PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO) CABECERA
WEGTGN
SECURITAS ENCABEZADOLIEBHERR ENCABEZADO
KNIGHT PIÉSOLD ENCABEZADO
IAPG ENCABEZADOINFA ENCABEZADO
Costanera ENCABEZADOHOMERO & CIA ENCABEZADO
SAXUM ENGINEERED SOLUTIONS ENCABEZADO
FERMA ENCABEZADO
METROGAS JUNIO 2020Milicic ENCABEZADO
Lakeland ENCABEZADO
SECCO ENCABEZADO
PWC LOGOMurchison ENCABEZADO
ZONDA encabezadoJMB Ingenieria Ambiental - R
HIDROAR ENCABEZADO
NATURGY (GAS NATURAL FENOSA) encabezado
AGGREKO ENCABEZADO EN
CATALUÑA
Weiler: Europa y Catalunya. Niño Becerra: No habrá corralito
10/10/2017

Europa y Cataluña

MINING PRESS/ENERNEWS/El País

Hay veces en que la decisión correcta puede parecer contraproducente a corto plazo. Aunque tratar de evitar el referéndum catalán alimente el sentimiento de injusticia durante décadas, el tiempo acabará avalando esta postura.

JOSEPH H. H. WEILER

La Generalitat puede haber pensado, a la luz de de la desafortunada violencia del 1-O —de la que ambas partes son responsables— y por la simpatía que se ha generado hacia los ciudadanos catalanes, que Europa puede haber cambiado en su desagrado al proyecto independentista. Se equivocan. La incredulidad generalizada está convirtiéndose poco a poco en aprensión y espanto. El mayor peligro que afronta hoy Europa es el desafío al Estado de derecho por parte de Hungría y otros países. El no respetar los fallos del Tribunal Europeo de Justicia es una amenaza contra los principios fundamentales de la integración europea en uno de los momentos más críticos de la historia de la Unión. Europa no tiene policía federal, ni un Artículo 155. Su integridad depende de un compromiso firme y voluntario de los Estados miembros a respetar su orden constitucional y a los tribunales responsables de aplicarlo. Pero Cataluña, en clara violación de la Constitución española y con una escandalosa falta de respeto al Constitucional, está reduciendo el Estado de derecho a polvo y ceniza. Unas credenciales maravillosas para entrar en Europa.

Tampoco puede acogerse Cataluña al derecho internacional. Ciertamente, en la famosa resolución 2625 de la ONU citada sin cesar en el debate sobre Cataluña, la Asamblea General de la ONU afirmó el principio de autodeterminación: “En virtud del principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, consagrado en la Carta, todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de proseguir su desarrollo económico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta”. Pero también es cierto que se suele dejar fuera de la cita una cláusula de la misma resolución: “Ninguna de las disposiciones de los párrafos precedentes se entenderá en el sentido de que autoriza o fomenta cualquier acción encaminada a quebrantar o menospreciar, total o parcialmente, la integridad territorial de Estados soberanos e independientes...”. No creo que exista ningún tribunal internacional que estuviera dispuesto a conceder a Cataluña el derecho a la secesión. Pero el problema de Cataluña no es solo jurídico. También por razones éticas y morales hay que ser muy claros: una Cataluña independiente (y la misma lógica sirve para Padania, Escocia, los corsos, los bretones, los galeses, los germanohablantes del Alto Adige y demás grupos que reclaman la independencia) no será bienvenida en Europa.

¿Por qué? Es muy desmoralizador, desde un punto de vista ético, contemplar que casos como el de Cataluña nos devuelven al principio del siglo XX, a la mentalidad posterior a la Primera Guerra Mundial, cuando la noción de que un único Estado podía abarcar más de una nacionalidad parecía imposible; de ahí la profusión de tratados específicos sobre minorías durante la desaparición de los imperios otomano y austro-húngaro. Aquellos acuerdos estaban llenos de buenas intenciones, pero carecían de imaginación política; y no hay que ocultar la desagradable realidad de que alimentaron la lógica venenosa de la pureza nacional y la limpieza étnica. No se equivoquen: no estoy sugiriendo que en Cataluña se busque una limpieza étnica. Pero sí creo que el deseo de “ir por libre” está asociado a este tipo de mentalidad.

Sí, es indudable que vascos y catalanes sufrieron graves injusticias históricas antes de la llegada de la democracia a España. Y siento una enorme, y digo enorme, empatía y simpatía hacia los catalanes que quieren vivir y reivindicar su cultura y su identidad política propia reprimida durante décadas. Para miles de ellos, quizá para la mayoría, se trata sencillamente de esto. Pero jugar “la carta de Franco” como justificación para la secesión es solo una hoja de parra que pretende tapar un egoísmo económico y social seriamente equivocado, un orgullo cultural y nacional desmesurado y la ambición desnuda de los políticos locales. Además va diametralmente en contra del sentido de la integración europea.

Ningún tribunal internacional concedería a Cataluña el derecho a la secesión. La imponente autoridad moral de los padres fundadores de la integración europea —Schuman, Adenauer, De Gasperi y el propio Jean Monnet— procedía de sus raíces en la ética cristiana del perdón, combinada con una sabiduría política ilustrada, en la que se entendía que es mejor mirar hacia adelante, hacia un futuro de reconciliación e integración, en vez de revolcarse en el pasado europeo, que, por cierto, fue infinitamente peor que los peores excesos del execrable Franco. Yo alegaría que solo en unas condiciones de verdadera represión política y cultural se puede presentar de modo convincente el caso para secesión. Con su extenso (aunque profundamente defectuoso) Estatuto de Autonomía, los argumentos catalanes a favor de la independencia producen risa y son imposibles de ser tomados en serio; unos argumentos que además desmerecen y resultan insultantes ante otros casos meritorios, aunque inconclusos, como el de Chechenia.

La UE lucha hoy en día con una estructura de toma de decisiones sobrecargada, con 27 Estados miembros y, lo que es más importante, con una realidad sociopolítica que hace difícil persuadir a un holandés, un finlandés o un alemán de que les interesa, desde el punto de vista humano y económico, el bienestar de un griego, un portugués o, también, un español.

¿Por qué habría de tener interés el hecho de incluir en la Unión a una comunidad política como sería la Cataluña independiente, basada en un ethos nacionalista tan regresivo y pasado de moda que aparentemente no puede con la disciplina de la lealtad y solidaridad que uno esperaría que tuviera hacia sus conciudadanos en España? La propia demanda de independizarse de España, independizarse de la necesidad de gestionar las diferencias políticas, sociales, económicas y culturales dentro de la comunidad política española, de la necesidad de resolver diferencias y trascender el momento histórico, descalifica moral y políticamente como futuros Estados miembros de la UE a Cataluña y a casos parecidos. Al buscar la separación, Cataluña está traicionando precisamente los ideales de solidaridad e integración humana sobre los que se fundamenta Europa.

Aunque la ley y la moral están de parte del Gobierno español, quizá habría debido arriesgarse, permitir de forma voluntaria un referéndum —como Reino Unido y Canadá— y fiarse de que el sentido común de los catalanes, ante la perspectiva de una existencia solitaria fuera de la UE, les empujara a votar No, con lo que se habría extinguido definitivamente esta amenaza a la integridad de España. Tratar de evitar a la fuerza el referéndum, o la posibilidad de votar No, alimentará los sentimientos de injusticia y mantendrá el problema durante décadas. Sin embargo, hay ocasiones en las que la decisión basada en unos principios, por difícil que resulte, es la decisión a la que el tiempo acaba dando la razón.

"Es imposible que se dé en Cataluña un corralito como ocurrió en la Argentina"

CLARÍN

MARINA ARTUSA

Lo dijo a Clarín el economista Santiago Niño-Becerra. Un análisis de las implicancias económicas de la ruptura con Madrid.

“Es imposible que en Cataluña se dé un corralito como el que sucedió en Argentina.” Así lo afirma el economista Santiago Niño-Becerra, catedrático de Estructura Económica en el IQS de la Universitat Ramon Llull de Barcelona. A pedido de Clarín, Niño-Becerra analizó las implicancias económicas de una evetual declaración unilateral de independencia que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, podría realizar mañana en el Parlamento catalán.

-¿Por qué no podría haber un corralito?

-Es imposible que suceda por definición. En Argentina, cuando se produjo el corralito, estaban funcionando dos monedas, el dólar y el peso. Es verdad que la moneda oficial era el peso pero usted sabe mejor que yo que en todas partes se aceptaban dólares y que en los bancos se podían hacer operaciones en dólares. Y se produjo cuando una persona fue al banco, pidió dólares y le dijeron que sólo le podían dar pesos. El corralito es algo que está muy vinculado a que haya una circulación de dos monedas, algo que en Europa no sucede. Podemos decir que no es corralito pero que sí puede haber intervención de cuentas bancarias.

¿Se van a intervenir las cuentas bancarias en Cataluña pero en Aragón no? Pues entonces será muy fácil, me voy a Aragón y saco el dinero desde allí. ¿O se van a intervenir las cuentas bancarias catalanas para castigar a los catalanes por ser malos? Otra cosa es que se haga una intervención de cuentas a nivel país como sucedió en Chipre. Pero ¿por qué se van a intervenir cuentas bancarias si los bancos están bien? Yo creo que se está creando una dinámica de temor y eso está abonado mucho por el desconocimiento de la gente sobre temas económicos.

-¿Cuán viable sería una Cataluña independiente?

-Creo que Cataluña será independiente en un plazo de un año. Pero no porque el pueblo de Cataluña salga a las calles sino porque será conveniente que lo sea.

-¿A quién le conviene?

-Al poder económico. La historia siempre la ha escrito el poder económico. Lo que quiero decir es que la evolución de las cosas no las decide el pueblo sino el poder económico, que no tiene bandera ni himno ni pasaporte. En Europa se está produciendo un fenómeno que consiste en que de la Europa de los Estados estamos pasando ya a la Europa de las regiones. Es decir, aquellas áreas donde se concentra la actividad económica y financiera. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que sí, conviene que Cataluña sea independiente. Pienso que luego de Cataluña, vendrán Flandes (Bélgica) y el Véneto (Italia). Estamos en una dinámica imparable. Que sea independiente en el sentido que sea, si como un estado catalán o no, eso ya no me atrevo a decirlo. Pero que tendrá una autonomía enorme y casi, casi equivalente a un Estado para poder tomar decisiones, eso sí.

-¿Entonces no es un tema de nacionalismos sino económico?

-El nacionalismo es un invento burgués. Lo inventó la burguesía alemana a mediados del siglo XIX.

Repase los inicios de todos movimientos nacionalistas y vea a qué clase pertenecían los iniciadores de esos movimientos. La mayoría son de clase alta. El nacionalismo no es un invento popular. En esta dinámica el tema económico es fundamental. Cataluña no necesitaba ser independiente. Lo que necesitaba era tener una total autonomía financiera y fiscal, algo parecido a lo que tiene Euskadi. Cataluña genera el 23 por ciento de los ingresos netos de España y, equivocadamente, no potenció más sus reclamos económicos y al final la historia ha sobrepasado a los propios gobernantes. Se dice que, al final, todas las revoluciones acaban devorando a los revolucionarios. Esto ha pasado aquí.

-¿Cree que mañana se declarará la independencia?

-Lo que diga el señor Puigdemont mañana será anecdótico. Si el objetivo es la independencia, aunque el señor Puigdemont la declare mañana, Cataluña no va a ser independiente. Creo que tendríamos que ver la viabilidad de este proceso en perspectiva, de acá a seis meses. ¿Al cabo de un año qué pasará? Pienso que para el año que viene, a esta altura, Cataluña sí será independiente.

-Usted ha sido la única voz que transmite tranquilidad sobre el éxodo de empresas de Cataluña que dan el cambio de sede social. ¿Por qué no hay que preocuparse?

-Lo que se están moviendo son sedes sociales. Una sede social podría ser este despacho en el que estamos, con un teléfono y una persona que lo entienda. Fábricas, que yo sepa, no se están moviendo. Federal Express acaba de decir que abrirá en la zona franca, Amazon va a construir un edificio para llevar el tema de investigación logística del sur de Europa. Yo lo que estoy viendo es que la inversión no se está yendo y no se están desmontando fábricas. A mí eso me da tranquilidad.

-Pero así como la independencia no se dará de un día para el otro, el éxodo de empresas tampoco. El cambio de sede social, ¿no es un primer paso?

-Lo interpreto como un tema de imagen ante España. Un efecto marketing.

-¿Qué costo tendrá para España?

-Cataluña aporta el 23 por ciento de la recaudación fiscal española y representa el 20 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto). Si Cataluña se va de España, para España es un palo. Que el gobierno español no haya dado un paso en pos de la negociación me sorprende mucho.

-¿Cuál será el escenario frente a la Unión Europea?

-Aquí se está hablando de que será expulsada de la Unión Europea. Cataluña será un estado, una república o será una especie de estado libre asociado a España pero con una autonomía total. Esto no lo sabemos y no me atrevo a decirlo. Pero Cataluña ya es miembro de la Unión Europea. Ahora, por el mero hecho de estar fuera de España ¿deja de ser miembro? Habrá que ver.


Vuelva a HOME


AGGREKO AVISO ENERNEWS
Lo más leído
PAN AMERICAN ENERGY (JUNIO)
CRÓNICAS DE BOSQUE INTERIOR NOTA DERECHA
VICENTIN EDESUR NOTA
TODO VACA MUERTA
VENEZUELA
CORONAVIRUS TODAS LAS NOTAS
EVENTOS NOTA IZQUIERDA
;