia este año, según S&P.

En Pakistán, que ha tenido una inflación persistente, el gobierno anunció US$ 1.500 millones en subsidios a fines de febrero para tratar de mantener bajos los precios de la gasolina durante la crisis de Ucrania. En los últimos días, el aceite de cocina subió otro 10% en el mercado, dijeron los comerciantes. Se acerca el mes sagrado del Ramadán, que suele provocar subidas de precios. Las críticas de que el gobierno no puede controlar la inflación han impulsado los esfuerzos de los partidos de oposición para derrocar al primer ministro Imran Khan.

“Es una situación alarmante para nosotros, donde el poder adquisitivo de los clientes ya está cayendo y las ventas se han reducido significativamente en las últimas semanas y meses”, dijo Shahid Ali, gerente de ventas de un supermercado en Islamabad.

Benson Kisa, que trabaja en una empresa de contratación de mano de obra en Kampala, ahora se salta el restaurante donde solía desayunar. Los precios del café y un refrigerio conocido como rolex, hecho con tortilla, tomates y harina de trigo, aumentaron casi un tercio en los últimos días.

“Mi salario no ha cambiado, pero estoy pagando más dinero por casi todo”, dijo Kisa.

En India, los agricultores que pueden permitírselo están comprando y almacenando grandes cantidades de fertilizante por temor a una futura escasez y aumentos de precios. La mayoría de los agricultores de India poseen pequeñas parcelas y no pueden permitirse el lujo de hacerlo.

“Si no obtengo los suministros adecuados a tiempo, es probable que mi producción disminuya”, dijo Satnam Singh, un agricultor de trigo de 42 años, con 0,6 hectáreas de tierra en el estado de Punjab, en el norte de India.

Tanzania, un importador neto de petróleo y que depende en gran medida del trigo ruso, eliminó su impuesto a la importación de combustible este mes, pero el regulador aumentó los precios en un 5%.

El Presidente de Tanzania, Samia Suluhu Hassan, advirtió a los ciudadanos que se prepararan para más. “Todos los bienes subirán de precio, todas las tarifas subirán y todo subirá de precio debido a la guerra en Ucrania”, dijo. “Esto no está siendo causado por el gobierno. Es el estado del mundo”.

 


UN MES DE GUERRA EN UCRANIA: LAS RÉPLICAS ECONÓMICAS EN AMÉRICA LATINA

DW


Al cumplirse un mes de la invasión rusa de Ucrania, los efectos de esa guerra se están comenzando a percibir en América Latina. Al menos se sienten ya directamente en los surtidores de combustible de algunos países.

En marzo, la gasolina super aumentó un 8% en Ecuador, los combustibles básicos subieron un 9,5% y los premium un 11,5% en promedio en Argentina. Y, en Brasil, Petrobras aumentó en un 25% el precio del diésel y un 19 por ciento el de la gasolina. Son algunos de los ejemplos que entrega un artículo de Bloomberg Línea.

La importación de petróleo de Rusia en la región es muy marginal y corresponde a solo poco más del 13 por ciento de los productos comprados a ese país, según el portal statista. Pero la guerra de Ucrania y las sanciones internacionales contra Rusia han disparado aún más los precios de los combustibles que ya se hallaban en alza antes de estallar el conflicto. Y eso tiene repercusiones también en América Latina, que ya venía sufriendo asedios inflacionarios y secuelas de la pandemia.

La fuerza del impacto varía de país en país. Luciano Codeseira, director de la consultora Gas Energy Latinoamérica para Argentina y socio ejecutivo de Ceibo Growth Strategies, indica que "los que se pueden ver beneficiados por el alza del precio del petróleo son Guyana, con el desarrollo de sus campos offshore y el avance de la explotación y exportación de ese petróleo, y también Brasil, donde venía en alza la producción exportable de crudo”.

Para el especialista en temas energéticos, la lista de los eventuales beneficiados se agota ahí. En el caso de Bolivia, se podría creer que le favorecería una mejora en los precios, porque los contratos de exportación de gas están atados al crudo, pero el país "está viviendo en estos momentos un proceso de reducción de las exportaciones de gas y aumento de las importaciones de gasoil, con lo cual le va a terminar afectando en la cuenta final”, explica.

Los países importadores, como Chile, por ejemplo, se van a ver especialmente perjudicados en su balanza comercial. Pero todos en general sienten el aumento de precios. En Argentina, "esto viene a agravar una corriente inflacionaria que tiene otros orígenes. El problema se multiplica para este país con el alza del precio del crudo”, apunta Codeseira. Y subraya que "cuando se producen estos aumentos de los combustibles energéticos, de la energía en general, también terminan afectando otros sectores, como el agropecuario”.


"EL CONSUMIDOR PAGA LOS PLATOS ROTOS”
En el sector agrícola, el impacto es doble, dado que tanto Rusia como Ucrania son grandes agroexportadores y concentran casi una cuarta parte de las exportaciones de trigo. "El trigo y el maíz están alcanzando precios récord en estas últimas semanas”, observa Daniel de la Torre Ugarte, profesor e investigador de la Universidad del Pacífico, de Lima, especialista en economía agrícola.

Una tendencia similar se nota en cuanto a los fertilizantes, que sí son el principal producto ruso importado en la región y que ya registraban un alza antes del 24 de febrero. "Ahora lo que se está notando es un incremento mayor del precio de los fertilizantes y una mayor escasez. Eso puede redundar en una menor aplicación y potencialmente en una baja del rendimiento. Ese es un efecto directo de la guerra”, afirma el experto peruano.

Desde ya, el alza de los granos se traduce en el incremento del precio de productos básicos como el pan, los fideos o la carne de pollo. A este efecto negativo podría sumarse sin embargo uno positivo, ya que "para algunos productores o países que pueden incrementar su producción de cereales o de grano, se presenta como una pequeña oportunidad”, dice De la Torre Ugarte. "No va a cambiar drásticamente, pero sí puede tener un efecto positivo, aunque siempre a costa de los consumidores. Es decir, los consumidores van a acabar pagando los platos rotos”, subraya.


ECONOMÍAS "MENOS EQUITATIVAS”
De todos modos, "para la próxima cosecha, los consumidores pueden enfrentar precios significativamente mayores, y eso es negativo sobre todo para los estratos de menor poder económico”, afirma el especialista en política agrícola.

También Luciano Codeseira ve venir tiempos difíciles. "Lo que también sube, aparte de los commodities, son los intereses. Las economías endeudadas terminarán sintiendo el costo de deudas más onerosas”, dice.

En cuanto a las consecuencias generales, considera necesario observar dónde recaen los costos y dónde los beneficios. "En una primera mirada, lo que yo noto es que los beneficios están más concentrados en empresas exportadoras y los costos están diseminados por toda la población”. Su previsión: "Vamos a estar atravesando condiciones de precios altos, vamos a ver concentración de los ingresos, nos vamos a encontrar con economías menos equitativas. (…) Habrá que ver hasta qué punto esto se puede traducir en contextos políticos más tensos de acá en adelante”.


Vuelva a HOME


*La información y las opiniones aquí publicados no reflejan necesariamente la línea editorial de Mining Press y EnerNews

KNIGHT PIESOLD DERECHA NOTA GIF 300
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
TODO VACA MUERTA
PODER DE CHINA
NOTA EN MÁS LEIDAS GIF
VENEZUELA
;